Y ahora en “La Verdad”: «Bebo agua marina a diario desde hace cuatro años»

Letras en agua salada

El maestro Rubén Santiago en Santiago de la Ribera, con la playa Barnuevo al fondo.
El maestro Rubén Santiago en Santiago de la Ribera, con la playa Barnuevo al fondo. / A. S.El maestro Rubén Santiago firma una serie de relatos con el mar y lo vivido como telón de fondo. «Bebo agua marina a diario desde hace cuatro años», se arrima a la orilla

Hombre de mar, Rubén Santiago, por dentro y por fuera. Lo adora, lo sueña y se lo bebe, pero no se deja tragar por él, por eso es amante de orilla y no se embarca ni harto de meditación. «Soy de estar cuatro horas por la mañana en la playa, con nevera y libro, y querer volver por la tarde. También soy feliz buceando y que me pasen rozando los bancos de peces y ver estrellas rojas, pero en un barco me pongo malísimo», deja claro el docente, maestro de educación especial y psicopedagogo sus pactos con el mar. Eso sí, se lo bebe cada día, un vaso de agua de mar desde hace cuatro años. «Y ya ni tomo medicinas para el dolor de cabeza ni para el estreñimiento», se reafirma, porque «nuestro plasma sanguíneo es parecido al agua de mar».

Quién. Rubén Santiago García Pardo.

Qué. Maestro de educación especial y psicopedagogo.

Dónde. Playa Barnuevo de Santiago de la Ribera.

Valores. La playa más populosa de la localidad costera, con 400 metros de largo y unos 30 de ancho, se abre al Mar Menor desde la avenida principal. En tiempos albergó el primer balneario, el de los Puche, donde se preparaban baños templados con agua de mar. El derribo de las antiguas lonjas ha cambiado su paisaje, donde solo dos palmeras rompen la horizontalidad. Chiringuitos cercanos, puesto de vigilancia y demás servicios.

Pensamiento. «Mi fórmula es ser valiente y practicar el desapego».

De algunas mareas interiores le salieron los relatos con fondo náutico que ha reunido en ‘Ùltramar’, una cuidada edición ilustrada por el pintor Jorge Fin, a su vez fundador de la Mediterranean Iceberg Association en Cabo de Palos para la contemplación de icebergs, y prologada por la poeta murciana Dionisia García («Aquí estoy viendo el mundo. Camino sin respuestas / a la buena de Dios, que no es tan mala cosa»).

Entre sus tapas están el mar y lo vivido. «Tiene un relato del ‘hormiguero’, como llamábamos a la playa Barnuevo. Ahí mi familia tenía un toldo cada verano y yo pasaba el día en la playa con el bañador Turbo que comprábamos en Pepito Novedades. Era fascinante. Todo el día asilvestrado en la bici y al final de verano, el bañador estaba intacto», rescata Rubén. Otro microrrelato evoca el mítico Varadero de La Curva de Lo Pagán, donde el autor trabajó de camarero en la época gloriosa. «Sí, yo era de los que se subían a la barra a bailar, y bebíamos y nos lo pasábamos en grande», explica de un santuario nocturno que él ha imaginado sin ancla. No ha seguido reglas ni corsés: «Me he dejado llevar, aunque antes me leí la historia completa de la navegación».

«Practico el Ho’oponopono para lograr el amor incondicional a los demás»

Escribe Rubén Santiago «porque lo necesito, porque mato mis demonios pero no porque disfrute, porque sufro mucho». Escribe para levantar la piel de las cosas, para averiguar, para meter su perfil de Loquillo -testa alzada con tupé, cejas pobladas- en cada misterio. «Todo me interesa y me sorprende. Me gusta la vida, necesito vivirlo todo. Soy un disfrutón», declara el escritor, que al impulso ha añadido entrenamiento: «He aprendido a no juzgar y practico el Ho’oponopono, la terapia hawaiana de amor incondicional».

Solo le saca de quicio «la política. Respeto a los amigos de distintas ideologías, la base es el respeto, pero me cuesta ver a la gente rebuscando en los contenedores. Me siento cerca», explica el maestro, quien heredó algo más que la vocación de «mi abuelo Gabriel Pardo Zapata. Recuerdo su título de maestro de la República y a él siempre leyendo en el porche. Tiene una calle en La Ribera», recuerda orgulloso. Ha seguido Rubén la estela de la enseñanza, que desempeña con alumnos especiales, con autismo y síndrome de Down: «Me enseñan a vivir, a amar la vida profundamente, la inocencia esa que tenemos de niños».

Para vivir, Rubén ha desarrollado su fórmula secreta: «Recomiendo ser valiente, dar pasos en la vida y practicar el desapego. No instalarse en la enfermedad ni en las relaciones tóxicas ni en la autocompasión». Para salvarse de naufragios, monstruos marinos o mala mar, «olvido lo malo enseguida y cultivo lo que me hace feliz, que son mis ratos de soledad, mis libros y la gente que quiero».

Fuente: http://www.laverdad.es/verano/reportajes/201608/24/letras-agua-salada-20160824013146-v.html

 

“Beneficios del agua de mar”, ¡vamos avanzando!

Si acabas de volver de pasar tus vacaciones en la playa y te sientes totalmente renovada, recargada de energía, notas que tu salud ha mejorado y hasta te ves más guapa, puede que no sea todo sólo cosa del descanso, el agua salada del mar está llena de propiedades súper beneficiosas para ti.

Hoy queremos hacer un repaso por todos aquellos beneficios que nos regala el agua marina. Puede que algunos los conozcas ya pero seguro que hay otros que te van a sorprender. Ya sea  directamente del mar o adaptada para el consumo, el agua salada es algo que deberías plantearte añadir a tu rutina diaria.

