¿Por que la SAL MARINA es imprescindible para la vida y la SAL DE MESA mata?

EL AGUA del mar contiene sales minerales en una proporción promedio de 35 gramos disueltos en cada litro de agua, donde se hallan prácticamente presentes, en concentraciones variables, todos los elementos químicos conocidos, y que forman los recursos minerales del mar. Las sales que se encuentran en proporciones constantes son: cloruro de sodio, cloruro de potasio, sulfato de magnesio y bicarbonato de calcio; además figuran, en cantidades pequeñas, los llamados oligoelementos, difíciles de determinar y extraer con las técnicas usuales.

Como el cloruro de sodio se obtiene utilizando la energía del Sol, esta sal es llamada también “sal solar”; para esto se necesita una serie de lagunas de evaporación por donde va circulando el agua para que se depositen diferentes compuestos en cada una de ellas, hasta llegar a obtener la sal pura que puede servir para consumo humano
Analizada desde el punto de vista químico, la diferencia entre una sal marina integral y la moderna sal de mesa de uso corriente, resulta abismal. La simple evaporación del agua de mar, deja como consecuencia un residuo sólido, al cual llamamos sal. Este residuo está compuesto por los 84 elementos estables de la tabla periódica, aquella que estudiábamos en el colegio secundario. Por supuesto que el cloro y el sodio son los principales elementos cuantitativos, representando casi el 90% de su composición. Pero la importancia cualitativa de ese 10% restante es verdaderamente extraordinaria.

Dado que toda la vida del planeta surgió del lecho marino, es obvio que hay una semejanza intrínseca y funcional con aquella “sopa madre”. Todas las formas de vida (plantas, animales, humanos), llevamos incorporada dicha solución en nuestros fluidos internos (savia, líquidos intracelulares, plasma sanguíneo). De esto eran conscientes nuestros antepasados, gracias a su intuitiva visión holística; pero nuestro reduccionista modernismo industrial se encargó de echar por tierra esta perspectiva. Concretamente en la sal, se comenzó por pensar en términos de “suciedad”: había que lavarla y purificarla para presentarla como un producto “limpio e higiénico”. Este concepto funcionó -y lo más triste es que aún funciona a nivel masivo- también con otros alimentos básicos y sujetos a procesamiento industrial: harina, arroz, azúcar, aceite, etc.

EL PROBLEMA DE LA REFINACIÓN

Pero hay otras razones de “peso”, por las cuales la industria ha desarrollado complejos y costosos procedimientos de limpieza y purificación de la sal. Y es precisamente porque se fue descubriendo el gran valor industrial del componente básico de la sal (el cloruro de sodio ó cloruro sódico) en el desarrollo de los productos de síntesis química.

Una vez liberado de “impurezas” (y por tanto del equilibrio iónico que le confieren los restantes 82 elementos), el cloruro de sodio es un reactivo perfecto y económico. Por esta razón se perfeccionó la técnica de refinación y limpieza, a fin de conseguir la máxima pureza en la producción de cloruro sódico. Esta sustancia se convirtió en un elemento imprescindible de la industria química, sobre todo para la producción de plásticos, aceites minerales, desmoldantes, etc. También la industria alimentaria la incorporó en su batería de aditivos preservantes, como inhibidor de procesos de descomposición: un ejemplo es el yogurt, que contiene cloruro de sodio, no como saborizante sino como conservante.
La Dra. Sherry Rogers aporta otra pista sobre el porqué de la refinación de la sal, en su libro “La cura se encuentra en la cocina”: “La sal de mesa común que ha invadido el mercado de Estados Unidos en los últimos 50 años, parece ser un subproducto de la manufactura de armas. Las grandes compañías (como la Morton Thiokol, fabricante de combustibles para cohetes) refinan sal para extraer ciertos minerales que luego utilizan en sus producciones bélicas y espaciales. En el proceso de refinación industrial, la sal de mesa pasa por temperaturas de 670ºC, lo cual altera definitivamente su natural estructura cristalina”.

Por estas razones se refina exhaustiva y prolijamente la sal en el mundo moderno. Una sola cifra nos permite comprender mejor esta realidad: el 93% de la sal que se refina en el planeta está destinada a fines industriales no alimentarios, un 4% es utilizado por la industria alimentaria como conservante; apenas el minoritario 3% restante se destina al uso como sal de mesa.

