El mar que nos abraza

LA FASCINACIÓN QUE EJERCEN LOS OCÉANOS SOBRE LA HUMANIDAD. POETAS, NOVELISTAS Y FILÓSOFOS ATRAÍDOS POR UN EXTRAÑO INFLUJO

El Mediterráneo como cuna de culturas, cuyas aguas bañaron civilizaciones tan gloriosas como la egipcia, la romana, la griega y la otomana

Por MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

ALFONSINA STORNI

“El río está dentro nuestro, el mar nos rodea por todas partes” dice T.S Eliot en uno de los más afinados poemas de “Cuatro Cuartetos”. Habla de un mar que abarca y abraza todo. De un mar lleno de voces que traen reminiscencias de la creación primitiva. Del mar como una patria a la cual se vuelve siempre.

El subyugado italiano Eugenio Montale dialogó con el Mediterráneo: “Antiguo/ estoy embriagado ´por la voz/ que brota de tus bocas/ cuando se abren como verdes campanas/ hacia atrás disolviéndose” ¿Cómo no escuchar allí el discurso de las olas?

VIRGINIA WOOLF

Distinto, muy distinto, salvo Alfonsina Storni y alguno más, el caso de los poetas argentinos que, tal como se dijo en esta columna hace tres meses, aparecen más apegados al río que al Atlántico que golpea nuestra costa. Las prosas y poemas de Borges, Barbieri, Juan L. Ortiz, Lugones, Pedroni, Mastronardi, Saer o Conti se detuvieron casi por completo, ensimismadas, en el Río de la Plata, el Uruguay, el Paraná o el Salado. De allí se sintieron, la mayoría de ellos.

En cambio, a nuestras tierras llegó como emigrado de España, prófugo del franquismo, el más marítimo de los poetas españoles, Rafael Alberti, que venía de escribir uno de sus más bellos poemas: “El mar. La mar./ El mar. ¡Sólo la mar!/ ¿Por qué me trajiste, padre,/ a la ciudad?/ ¿Por qué me desenterraste/del mar?/ En sueños, la marejada/ me tira del corazón./ Se lo quisiera llevar./ Padre, ¿por qué me trajiste/ acá?”. Alberti ve a la humanidad como emigrada de un mar original.

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

Desde siempre se sueña con una isla en el mar. Los antiguos y los contemporáneos

EUGENIO MONTALE

Desde siempre se sueña con una isla en el mar. Los antiguos y los contemporáneos viven sus vidas en perpetuo retorno a su isla de Itaca, como Ulises. Itaca es el reino perdido o buscado y acaso tienen razón los que suponen que, por esa causa metafísica, millones de hombres y mujeres se acercan abismados todos los días a la orilla de los océanos.

Otro oceánico poeta, el chileno Pablo Neruda, que muchos metros al pie de su escarpada Isla Negra veía la llegada eterna del Pacífico, escribió “Necesito del mar porque me enseña; / no sé si aprendo música o conciencia:/ no sé si es ola sola o ser profundo/ o sólo ronca voz o deslumbrante/ suposición de peces y navíos”.

Hace pocos días publicó Clarín un artículo del periodista Alberto Amato, sobre el retorno de los turistas: “Ahora que las vacaciones terminaron y el otoño es inapelable, empezamos a sentir nostalgias del mar. Es lo normal: fue nuestra primera casa, de allí venimos y tal vez hacia allí vayamos. El mar. Nos alimenta, nos canta, lo hace mejor que algunos ídolos de la canción, y su ritmo es de síncopa perfecta; el mar sabe, nos acuna, tolera nuestra melancolía y nuestros malos poemas; todo lo soporta, incluso que arrojemos en sus playas y en sus aguas el plástico de nuestras frustraciones”. Y cierra la nota: “Mar, nunca algo tan bello y tan grande se llamó tan corto”.

CENTRO DE CULTURA

Hay un mar dominante en la historia y se trata, claro, del Mediterráneo, que bañó con sus aguas al Imperio Romano, a Grecia, a Egipto, a la cultura judía y a la de los turcos, para irradiar desde su seno rayos filosóficos y artísticos hacia todos los continentes. José Ortega y Gasset, el pensador español que se había forjado en Alemania, escribió una vez que él mismo se consideraba “un canto rodado del Mediterráneo, pulido durante siglos por el riente mar y que se sintió una vez rozado por la quilla llena de uvas de la barca de Ulises”.