Trata varias enfermedades de la piel

El agua de mar está cargada de minerales como el calcio, el potasio y el magnesio, los cuales son ingredientes clave para una piel sana y cuidada. Este agua absorbe las toxinas de la piel, entre ellas la bacteria causante del acné, es seboregulador y limpia los poros, además trata las infecciones y acelera el proceso de regeneración de las células encargadas de la cicatrización. También, gracias al magnesio, es un tratamiento ideal para los eccemas. Su poder antimicrobiano y antiinflamatorio obstaculiza el desarrollo de las bacterias y hongos y a su vez alivia el picor

Es un eficaz enjuague bucal

Al ser un poderoso bactericida, el agua salada usada como enjuague bucal te ayudará a limpiar tus encías y mantener tu aliento fresco, combatiendo enfermedades como la gingivitis y la halitosis.  Y además aliviará el dolor y el empeoramiento de las aftas bucales.

Es muy buen exfoliante

El agua marina actúa también como un exfoliante, pero no uno cualquiera, ayuda a abrir los poros para una limpieza más profunda, además estimula la circulación de la sangre, oxigenando y purificando la piel.

Alivia dolores musculares

Al tomarnos un baño en el mar, el magnesio que contiene el agua salada es absorbido por la piel y sirve para poner en balance y regular nuestro organismo, en particular es muy beneficioso  para aliviar las molestias en el sistema nervioso y nuestra musculatura.

Consigue las auténticas ondas playeras

Si ansías esas ondas  deshechas playeras que tan a la última están y parece que no hay manera de conseguir reproducirlas con tu plancha de pelo, te contamos un secreto, las mejores ondas son aquellas hechas con el agua de mar. Sí, como lo oyes, el simple hecho de mojarse el cabello en el mar y dejarlo secar solo hará que consigas el peinado de moda.

Benefíciate también por dentro

Al contrario de lo que puedas pensar, beber agua salada, especialmente adaptada para el consumo, puede ser muy bueno para tu organismo:

    • Hidratación –  Cuando bebemos agua dulce es mucho más difícil para nuestro organismo saber cuando hemos bebido el agua suficiente  necesaria cada día, y pasarnos es tan malo como quedarnos cortos. Beber agua con sal puede ayudarnos a hidratarnos correctamente, ya que su concentración de minerales regula la absorción del agua que necesitamos.
    • Digestión – El agua salada actúa ayudando en cada paso de nuestra digestión, empieza activando nuestras glándulas salivares, ayuda a digerir la comida en el estómago y hace que nuestro hígado e intestinos funcionen mejor.
    • Desintoxicación – Gracias a sus numerosos minerales y su poder bactericida, beber el agua salada te ayudará a desintoxicar tu organismo, drenándolo de las toxinas y bacterias perjudiciales para ti.
    • Descanso – La sal tiene un poder calmante sobre el sistema nervioso, reduce la secreción de la adrenalina y  el cortisol, que son los principales causantes de la aparición de la ansiedad y el estrés. Así que de esta manera podrás dormir mejor y descansar más.

Fuente: http://www.bezzia.com/beneficios-del-agua-de-mar-2/

Produce tu propia Sal Marina Integral: 2,5 kilos en 20 días evaporando Agua de Mar

No te envenenes más con “Sal” de la que mata, la sal industrial que tomamos todos. Producete tu mismo la Sal que da la vida, fruto de la evaporación del Agua de Mar. Un amigo de Facebook lo ha experimentado, con 80 litros de Agua de Mar tienes para 2.5 kilos de Sal Marina Integral, lo publico tal cual lo cuenta:

-“He utilizado 80 litros de agua y he obtenido unos 2,5 Kg de sal integral. Las bandejas son de PE-HD es decir polietileno de alta densidad, con protección anti UV mediante el método de la mezcla con carbón, de la misma forma que se hace con el aislamiento de los cables eléctricos que van por la fachada. No cabe duda que lo mejor seria vidrio o cerámica vitrificada pero dentro del plástico es con distancia la mejor opción.

salmarinaintegral4

He colocado la bandejas debajo un protector plástico como un invernadero que uso para germinación de plantas a fin de evitar la lluvia sobre la sal en formación. Efectivamente el color negro favorece la evaporación al absorber mejor los rayos solares. Ahora a esperar que el sol y el aire hagan su trabajo

salmarinaintegral1

salmarinaintegral

Otro dato, en cada bandeja he puesto 10 litros de ADM y ha tardado unos 20 días en evaporarse totalmente.

salmarinaintegral2

Recolectando y guardando la sal integral en botes de cristal.

salmarinaintegral3

Fuente: Jr Orriols
Preparando segunda produccion con más ADM

Los beneficios del agua de mar

La asociación Mar Sana defiende las propiedades del agua de mar isotónica o ultra filtrada para combartir hasta 60 enfermedades

En España hay 12 empresas que tratan y embotellan agua marina

En España hay 12 empresas que tratan y embotellan agua marina

8 agosto 201600:50

Francisco Corbacho, empresario extremeño residente en Fuengirola, pesaba 115 kilos en 2015 y tenía la tensión en 21. Su pareja, Elena Donina, coach de nutrición que había leído en Internet los beneficios del agua de mar, le sugirió que la probara durante un año y los resultados no se hicieron esperar: 80 kilos y 11 de tensión. Donina añade que, además del agua marina, es necesario «mantener una alimentación sana y hacer ejercicio para perder kilos». Tras comprobar las ventajas y confirmar que otras personas a su vez tenían una evolución positiva tras ingerir agua marina ultra filtrada, contactaron con Aquamaris.org, una fundación de Barcelona, de la que ambos aseguran que «reparte agua de mar gratuita a quien lo necesita. Vimos que ya en 1904 un señor llamado René Quinton fue el pionero en la materia. En España hay 12 empresas que fabrican, tratan y embotellan agua marina, entre ellas, Aqua de Mar, en el Cabo de Gata».

Fue el pasado julio cuando ambos decidieron constituir, junto a Iván Calderón, la asociación Mar Sana, cuyo fin es que todo el mundo conozca que algo que es gratis puede ser clave para la salud. Es un colectivo sin ánimo de lucro hasta el punto de que ni siquiera pagan cuota los 83 miembros.