Traducido en términos más sencillos, “de paso” la mesa “liga” los “beneficios” de la excelente “pureza” de la refinación industrial y nuestras amas de casa se “benefician” al disponer de un producto “inmaculado” y que no se apelmaza.
Volviendo a la sal refinada de mesa, no todo termina en el “desguace” de sus restantes 82 elementos constitutivos. Luego “sufre” la aditivación de otros compuestos refinados. El caso del yodo y el fluor, ambos minerales tóxicos y reactivos en las formas antinaturales que se adicionan industrialmente. ¿En que argumentos se basa este procedimie

Fuente:  www.prama.com.ar/alimentos_problematicos

Anuncios

La Sal del Himalaya, fuente de vida

Hace más de 250 millones de años, la sal marina quedó cristalizada y acumulada en los yacimientos montañosos albergando en su composición orgánica una energía extraordinaria. Un legado excepcional del mar primitivo, el origen de toda forma de vida. Hoy, conocida como “oro blanco” es una de las sales energéticamente más rica que existe.
La sal del Himalaya es un condimento de altísimo valor nutricional y una fuente importantísima de bienestar, pudiéndose usar internamente y externamente.
La sal es esencial para la vida, no se puede vivir sin ella. Sin embargo, el consumo elevado de sal es perjudicial para nuestra salud. En parte, se debe a que hay enormes diferencias entre la sal de mesa refinada estándar de uso cotidiano, y la sal cristalina del Himalaya. La sal de mesa refinada es básicamente cloruro sódico, en cambio, la sal cristalina natural del Himalaya es mucho más que cloruro sódico al contener 84 elementos en su composición.
En la tierra, la sal existe con abundancia, sobre todo en los mares y océanos que cubren aproximadamente el 70% de la superficie terrestre. Sin embargo, tanto los mares como los océanos, en la actualidad, se hallan degradados y tienen un alto nivel de contaminación. También es preciso constatar que el 89% de los productores de sal marina de todo el mundo, refinan el producto. En cambio, en la tierra todavía existe sal pura y completa en aquellos lugares remotos del Himalaya, donde hace millones de años se secaron los mares primarios, encontrándonos hoy con minas de sal en estado puro y natural.
Además, debido a la enorme presión de las montañas sobre la sal, esta se ha convertido en una sal de cristal, con una composición orgánica y una biodisponibilidad muy superior a otras sales. Es su composición ogánica, la que garantiza la disponibilidad bioquímica de los elementos para nuestro organismo. Esta sal contiene todos los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo y, mezclada con agua, nos puede ofrecer toda su energía. La sal del Himalaya y la solución salina, albergan un auténtico mar de energía.

¿Qué es la sal?

La sal es la unión de pequeñas partículas llamadas iones que pueden tener carga positiva o negativa. La sal común está compuesta por iones de sodio con carga positiva e iones de cloro con carga negativa (NaCl), dando lugar a lo que conocemos como cloruro sódico o sal común.

La sal se puede obtener principalmente de dos formas:

– A partir de agua marina: el secado del agua marina es el método más antiguo para obtener sal. Esta sal se obtiene por evaporación del agua del mar.

– Explotación seca de las gemas de sal: las gemas de sal que se solidificaron del mar primitivo yacen parcialmente bajo la superficie terrestre. La sal se obtiene a través de la explotación de minas de sal, como es el caso de las plantas salinas del Himalaya, donce se extrae la sal manualmente sin utilizar explosivos.