Barcelona pugna estos días, estimulada por el “gurú de las ciudades”, Toni Puig, para lograr que se la declare “capital cultural del Mediterráneo”. La explicación es sencilla, si consigue esa distinción podrá competir de igual a igual con París, Berlín o Nueva York, que son las mecas actuales de los conceptos y las formas.

El Mediterráneo pudo unir, más que separar. Cada cultura ribereña le dio un nombre propio: “Mare Nostrum”, mar nuestro, le llamaron los romanos; “Akdenis” (mar blanco” fue para los turcos; Gran mar (Yam Gadol), fue pdra los judíos; Gran Verde, le decían los antiguos egipcios y Mar Medio (Mittelmeer) los pueblos germanos. Pero le quedó el principal, “entre tierras” (Mediterráneo), porque eso fue y sigue siendo un facilitador de encuentros humanos, un puente para el comercio, la ciencia y la cultura. Mar testigo de civilizaciones tan gloriosas como la egipcia, romana, helénica y otomana.

Desde los remotos Tales de Mileto, Anaximandro,Pitágoras, Xenófanes, Diógenes de Apolonia, Herodoto, Hipócrates, Sócrates, Platón y Aristóteles (siglos VI, V y IV a. C.), que llenaron la historia con frutos de oro, hasta los autores actuales radicados en la cuenca del Mediterráneo, encandilados por la luz meridional, la filosofía, el arte y la ciencia siguió brillando. Ello más allá de la creciente y hoy decisiva importancia que fueron adquiriendo otras zonas del mundo, tanto en Europa o en el continente americano, así como, ahora, en Africa y Asia ´promotoras de un nuevo mundo expresivo.

LA ATRACCIÓN

No existe o, mejor dicho, cuesta encontrar cuál es el secreto de la atracción del mar. Dos poetas mujeres, separadas por distancias y tiempos, intentaron descifrarlo. La novelista inglesa y cada día más moderna, Virginia Woolf, autora entre otros libros de “Las olas” dijo una vez: “El mar resonará en mis oídos. Los pétalos blancos se oscurecerán con agua de mar, por un momento y luego se hundirán. Llevándome sobre las olas me echaré encima”.

Pero no fue un mar el que la llevó, sino un río cercano a su casa familiar en Inglaterra, al que se arrojó con un tapado cuyos bolsillos lleno de piedras, para que su cuerpo de ahogada no emergiera.

En cambio, ya se ha hablado aquí de esa suerte de monopolio dramático sobre el tema del mar que ejerció y aún ejerce Alfonsina Storni, iniciado en la plenitud de su obra mucho antes del final escrito a partir de una escollera de la playa La Perla.

“Oh mar, enorme mar, corazón fiero/ De ritmo desigual, corazón malo,/ Yo soy más blanda que ese pobre palo/ Que se pudre en tus ondas prisionero./ Oh mar, dame tu cólera tremenda,/ Yo me pasé la vida perdonando,/ Porque entendía, mar, yo me fui dando:/ «Piedad, piedad para el que más ofenda», escribió una Alfonsina premonitoria.

Los críticos dicen que este es el verdadero mar de Alfonsina: “Mírame aquí,/ pequeña, miserable, / Todo dolor me vence, todo sueño;/ Mar, dame, dame el inefable empeño/ de tornarme soberbia, inalcanzable./ Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza./ ¡Aire de mar!… ¡Oh, tempestad! ¡Oh enojo!/ Desdichada de mí, soy un abrojo,/ Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza./ Y el alma mía es como el mar, es eso,/ Ah, la ciudad la pudre y la equivoca;/ Pequeña vida que dolor provoca, / ¡Que pueda libertarme de su peso!”

Un viejo pescador huesudo, ignorante, logra lo que pocos: entender al mar. Así fue como Ernest Hemingway hizo que un hombre sencillo desentrañara todos los mensajes: “Miró por sobre el mar y se dio cuenta de cuan solo se encontraba”, sintetiza el autor de “El viejo y el mar”. Pero existe, claro, una multitud de escritores marítimos, como Melville, Stevenson, Jack London, el mismo García Márquez entre los últimos.