Mar Sana defiende las propiedades del agua marina para combatir 60 enfermedades, entre ellas desnutrición infantil, cáncer, dolores musculares, obsesidad, hipertensión, migrañas, alergias, psoriasis, cansancio crónico, autismo, fibromialgia, dermatitis, ansiedad, gastritis, asma o úlceras estomacales.

Elena Donina y Francisco Corbacho / M. GÁMEZ

Elena Donina y Francisco Corbacho / M. GÁMEZ

El fundador de Mar Sana deja claro que el agua marina no puede beberse por sí sola: «Cualquiera puede coger agua del mar, pero debe ser a, al menos, un metro de profundidad, ya que la de la superficie arrastra elementos en suspensión, que el mar no esté turbio y cuanto más en el interior del mar o en zonas rocosas, mucho mejor. Y hay que tener cuidado de no cogerla donde haya desagües de residuos fecales», indica Corbacho, que explica que «debe diluirse una cuarta parte junto al agua normal y así puede asimilarse mucho mejor que una pastilla de magnesio, potasio o calcio». Este agua de mar ya preparada se llama isotónica y puede ingerirse tal cual o con sabores (limón, naranja o stevia), mientras que el agua que está en el mar y aún no mezclada con el agua del grifo se denomina hipertónica, y puede usarse para cocinar.

El agua de mar se hizo más popular a raíz de la acusación de dopaje contra Rafa Nadal. El tenista sufrió deshidratación en el pasado Open de Australia, cuando en realidad bebió una ampolla de agua marina ‘Totum Sport’ de los laboratorios Quinton, con sede en Cox (Alicante), aunque el agua la coge del Mar Cantábrico. Cada ampolla (una caja de 30 ampollas cuesta 20 euros) contiene 33 gramos de sales minerales para una reposición más rápida. El pasado fin de semana, Mar Sana participó en el Festival Arte Sano de San Pedro. «Hicimos un gazpacho con agua de mar, que fue un éxito», comenta Corbacho, cuyo sueño es «distribuirla de forma gratuita a toda España. El cuerpo asimila lo que necesita. En el cuerpo tenemos plasma sanguíneo y agua. No asimila vitaminas y comprimidos, pero sí los minerales que tiene y que perdemos al sudar».

Fuente: http://www.diariosur.es/sociedad/ciencia/201608/08/beneficios-agua-20160807231522.html

BC analiza nuevas opciones de cultivos irrigados con agua de mar

Autoridades estatales analizan nuevas opciones de cultivos irrigados con agua de mar, tomando en cuenta la disposición de insumos, costos de producción, viabilidad de comercialización y el cuidado de los recursos naturales.

El titular de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa), Manuel Valladolid Seamanduras, señaló que José Noriega Villanueva, propietario de la empresa Saline Seed, con apoyo de sus dos hijos, cultiva 23 hectáreas de salicornia irrigada sólo con agua de mar.

Señaló que la salicornia spp, también conocida como espárrago de mar, es una planta halófita que crece en los ecosistemas húmedos alrededor del mundo y posee la cualidad de tolerar altas salinidades y la posibilidad de ser irrigada con agua de mar.

El funcionario estatal anotó que en México el espárrago de mar ha generado curiosidad en el hábito científico y ha sido objeto de investigación para ser introducido a nivel comercial.

Refirió que Noriega Villanueva fundó su compañía Saline Seed en 1997 y hasta la fecha es la única empresa en Baja California que produce y comercializa el espárrago de mar.

Inició operaciones como una empresa de investigación y desarrollo y lograron domesticar y desplegar la tecnología agrícola para lograr producir brotos tiernos (green tips) de espárrago marino.

En el tema de la comercialización, el principal mercado para su producto se encuentra en Europa (Holanda, Alemania, Bélgica) y al sur de Estados Unidos, y por supuesto surten la demanda del mercado local siendo ésta menor que la de exportación.

La empresa, consciente que el trabajo de investigación para el desarrollo de nuevos productos y subproductos derivados de salicornia es importante, trabaja en la deshidratación de la halófita mediante un proceso de secado solar de brotos tiernos.

El proceso de secado utiliza solamente la circulación del viento y la energía del sol para producir un producto deshidratado que mantiene su color verde.

Este proceso mantiene intacto el perfil de alto contenido de aminoácidos, minerales y antioxidantes del producto fresco; también posee un olor agradable característico que es altamente valorizado por la industria de la cocina y restaurantes.

Su uso principal es para realzar el sabor marino en los alimentos, ya que al ser irrigado con agua de mar mantiene todos los minerales que éste provee.

Además es valorizada como un sustituto eficiente de la sal común, ya que este producto tiene un sabor salado sin un alto contenido de sodio.

Puede ser usada también con fines homeopáticos para tratar algunas enfermedades como el bocio, la hipertensión arterial y otros padecimientos relacionados con deficiencias minerales y electrolíticas en el cuerpo.

Valladolid Seamanduras comentó que la dependencia a su cargo ve como una buena opción el desarrollo de este tipo de cultivos en la zona costa de Baja California.

Consideró que la agricultura basada en el suministro de agua de mar a plantas adaptadas a la salinidad promete ser una excelente opción para la producción de alimentos.

Apuntó que esta administración estatal brindará su apoyo a este tipo de empresas mediante los diferentes programas con los que cuenta la Secretaría de Fomento Agropecuario, con el fin de impulsar su desarrollo y progreso.