Extracción de sal del Himalaya

Formación de yacimientos de sal

Montaña Himalaya     La mayoría de los yacimientos de sal gema de la tierra se formaron hace más de 250 millones de años. En la era del Pérmico, todavía no existían los continentes actuales y las masas más importantes de tierra formaban el gran continente conjunto llamado Pangea. En él, la actual Europa estaba situada a unos 30 o 40 grados de latitud más al sur.
A lo largo de la historia de la tierra, se elevaron las partes terrestres y los mares se secaron. Los lagos y lagunas procedentes del mar primitivo, que quedaron cortados por la elevación de la tierra, se evaporaron debido al clima. El reflujo de solución salina a estás cuencas quedó bloqueado.
Los minerales son solubles de diferente forma en agua, y desaparecen también de distinta forma de la solución. Primero se posa el yeso, que es difícil de diluir, después el sulfato de calcio, y por último, cuando una gran cantidad de agua marina ya está evaporada, el cloruro de sodio.
La sal cristalizada del agua marina se depositó primero en forma de pequeños granos. Los sedimentos de sal fueron aumentando y los cambios geológicos los cubrieron de polvo y tierra. El continente primitivo se rompió y los continentes empezaron a disgregarse. Las placas continentales se presionaron las unas con las otras en diferentes lugares, y allí se formaron montañas. A través de este desplazamiento del suelo, los depósitos de sal que quedaron por debajo de la superficie terrestre, fueron sometidos a gran presión y se condensaron. La presión más grande provocó las montañas más altas; el continente subíndico se delplazó contra Asia y se formó el Himalaya, donde se encuentra la mayor elevación de la tierra con más de 8000 metros de altura. Allí se produjo la mayor presión sobre los depósitos de sal y se formaron yacimientos con gran cantidad de sal cristalizada.

Composición de la sal del Himalaya

La sal cristalizada del Himalaya, a parte del cloruro de sodio que contiene la sal común, contiene otros minerales. Existen informaciones que hablan de la existencia de 84 elementos. Se ha comprobado que contiene principalmente cloruro de sodio, calcio, potasio, magnesio, óxido de sulfuro, hierro, manganeso, flúor, yodo, zinc, cromo, cobre, cobalto y oro.

Nutriente para el organismo

Las funciones elementales de nuestro cuerpo se basan en un equilibrio entre las sales y los fluídos. Por eso, desde hace siglos, la sal se utiliza como un nutriente importante para nuestro organismo. Podemos usarla en diferentes aplicaciones, tanto externas como internas.

Aplicaciones Externas

Baños de sal

En la actualidad para los baños de sal se usan concentraciones que van del 1% hasta el 8%. La duración del baño debe comenzar con 5 o 10 minutos y puede alargarse como máximo hasta los 20 minutos, nunca más. La temperatura del agua no debe ser superior a los 38°. Si se aplican en casa, deben reducirse a dos por semana. Después del baño, hay que taparse bien y reposar en la cama durante una hora. Para este tipo de baños se deben utilizar siempre sales cristalinas del Himalaya, nunca sal con componentes químicos o artificiales. Para una bañera de 120 litros, se necesita 1,2 Kg. de sal para conseguir una solución del 1%. Estos baños están recomendados para mejorar problemas cutáneos, articulares y reuma, a parte de poseer un efecto relajante, refrescante y renovador de la energía.
Baño de Sal

Lavados con sal

Para los lavados de nariz, garganta y ojos se utiliza una solución isotónica del 0,9%. Para ello se disuelven 9 gramos de sal en un litro de agua tibia. Los lavados oculares se llevan a cabo con la llamada bañera ocular, un pequeño recipiente de cristal o plástico. Los lavados de nariz se realizan con la solución isotónica templada, ayudados por una lota nasal. Esta solución también es adecuada para hacer gárgaras.
Lavado con lota

Fricciones, cataplasmas y compresas de sal

Se usa en problemas de piel, contusiones y dolores musculares.
Cataplasma con sal

Cosmética de sal

Podemos encontrar diferentes productos de higiene y cosmética con sal del Himalaya. Una forma de aportar las propiedades de esta sal a nuestra piel.

Aplicaciones Internas

Inhalaciones de sal

Para ello se pone sal del Himalaya en un recipiente con agua hirviendo. Se inhalan los vapores colocándose sobre el recipiente y cubriendo la cabeza con una toalla.
Inhalaciones de sal

Solución salina

Para elaborarla, se colocan trozos grandes de sal del Himalaya en un tarro de vidrio con agua baja en minerales. El agua estará saturada cuando no se disuelvan más los trozos de sal, alcanzando una concentración del 26%, más o menos tras 24 horas. Cuando se encuentre preparada, se toma cada mañana una o dos cucharadas de postre disueltas en un vaso de agua baja en minerales, antes de desayunar. Se debe usar siempre una cuchara de plástico, no de metal. También se puede disolver en una botella de agua y beberla a lo largo del día.
Solución salina

Condimento en la cocina

La sal del Himalaya molida fina se usa para condimentar comidas y alimentos.