Alberto Manguel, actual director de la Biblioteca nacional, recordó hace poco que en España se editó recientemente una antología que, en sus 600 páginas, recopila a los que considera los mejores textos escritos sobre el mar en la literatura universal. Su autora es Marta Salis, madrileña de origen pero con su infancia alcanzada por la gravitación del ruidoso mar Cantábrico, que baña el norte de España y el suroeste de Francia.

No existe o, mejor dicho, cuesta encontrar cuál es el secreto de la atracción del mar

Dijo Manguel sobre esta obra: “La selección de textos que Salís propone en esta antología sobre este vasto tema no es “histórica”, en el sentido de verse obligada a retratar los pasos de Moisés, Ulises o Jasón, pero sí cronológica, e incluye no solo ficciones sino crónicas de aventuras auténticas que merecerían serlo. Así leemos de la nave que perdieron los marineros de Colón, de los piratas que acosaron la ciudad de Maracaibo, de una seudorrobinsonada contada por el inventor de la primera, Daniel Defoe, de los sufrimientos de esclavos como Olaudah Equiao y de los razonamientos de negreros como el capitán Hugh Crow, de aventuras más recientes como la del circunnavegador solitario Joshua Slocum (que, al parecer de Richard Ford, fue uno de los mejores escritores de lengua inglesa)”.

Alberti enseñó que la mayoría de seres humanos somos marineros en tierra y que el mar se lleva todo. ¿En dónde estará hoy nuestro padre? Shakespeare, en La Tempestad, ofrece una posible respuesta: “A cinco brazas de profundidad yace tu padre, / sus huesos hechos coral;/ son perlas los que fueron sus ojos./ Nada en él se ha descompuesto,/ aunque el mar lo transformó/ en algo rico y extraño./ Las ninfas, cada hora, tañen su campana”.

Fuente: https://www.eldia.com/nota/2018-4-8-9-37-35-el-mar-que-nos-abraza-septimo-dia

Anuncios

Agua de Mar al instante disolviendo un sobre en agua dulce.

Emoción mixta para el Dr. Angel Gracia y para mi. Un viejo proyecto de ambos que finalmente han materializado otros, enhorabuena para ellos y para la sociedad en general. Ya no es tan difícil transportar agua de mar: transportar sólidos en vez de líquidos facilita muchísimo la tarea.

precio: 1,10 €

http://winbi.net/

Cuáles son las propiedades curativas del agua de mar

Unos días de playa pueden ser suficientes para desenchufarse de la rutina. Pero además, el mar tiene muchos beneficios para la salud.

Cuando vamos de vacaciones o nos hacemos una escapada a la costa, disfrutamos de algún baño entre las olas, del descanso mirando el mar o de alguna caminata por la orilla. Pero quizá pocos conocen los beneficios del agua del mar para la salud.

La ciencia ha demostrado que la vida tiene una procedencia marina, de hecho, el agua de mar tiene una composición química muy parecida al plasma sanguíneo, por eso los expertos coinciden en que es muy beneficiosa para los seres vivos.

El emperador de China Fu-Shi, conocido como el padre de la medicina marina, fue el primero en considerar las virtudes medicinales del agua de mar. Hace más de cuatro mil años, Fu-Shi recomendaba consumir algas y beber el agua del mar para recuperar y conservar la salud.

A principios del siglo pasado, el investigador francés René Quinton descubrió que los componentes del agua marina eran los mismos que los que están en las células del cuerpo. Durante años se dedicó a investigar los beneficios del agua de mar para la salud, hasta que fundó los “Dispensarios marinos”, instituciones sanitarias donde se usaba agua de mar isotónica para curar diversas enfermedades, como el cólera, la tiroides, la desnutrición y los problemas de la piel.

El agua de mar tiene una composición diferente a la que se encuentra en espejos de agua dulce como ríos, lagos y lagunas. Ésta posee hasta los dos tercios de los elementos químicos naturales: hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, magnesio, sodio, potasio, yodo, calcio, hierro, fósforo, flúor y zinc, entre otros, que la convierten en una gran aliada para nuestra piel y el cuerpo en general.

Propiedades del agua de mar

– Antiséptico y antibiótico. Los diferentes componentes del agua marina hacen que dos de sus más importantes propiedades sean el efecto antiséptico y antibiótico, por lo que ayudará a la cicatrización y curación de cortes y heridas.

– Relajante muscular. El yodo favorece a la recuperación de ciertas lesiones, a la vez que flotar en el mar o nadar entre las olas relaja los músculos. Es ideal para los que están haciendo rehabilitación o tratamientos post operatorios.