Fuente: https://noticias.terra.com/mundo/latinoamerica/bc-analiza-nuevas-opciones-de-cultivos-irrigados-con-agua-de-mar,20b1d59710ce2f04d2b7259dfbdcb4ebl09pvbc5.html

Fallece uno de los grandes difusores del agua de mar, Francisco Garcia Donas de ONDIMAR (Oasis y Dispensarios Marinos)

Hable con él hace unos meses, estaba en una residencia de la tercera edad pero estaba bien lúcido. Quería hacer un gran documental sobre los oasis marinos y lo que supondría para la humanidad que se instalaran por todo el mundo, millones de vidas salvadas. De hecho fue algo que dijo él lo que me motivo a promover a tope los beneficios del agua de mar en su día. Dijo que, de una hectárea de terreno desértico, previamente regado con agua de mar, PODÍA VIVIR TODA UNA FAMILIA EN ÁFRICA, a mi se me erizo la piel y desde ese momento decidí ocupar gran parte de mis esfuerzos para difundir los beneficios del Agua de Mar. Mis más sinceras condolencias a la familia. En el recuerdo alcanzará cotas mucho más altas. rebeldes agua de mar

Salmuera para elaborar zumos concentrados

El proyecto ayuda a reducir el consumo energético y contribuye a disminuir el impacto ambiental

Aprovechar la salmuera generada por las plantas de desalinización mediante su empleo en otros procesos agroalimentarios, entre ellos, la elaboración de zumos concentrados. Esta es la idea que ha desarrollado un equipo de investigadores de la Universitat Politècnica de València en el marco del proyecto europeo Bri4food, financiado por Climate-KIC, en el que han participado también expertos del Imperial College de Londres y el TNO de Holanda (Organización para la Investigación Científica Aplicada, con sede en La Haya).

“La salmuera de desalación es el producto o disolución de rechazo obtenida tras el proceso de desalación de agua del mar para obtener agua potable. En el proceso de desalación, por cada litro de agua que sacamos del mar, obtenemos casi la mitad de agua dulce (0,45 litros) y algo más de la mitad de salmuera (0,55 litros)”, explica Ángel Argüelles, investigador responsable del proyecto Bri4food y subdirector del Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IU-IAD) de la Universitat Politècnica de Valencia.

“Desde el punto de vista fisicoquímico, las diferencias entre el agua dulce, el agua de mar y la salmuera sólo residen en la distinta concentración de sales de cada una de ellas, variando entre 0,5 g por litro en el agua dulce, 35 g por litro en el agua de mar y aproximadamente 70 g por litro en la salmuera generada. Además, a simple vista, es difícil diferenciar una de otra ya que se trata de tres líquidos que no presentan color ni olor y que sólo se distinguen por su sabor debido a la diferente concentración de sales en cada una de ellas”. En la actualidad, indica Argüelles, “la práctica más extendida para deshacerse de la salmuera generada, tras el proceso de desalación de agua de mar, es su vertido directo al mar con el consecuente impacto medioambiental que ello conlleva, debido a su elevada salinidad”.

foto

La propuesta presentada por los investigadores de la UPV ayudaría a reducir notablemente el consumo energético y los gastos derivados del proceso de obtención de zumos concentrados; al mismo tiempo, contribuiría a disminuir el impacto ambiental generado por las desaladoras como consecuencia del vertido al mar de las salmueras generadas. “La desalación de agua de mar genera un conjunto de impactos ambientales que deben ser minimizados. El más importante es el riesgo que supone el vertido de la salmuera en el mar, ya que su alta salinidad y elevada temperatura pueden afectar a la fauna y flora marina, tal y como algunos estudios afirman. Otro de los impactos ambientales que conlleva el proceso de desalación es el elevado consumo de energía, cuyo valor medio es de 3,5 kWh/m3, de los cuales el proceso de captación y vertido de la salmuera al mar puede llegar a suponer el 3% del consumo total de energía de la planta, es decir, 0,105 kWh/m3”.

La clave del proyecto reside en la aplicación de tecnologías de membrana para la obtención de zumos concentrados empleando para ello la salmuera generada en las plantas de desalación de agua de mar. El uso de la salmuera de desalación como materia prima del proceso de elaboración de zumos concentrados “evita que ésta sea vertida al mar con alta concentración de sales, ya que al usar tecnologías de membrana, el producto de rechazo que conseguimos es una salmuera más diluida. Por tanto, se reduciría el impacto ambiental que la salmuera de desalación provoca en la fauna y flora marina como consecuencia de su vertido”.

A todo esto, hay que añadir el hecho de que el empleo de tecnologías de membrana en la obtención de zumos concentrados, en lugar de los tratamientos térmicos comúnmente empleados, “reduciría el consumo energético de la planta, además de que las tecnologías de membrana requieren menos mano de obra, son más eficientes, el tiempo de procesado es menor y las propiedades organolépticas y nutricionales de los productos obtenidos se ven menos afectadas al no emplear elevadas temperaturas. Todavía podríamos aumentar más la eficiencia energética global utilizando como fuente de energía el calor residual de la desalinización y/ o de la propia planta de procesado de alimentos”, apunta el investigador.

foto
Ángel Argüelles, investigador responsable del proyecto Bri4food y subdirector del Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IU-IAD) de la Universitat Politècnica de Valencia.

A día de hoy, la obtención de zumos concentrados se basa en la aplicación de tratamientos térmicos como la evaporación para eliminar total o parcialmente el agua presente en el zumo ‘fresco’, lo que conlleva un elevado gasto energético. “Aplicando tecnologías de membrana basadas en el uso de la salmuera obtenida tras el proceso de desalación de agua de mar obtendríamos un zumo concentrado con menor gasto energético, así como una salmuera diluida con una concentración similar a la del agua de mar que permitiría su devolución al mismo sin generar un impacto medioambiental o bien reintroducirla de nuevo en el proceso de desalación”.

De forma concreta, lo que se persigue es concentrar el zumo mediante tecnologías de membrana gracias al “gradiente de presión osmótica que se genera entre el zumo y la salmuera, consecuencia de la elevada concentración salina que presenta está ultima”. De esta forma, se logra concentrar el zumo y diluir la salmuera.