Lámparas de sal

Las lámparas de sal son ionizadores naturales que llenan la casa de una calidez muy confortable y agradable. Nuestra salud física y mental está influenciada entre otras cosas por la correcta ionización de nuestro entorno. Las lámparas de sal son ionizadores naturales que aportan calidez y claridad a los espacios. Por la belleza natural de sus formas se pueden utilizar para embellecer cualquier lugar. A través de su luz y color, favorecen la creatividad, el relax, la claridad mental y mejoran la concentración. En Feng Shui se utilizan para mejorar la energía de alguna zona concreta.
Lámparas de sal

Salarium o Cámaras de sal

Los salarium o cámaras de sal son habitaciones realizadas con bloques de sal del Himalaya. Las paredes, el piso y el techo están elaborados con sal del Himalaya. Los salarium ayudan a mejorar la salud del aparato respiratorio.
Salarium de sal del Himalaya

Formas de presentación

Formassal     La sal del Himalaya, una vez extraída a mano de las minas de sal, se comercializa en diferentes formas y presentaciones. En el proceso de extracción, no se emplean explosivos o grandes máquinas; de esta forma, se mantiene intacta la pureza de la sal.
Podemos encontrar sal de mesa fina para condimentar alimentos y comidas, sal en trozos grandes para elaborar solución salina, lamparas de sal, portavelas de sal y difusores de aromas de sal; para hacer nuestro hogar más acogedor y saludable. También encontramos productos de cosmética e higiene elaborados con sal del Himalaya, para aprovechar las propiedades de la misma de forma tópica, aportando sus nutrientes a nuestra piel.
Como podemos comprobar, la sal cristalina del Himalaya en sus diferentes presentaciones puede aportarnos beneficios a nuestra salud, tanto de forma interna como externa.
Sal del Himalaya fina de mesa

Podemos encontrar dos variedades de sal del Himalaya fina de mesa: sal blanca y sal rosada. Esta última toma un color rosado debido a su mayor contenido en hierro. El color de la sal va a depender de la veta de mineral de la que sea extraída.

Bolsa sal rosadaSal rosadaBolsa sal blanca
Sal del Himalaya en trozos

Se presenta en trozos de sal de entre dos y cuatro centímetros de diámetro. Es la sal apropiada para elaborar la solución salina.

Sal en trozos en cajaSal en trozosSal en trozos en bote
Lámparas de sal del Himalaya

Las lámparas de sal del Himalaya, al calentarse, desprenden iones negativos, proporcionando un ambiente saludable. Al mismo tiempo, la luz rojiza que emiten, crea un ambiente relajante, cálido y acogedor. Podemos encontrar lámparas de diferentes formas: rústica, esfera, pirámide, etc.

Lámpara esferaSal rosadaLámpara pirámideLámpara gota
Portavelas de sal del Himalaya

Los portavelas de sal del Himalaya, con el calor, desprenden iones negativos, proporcionando un ambiente saludable. Al mismo tiempo, la luz rojiza que emiten, crea un ambiente relajante, cálido y acogedor. Podemos encontrar porvavelas de diferentes formas: rústico, cubo, diamante, estrella, corazón, etc.

Portavelas rústicoPortavelas CorazónPortavelas cilindroPortavelas diamante
Portavelas difusores de sal del Himalaya

Los portavelas difusores de sal del Himalaya, con el calor, desprenden iones negativos, proporcionando un ambiente saludable. Al mismo tiempo, la luz rojiza que emiten, crea un ambiente relajante, cálido y acogedor. Son ideales para la difusión de aceites eseciales que se colocan sobre un plato de cristal con un poco de agua. Podemos encontrar portavelas difusores de diferentes formas: rústico, oval, cubo, etc.

Portavelas difusor 1Portavelas difusor 2Portavelas difusor 3
Productos de higiene y cosmética con sal del Himalaya

Podemos encontrar productos de higiene y cosmética para el cuidado personal que incorporan en sus formulaciones sal del Himalaya para beneficiarnos de sus propiedades: dentífricos, geles de baño, champús, desodorantes, lociones, jabones, sales de baño, etc.