Tal y como puntualiza el investigador, “los métodos de membrana actualmente estudiados ofrecen ventajas sobre los procesos convencionales de separación por presión, ya que proporcionan una menor obstrucción, la posibilidad de tratar soluciones altamente viscosas y una alta retención de especies, las cuales son útiles para el tratamiento de alimentos líquidos. Los procesos de destilación por membrana, destilación por membrana osmótica y la ósmosis directa son los métodos de membrana más adecuados para la concentración de alimentos líquidos como es el caso de los zumos”.

Aplicación en otros sectores

En el marco del proyecto, los investigadores proponen una alternativa para el procesado de la pulpa de los cítricos que se genera durante la elaboración de zumos. En la actualidad, esta pulpa se aprovecha para la elaboración de pellets para alimentación animal, que se obtienen mediante tratamientos térmicos.

De igual forma a lo que ocurre en la elaboración de zumos concentrados, el proceso de obtención de pellets para alimentación animal se basa en la aplicación de tratamientos térmicos que eliminan el agua de la melaza –restos de pulpa obtenidos tras la extracción de zumo– la cual se emplea como materia prima para la obtención de pellets. “En este contexto, el gasto energético para deshidratar la melaza y consecuentemente el coste económico que de él se deriva conlleva que el rendimiento económico de la operación no esté optimizada. Así pues, se propone un sistema basado en el empleo de tecnologías de membrana, similar al empleado en la concentración de zumos, que utilice la salmuera como disolución osmótica y de esta forma se pueda proceder a una preconcentración previa de la melaza que disminuya el gasto energético y por ende el coste de operación convirtiendo dicha valorización en un proceso rentable”.

foto
Los investigadores aplican tecnologías de membrana para la obtención de zumos concentrados.
El proyecto ha tomado como escenario la industria local del zumo, si bien los investigadores destacan que podría aplicarse a otros sectores, tanto nacionales como internacionales, entre ellos las industrias de lácteos. “El proyecto puede ser aplicable a otros sectores, ya que el estudio se puede aplicar en el proceso de obtención de otros tipos de zumos –el proyecto Bri4food se centra en los zumos concentrados de cítricos – e incluso en otros tipos de industrias que pueden actuar como usuarios o productores de salmueras, por ejemplo, en la fabricación de queso en industrias lecheras, o de productos cárnicos crudocurados”.La salmuera podría tener un “uso directo en procesos de hidroterapia, regeneración de humedales, líquidos caloportadores, nanofiltración, destilación por membrana, electrodiálisis, energía osmótica y electrolisis y un uso indirecto en procesos de precipitación selectiva, tanques de evaporación, congelación/fusión, ZLD (descarga líquida cero) y RSE (evaporación spray rápida). Muestra de aplicación del uso de la salmuera en otros sectores es el proyecto Sostaqua, que estudia la reutilización de la salmuera de ósmosis inversa en la industria cloro-álcali para conseguir el mayor grado de sostenibilidad posible en el ciclo urbano del agua. La salmuera también podría utilizarse con fines terapéuticos. La planta desaladora de Moncofa, en Castellón, es la primera desaladora que aprovecha el agua salina desechada para su uso en un centro termal”.

Proyecto europeo Bri4food

El proyecto europeo Bri4food ha sido financiado por la Climate-KIC dentro de su programa de proyectos Pathfinder y ha sido ejecutado por un consorcio europeo en el que han participado el Imperial College de Londres, el TNO de Holanda y la Universitat Politècnica de Valencia, que ha ejercido de coordinadora del mismo. Asimismo, ha contado con la participación de Zuvamesa y Acuamed como stakeholders del proyecto.

“El objetivo principal del proyecto ha sido el de evaluar el posible uso de la salmuera de desalación en la elaboración de zumo concentrado de cítricos empleando para ello tecnologías de membrana. El proyecto pretende conseguir una mejora de la eficiencia energética, de la viabilidad económica y del impacto ambiental de las actividades principales de ambas industrias, dos sectores con alta relevancia económica en la región del Mediterráneo. Las regiones con una producción significativa de zumo de fruta se encuentran ahora mismo bajo estrés hídrico y, por tanto, la desalación para abastecimiento de agua potable será estratégica. El enfoque del proyecto se dirige a sectores industriales localizados en áreas con climas similares, en primera instancia por toda la región del Mediterráneo”.

Pero la propuesta puede ser replicable en otras regiones europeas, o incluso fuera de Europa –por ejemplo en Brasil, como mayor productor de zumos de frutas–. “Este enfoque mejoraría la competitividad de las industrias, lo que aumentaría la productividad y, probablemente, la generación de nuevos empleos en las regiones del sur de Europa, actualmente bajo una fuerte crisis económica”.

Fuente: https://www.interempresas.net/Alimentaria/Articulos/153751-Salmuera-para-elaborar-zumos-concentrados.html

Un estudio de la Universidad de Alicante revela que el agua de mar activa el sistema inmunológico y ejerce un efecto protector reforzando el organismo

Estudio_agua_marAlicante, 25 de Octubre de 2012

La terapia con agua de mar es una técnica de nutrición celular avalada por más de 100 años de clínica hospitalaria, durante los cuales se han puesto en marcha numerosos estudios que han permitido demostrar unos claros efectos beneficiosos para la salud, a distintos niveles, que podrían estar mediados en parte por distintos acciones sobre el sistema inmunológico.

Investigadores de la Universidad de Alicante, en colaboración con los Laboratorios Quinton, dedicados exclusivamente a la preparación de agua de mar microfiltrada en frío, han realizado un estudio que pone de manifiesto que el agua de mar activa el sistema inmunológico ejerciendo un efecto protector reforzando el organismo ante virus, bacterias, bajas defensas y otros patógenos estacionales.

El estudio, denominado “Estudios in vitro para evaluar la actividad inmunomoduladora de la solución isotónica e hypertónica Quinton en células humanas de sangre periférica” ha sido llevado a cabo a través de un convenio de investigación entre el los Laboratorios Quinton y el grupo de investigación de Inmunología de la Universidad de Alicante, grupo que dirige el Dr. José Miguel Sempere.

El agua de mar contiene numerosos elementos minerales con conocidos efectos antioxidantes e inmunomoduladores, como pueden ser el selenio, el silicio o el zinc. El sodio o el cloro, son fundamentales para el normal funcionamiento de todas las células del organismo, incluidas las células implicadas en la respuesta inmunológica.

En los productos Quinton existe aún una mayor biodisponibilidad de los elementos presentes, hasta un total de más de 78 elementos, lo que permite afirmar que su calidad ionomineral es superior a la de cualquier otro producto existente en estos momentos en el mercado. A ello hay que sumarle la utilización de la microfiltración en frío como método de esterilización. Los Laboratorios Quinton son los únicos laboratorios farmacéuticos del mundo, que utiliza esta técnica en el tratamiento del agua de mar. La principal ventaja, es que aporta una salvaguarda de las propiedades naturales del agua de mar, al disminuir la aparición de radicales libres.

Las investigaciones llevadas a cabo, conducen a unos resultados que confirman una importante actividad inmunomoduladora de los productos Quinton, tanto in vitro (solución isotónica) como in vivo (solución salina fisiológica), que no había sido estudiada con esta profundidad hasta la fecha, y cuyos resultados más relevantes ha tenido la oportunidad de exponerlos el Dr. Sempere, en el XIV Congreso Internacional de Inmunología, que bajo el lema “Inmunología en el siglo veintiuno: derrotando la infección, autoinmunidad, alergia y cáncer” celebrado en Kobe (Japón) el pasado año.

Resultados del estudio

Según apunta, el Dr. Sempere, “los resultados de este estudio se han podido obtener mediante un test de proliferación de proliferación celular in vitro, “que es una de las pruebas que más se utilizan para analizar el efecto de diferentes fármacos sobre el sistema inmune, buscando siempre un posible efecto inmunomodulador del fármaco en estudio”.

El estudio confirma que los leucocitos cultivados in vitro con la solución isotónica, mantienen su morfología y viabilidad a lo largo del cultivo, sin estímulos añadidos, produciendo activación celular, provocando respuesta inmunológica y mostrando un claro incremento en la producción intracitoplásmica de algunas de las citocinas más importantes relacionadas con una activación de la inmunidad celular.

La inmunidad celular es especialmente eficaz en la eliminación de agentes infecciosos de crecimiento predominantemente intracelular, como es el caso de los virus y de algunas bacterias y parásitos. “También ejerce un papel fundamental en la eliminación de muchos tumores y en el reconocimiento de lo propio”, explica el Dr. Sempere.

Otro de los hallazgos de esta investigación, es el efecto protector/conservador sobre los hematíes a lo largo de todo el cultivo celular, tal y como lo demuestra la práctica ausencia de liberación de hemoglobina al medio durante las 120-144 horas de cultivo. Esto supone el punto de partida para futuros estudios in vitro e in vivo con el producto, buscando incluso un posible efecto beneficioso del mismo en la conservación de órganos.

El estudio también reveló que la solución hipertónica Quinton, administrada por vía oral a individuos sanos, es capaz de activar el sistema inmunológico, incrementando la expresión leucocitaria de marcadores de activación y de moléculas de adhesión, en función de las necesidades del organismo en cada momento.

“Tras los resultados obtenidos hasta la fecha en nuestra investigación cabe pensar que los productos Quinton podrán ser utilizados en multitud de patologías, no sólo como tratamiento preventivo y paliativo, sino también en complementación de otros fármacos para reducir sus efectos adversos”, concluye el Dr. José Miguel Sempere.

Fuente: http://web.ua.es/es/actualidad-universitaria/octubre2012/octubre2012-22-28/un-estudio-de-la-universidad-de-alicante-revela-que-el-agua-de-mar-activa-el-sistema-inmunologico-y-ejerce-un-efecto-protector-reforzando-el-organismo.html