Dentífrico sal del himalayaGel de ducha de sal del himalayaSal del himalaya con pétalos de rosaBloque de sal del himalaya

Fuente: http://www.saldelhimalaya.com/

“Comiendo” Agua de Mar

Mediterránea muestra en Valladolid las recetas cocinadas con un elemento líquido «al que no hay que tener miedo»

¿Ustedes creen que es posible cocinar con agua de mar?. La respuesta a esta pregunta es un sí rotundo. Se trata de una técnica de tradición costera que se realizaba antiguamente y que hace dos se ha querido recuperar sacando al mercado un producto llamado «Mediterránea agua de mar». Una vez que se extrae es prefiltrada y se somete a un proceso de purificación, microfiltración y esterilización para que no haya elementos nocivos. Además, tiene una serie de ventajas para el consumidor como es la reducción del uso de la sal y el incremento de nutrientes -superior al de la sal común-.

También se puede usar para la cocción y preparación de todo tipo de alimentos como pescados, mariscos, arroces, pastas, sopas, ensaladas, carnes y verduras. Un tesoro del Mediterráneo que hace escala en Castilla y León para ser conocido a nivel de restauración. Según Alberto Fernández, director comercial y de marketing de Mediterránea Agua de Mar, «queremos quitar el miedo a los consumidores a que prueben la sal marina».

Para ello, la Escuela de Cocina Fernando Pérez de Valladolid ha contado con la presencia del chef Isma Prados, protagonista de una «showcooking», una demostración culinaria para demostrar sus propiedades saludables.

Fuente: http://www.abc.es/local-castilla-leon/20130702/abci-comiendo-agua-201307021142.html

Cómo hacer sal a partir del agua de mar

sal
Hacer sal del mar en tu cocina es fácil, pero necesitas un poco de paciencia.

La sal del mar se forma de manera natural o es recogida en las zonas costeras de todo el mundo. La fabricación de tu propia sal de mar es un proceso fácil y hace de ésta un regalo único. Unos pocos accesorios de cocina y el acceso al agua de mar es todo lo que necesitas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

Necesitarás

  • Bandeja para hornear grande y poco profunda
  • 2 galones (7,56 lts) de agua limpia y fresca del mar
  • Cuchara de madera
  1. 1

    Coloca una bandeja grande para hornear poco profunda en el horno y llénala de agua de mar hasta menos de 1 pulgada (2,54 cm) del borde superior. Pon el fuego alto (usa dos quemadores si la bandeja se extiende sobre los dos).

  2. 2

    Baja el fuego a media marcha, cuando el agua comience a hervir. Cuando el agua empiece a evaporarse, revuelve de vez en cuando para ayudar a que la sal abandone la suspensión.

  3. 3

    Vuelve a llenar la bandeja con el agua del mar cuando el primer lote se haya reducido a la mitad. Vuélvela a llenar cuando el nivel descienda hasta que toda el agua del mar se encuentre en la bandeja.

  4. 4

    Baja el fuego cuando la mayor parte del agua se haya evaporado. Revuelve con frecuencia para extender los cristales de sal. Cuando los cristales comiencen a parecer que se están secando, pon la bandeja en el horno a 275 grados F (135 ºC) y continúa secándolos, revolviendo ocasionalmente hasta que la sal se sienta seca al tacto.

  5. 5

    Almacena la sal en un recipiente de vidrio con tapa. Para mantener la sequedad óptima, coloca una bolsa desecante en la parte superior de la sal para absorber la humedad restante durante el almacenamiento. Mantenla en un lugar fresco y oscuro.

  6. 6

    Utiliza tu sal como cualquier sal marina. Si deseas granos más pequeños, compra una amoladora barata. La sal marina natural tiene un sabor menos “salado” que la sal de mesa yodada, así que puede que tengas que utilizar un poco más con tus alimentos.

Consejos y advertencias

  • Añádele aromas a tu sal, como una cáscara de limón, ajo en polvo o vainilla para una mezcla de sal marina personalizada.
  • Utiliza únicamente agua de mar limpia. Si no estás seguro, haz que sea probada por tu agente de extensión local.

Escrito por angie mohr | Traducido por enrique pereira
Fuente: http://www.ehowenespanol.com/sal-partir-del-agua-mar-como_159776/