Consejos prácticos ¿Dónde obtener agua de mar? Por Mariano Arnal

La respuesta a bote pronto es obvia: EN EL MAR. Pero hay que matizar. Muchos de los que hacen esta pregunta han oído hablar del suero o plasma de Quinton. Les suena que es agua de mar “tratada”, porque de entrada les parece algo increíble que el agua de mar tal como podemos recogerla directamente del mar, tenga tantísimas propiedades.
Si hablamos del suero o plasma de Quinton y de muchos otros preparados con agua de mar (incluida la envasada en botellas de medio litro a un litro), hemos de especificar que se encuentra en las farmacias. Tenemos por tanto agua de mar en la farmacia y en el mar.
¿Cuál es la diferencia esencial entre ambas? La principal diferencia es que en el agua de mar de farmacia, la firma que la envasa ofrece todas las garantías sanitarias que se exigen para suministrar agua para beber. Hay por tanto alguien respondiendo de la calidad sanitaria de esa agua. Y por supuesto, eso tiene un precio.
En cambio, respecto al agua de mar que tomemos nosotros directamente del mar, la garantía sanitaria nos la hemos de buscar nosotros mismos. Somos nosotros quienes nos hemos de asegurar de que el agua que captamos del mar, no está contaminada.
¿Cómo podemos saber si el agua que tomamos del mar está contaminada o no?
Es cierto que el mar sufre numerosos episodios de contaminación. Pero estamos muy lejos de poder afirmar que es peligroso tomar directamente agua del mar porque éste está mayormente contaminado. Eso no es así.
Tenemos dos clases de criterios para saber si podemos recoger agua de mar con confianza en un lugar determinado: unos indirectos y otros directos.
Criterio indirecto, pero en principio bastante certero sobre la fiabilidad sanitaria del agua de mar, son los controles diarios que hacen las autoridades sanitarias en las playas bajo su control. Cuando colocan en la playa BANDERA VERDE significa entre otras cosas que habiendo realizado el preceptivo análisis bacteriológico, han comprobado que no hay en el agua gérmenes patógenos. Por consiguiente, si sufre uno un revolcón por una ola y se pega una buena bocanada de agua, se le podrá romper un brazo, según sea el revolcón, o podrá sufrir una diarrea si la bocanada es cuantiosa; pero no pillará una infección, porque no hay con qué. Es fácil concluir de ahí que si las autoridades sanitarias garantizan que te puedes pegar un trago sin riesgo, también puedes cargar ahí mismo una botella o una garrafa de agua y llevártela para casa, sin riesgo alguno de contaminación por beber esa agua.
Donde no hay ese control sanitario, no es prohibitivo hacérselo uno mismo. Elija un lugar donde le conste que no hay vertidos ni industriales ni urbanos. Recoja de ahí varias garrafas de agua, y lo más probable es que la esté recogiendo de calidad. Para asegurarse, tome una muestra de esa agua y envíela al laboratorio o a la farmacia para que le hagan un análisis bacteriológico estándar para comprobar su potabilidad. Con sólo una recogida de varias garrafas, amortiza de sobras el precio del análisis (muy asequible) y tiene la tranquilidad absoluta de que el lugar que usted ha elegido para proveerse de agua de mar, es fiable. Si por cualquier circunstancia le asaltan las dudas, vuelva a hacer el análisis.
¿Y los metales pesados, y los venenos, y los demás vertidos?
No vamos a negar la contaminación no ya del mar, sino de todas las aguas, de los suelos, de la atmósfera, porque ahí está. Pero lo que tampoco haremos, es estar echándole nosotros mismos, cada uno de nosotros mediante los motores de combustión, venga veneno al aire que respiramos; y mientras hacemos esto, dedicarnos a llorar la contaminación del mar (que nos cae más lejos y son otros quienes lo contaminan), o la del espacio extraterrestre, que haberla, hayla, y que nos cae aún más lejos.
Contaminación, hay la que hay, y hemos de aprender a manejarnos con ella, como nos manejamos (¡tan ricamente!) con los pesticidas, insecticidas y fertilizantes, que antes de contaminar las tierras, las aguas y finalmente el mar, han contaminado la comida que nos llevamos a la boca. Pero de momento, las cosas son así: o vivimos con esos recursos malditos, o no vivimos.
¿Y en el mar? Pues resulta que el mar es la inmensidad de la tierra, y por ahora su estómago, sus pulmones, su hígado, sus riñones y muy probablemente, su cerebro. Aparte de la insondable inteligencia del agua (añádele el más completo cóctel de sales, y será el no va más de la sapiencia); aparte de eso, el mar tiene una altísima salinidad comparativa (36 por mil). Asociemos sal a incorruptibilidad; asociemos sal a conductividad; asociemos sal a metabolismo y podremos hacernos una idea del inmenso trabajo que hace el mar en el planeta, en la biosfera, gracias a su alta salinidad. No hay en todo el planeta, nada capaz de plantarle batalla a la salinidad del mar y vencerla. Ni lo hay, ni lo habrá. Bástenos observar que el mar no ha hecho más que incrementar su salinidad. Por algo será. Nosotros, con la inmensa mayoría de los vivientes, nos hemos quedado con la salinidad arcaica de 9 por mil, la del mar primigenio en que se originó la vida. El mar actual la cuadruplica y por tanto nos cuadruplica en algo tan sumamente vital como la sal.
Pero es que el mar tiene además otra característica extraordinaria, increíble, que le defiende de cualquier agresión: el mar tiene un movimiento interno tan perfecto, es una batidora tan sumamente eficiente, que la dispersión de las sales que contiene es homogénea en todos los mares del mundo. Por su contenido en sales y elementos, cada gota de agua del mar es igual a otra gota, proceda del mar que proceda. Varía la densidad, básicamente a causa de la temperatura, pero no la composición. El mar es uno. Por eso los vertidos al mar, sean los que sean, tienden a dispersarse y por tanto a convertirse en nada en su inmensidad.
Pero aún hay un tercer factor en el mar, que lucha con una eficacia avasalladora contra cualquier intento de corrupción de sus aguas: es la altísima densidad microbiana. El agua del mar bulle de vida microscópica, ávida de alimento. Los microorganismos que la pueblan, acaban con todo: nunca falta un especialista en la ingestión y consiguiente vitalización de cualquier cosa que le echen. Los microorganismos del mar luchan denodadamente por compatibilizar con la vida todo lo que está a su alcance.
Y por si faltaba algo, está el pH. No es por nada, pero resulta que nuestras enfermedades prefieren, y por tanto retroalimentan un medio ácido. Y mira por dónde, el agua de mar está en el polo opuesto: es alcalina. Frente a un pH en torno al 5 de las zonas enfermas de nuestro medio interno, el agua de mar nos ofrece un pH en torno al 8.5: mal han de vivir por tanto nuestros patógenos en contacto con esa agua.
Creo que todos éstos son motivos suficientes para que nos acerquemos al mar con confianza. A pesar de la acción humana contra él. Conozcámosla simplemente, y defendámonos de ella. No es tan difícil. Usando un mínimo de prudencia, el mar está a nuestro alcance.
Ya tengo agua de mar. ¿Qué hago con ella?
Realmente el agua de mar es un recurso de enormes posibilidades. Podemos usarla fría y caliente, en forma de agua, de vapor, de hielo y de gelatina. Podemos emplearla para beber, para baño, para higiene bucodental, para irrigaciones nasales, para inhalarla, para fricciones, para apósitos, para inyectar, en enema. También en la cocina hace un papel extraordinario: desde su empleo como sal líquida, a complemento perfecto de cualquier jugo, infusión, cóctel, etc.
Vamos a pensar ahora sólo en una de sus muchas aplicaciones: en beberla. Si pensamos en beber agua de mar, hemos de elegir en principio si la beberemos hipertónica (sin rebajar) o isotónica (rebajada en la proporción 3+1: 3 partes de agua dulce, más 1 de agua de mar). Tanto en una forma como en otra, se puede mejorar el gusto añadiéndole zumo de limón. Y sea cual sea el formato, hay que decidir si se toma mucha de golpe o se va tomando a pequeños tragos.
Para decidir eso conviene saber básicamente si se prefiere usar el agua de mar como purgante (laxante por tanto) o como nutriente. En el primer caso, la mayor parte de las sales ingeridas, se pierden. En el segundo caso, se retienen totalmente. Para la primera opción va mejor el agua sin rebajar y tomada lo más seguida posible. A estos efectos se suele preferir tomarla en ayunas. Si se pretende beberla como nutriente, puede hacerse o convirtiéndola en isotónica o directamente hipertónica. Tanto en un caso como en otro, hay que procurar beberla a pequeños sorbos si es hipertónica y a pequeños vasos si es isotónica espaciados entre sí para evitar que la acumulación de sal en el intestino tenga efecto laxante.
En cuanto a la cantidad, si tenemos en cuenta por una parte la sal que ingerimos, y por otra la excelente calidad de esta sal (muy compensada por la gran variedad de elementos que la componen), un cuarto de litro será una buena cantidad de referencia, puesto que no representan una carga excesiva para nuestro organismo sus 9 gramos de excelente sal. Excepto que se tengan problemas renales o de hipertensión, en cuyo caso habría que empezar por cantidades menores y estar muy atento a las reacciones del organismo.
En cualquier caso, lo ideal es que el agua de mar desplace a cualquier sal que se consuma en la cocina, con lo cual se mantiene el equilibrio salino.

Medicina Complementaria, ley y agua de mar

Solo Nicaragua y Cuba se han dado cuenta que para ayudar a su pueblo tienen que ver la medicina y la salud como un pastel muy grande y que el permitir que el dinero, el poder y el contubernio hayan logrado que exista un monopolio real donde solo una parte del saber humano se haya impuesto, sin demostrar tener la capacidad de resolver todos o la mayoría de los problemas, y hasta lográndolo siendo solo una pequeña tajada, ocultando limitaciones y desconocimientos, que cada día desayudan más y se convierten en males tan graves o peores que los que dicen combatir.

Nicaragua, el país del gran Rubén Darío, en una medida inédita en Octubre del 2011 creo la “Ley 774 de Medicina Natural, Terapias Complementarias y Productos Naturales” (https://www.youtube.com/watch?v=4BsYaD8l6vw ), siendo el primer país a nivel mundial que reconoce que nadie es único dueño del conocimiento, de la vida y la salud, y que la vida llegó hasta aquí gracias a algunas de estas Terapias ahora legales, que tienen si acaso no poquitos cientos de años, sino millones con un conocimiento empírico de la naturaleza y sus leyes, que se va perdiendo ante prohibiciones y haciéndonos más pobres, sin saber que nos deparará el futuro y de qué tendremos que echar mano.

Es injusto que la cultura milenaria de la humanidad sea mutilada por centros de poderes, donde la salud se convierte en negocio y la efectividad se retrata en estadísticas que aun maquilladas exponen realidades.

Cuba hace unos meses aprobó una ley similar, aunque desde hace años, dada su falta de dinero y espíritu desarrollista, venían trabajando muy seriamente en ellas.  Luce que la nicaragüense es más amplia.

Las cúpulas dominicanas han estado muy ocupadas en sus afanes monetarios y de poder personal y partidario, para que estas nimiedades les quiten el sueño.

Acabo de ponerles un enlace arriba para que vean y oigan sobre esta ley y un pastel de salud mucho más amplio con la posibilidad de que los pueblos pobres dejen de morirse y ser explotados con medicamentos caros, peligrosos, inefectivos, con reacciones a veces peores que la misma enfermedad que tratan de controlar, raramente curar.

Verán lo que pasa en Haití, África y quien dice que no, en las zonas pobres de nuestro país, que comen galletas de lodo.  Mezcla de lodo, agua, aceite si se consigue, secadas y masticadas para llenar un estomago hambriento que no espera, con minerales, microbios y parásitos, que les hacen parecer gordos, y que se los comen por dentro, cuando están rodeados de mar, que tiene el agua más pura y desinfectada que existe, llena con los 121 minerales de la tabla periódica, con 8.4 pH, con los códigos de nuestra creación hace quizás unos 5,000 millones de años, que no daña sino cura y alimenta.  Los peces se nutren del mar y no tienen enfermedades y menos cáncer.

El agua de mar tiene unos 32 gramos de sales y minerales por litro.  Los fluidos de nuestro cuerpo unos 9-10 gramos por litro.   Todo microbio o desperdicio humano que cae al mar, son destruidos casi instantáneamente por algo que se llama presión osmosítica, que los seca y mata con cerca de 40 atmosferas de presión.  Si no fuera así los mares, nuestras letrinas por siglos, serían una inmensa olla de microbios y patógenos.

No es cierto que el tomar agua de mar tape los riñones, ni que está contaminada, ni que es dañina.  Nos bañamos y tragamos de ella, nos limpia los ojos, la nariz y la piel.    Solo debemos filtrarla como el agua de rio para eliminar arena y basura, que tampoco hacen daño.

Casi vivimos de vender sol y mar al turismo extranjero, no acostumbrado a nuestros patógenos.  Bañistas usan la cloaca de Güibia sin enfermar y el rio Isabela en su desembocadura es la gran piscina de los pobres.

En el aire que respiramos 18 veces por minuto, en cada aspiración entran a nuestros pulmones más de 90 millones de microbios, y aun seguimos vivos sin medicamentos.  No se dejen confundir, lean y razonen.

Fuente: http://www.7dias.com.do/opiniones/2016/02/22/i205724_medicina-complementaria-ley-agua-mar.html#.Vsr4ePnhCJE