– Trata enfermedades de la piel. El agua de mar actúa como exfoliante natural gracias a sus minerales. Es ideal para tratar enfermedades en la piel como la psoriasis ya que los lavados con agua marina ayudan a que las escamas características se desprendan y caigan solas. Lo mismo sucede en casos de alergias y eccemas, los minerales del agua pueden matar bacterias y microorganismos. Por otro lado, acelera la curación de la piel de manera más rápida y eficaz. También es beneficioso contra la picazón del cuero cabelludo.

– Alivia problemas respiratorios. Respirar la brisa marina y el agua salada ayuda a los pulmones a eliminar toxinas, por lo que está recomendado para personas que sufren algún problema respiratorio. También es favorable para curar catarros, resfríos y tos con flema. .

– Trata problemas reumáticos. Bañarse de forma regular en el mar es también beneficioso para personas que tengan problemas reumáticos. El agua del mar puede ayudar a reducir los intensos dolores que provocan la artritis o la artrosis.

– Calmante natural. Al contener magnesio, el agua de mar ayuda a calmarnos y a eliminar la ansiedad. Es por eso que pasar algunos días en la playa, en especial cuando no hay tanta gente o en los balnearios alejados de los centros urbanos, es una terapia que se recomienda para los que sufren de trastornos nerviososdepresión o estrés.

– Exfoliante. Caminar por la orilla del mar sobre la arena, además de ser un ejercicio y de aydra a despejar la mente, las olas y la textura de la arena masajean nuestros pies y exfolian los talones.

– Tratamiento para hígado y riñones. El agua de mar permite regenerar las células que se dañan por la cirrosis, por ejemplo. En esta enfermedad se acumula mucho líquido en el vientre y varios estudios demostraron que beber agua de mar puede ayudar a eliminarla. En los casos de personas con insuficiencia renal, el beber agua marina ayuda a combatir mareos, vómitos y problemas para orinar.

– Tratamiento contra el insomnio. A las personas que padecen de insomnio se les aconseja ir a la playa a pasar el día, caminar por la orilla del mar o simplemente quedarse frente a las olas respirando la brisa, cualquiera de esas opciones harán que la persona sienta más cansancio y pueda dormir durante la noche.

Son muchísimos los beneficios que ofrece el agua de mar para nuestra salud física y mental. Por eso, si no vivís cerca de la costa, no esperes a las vacaciones para poder disfrutar de un chapuzón, de un paseo por la orilla o simplemente respirar la brisa marina; una breve escapada a la playa te ayudará a renovar el aire y a sentirte mejor.

Fuente: https://tn.com.ar/salud/lo-ultimo/cuales-son-las-propiedades-curativas-del-agua-de-mar_847065

Esta bebida con agua de mar promete curarte la resaca en media hora

Para paliar los efectos de la resaca, nada mejor que esta bebida isotónica natural elaborada con agua del mar de Galicia. Su nombre es REFIX y permite que tu cuerpo recupere las sales minerales perdidas.

Las abuelas suelen decir aquello de “noches alegres, mañanas tristes”. Sin duda, la resaca no es plato de buen gusto para nadie, pero sí una consecuencia natural de la ingesta elevada de alcohol, que propicia que al día siguiente de una noche de farra te encuentres con malestar general, dolor de cabeza, alteraciones gástricas, estado anímico bajo o dolor muscular. 

Para combatir la resaca llega una propuesta pionera: la primera bebida isotónica natural, elaborada con agua del mar de Galicia bajo el sello de un biólogo, un diseñador gráfico y un ingeniero. Bautizada como REFIX, su formato es una pequeña botella de vidrio de 25 centilitros y su coste, de dos euros.

Raúl Álvarez, Lois Álvarez y Felipe Teixeira están detrás de esta singular creación anti-resaca, compuesta por agua de mar de la Costa da Morte, agua de un manantial de agua dulce de Lugo, zumo de limones frescos y estevia natural. Ya que el agua marítima posee, en una concentración más alta, las mismas sales minerales que el cuerpo humano, Refix rebaja la dosis para reemplazar aquellas que hemos eliminado debido al consumo de alcohol y que nos deshidratan.

Entre los beneficios de esta “milagrosa” bebida hallamos la hidratación, la recarga electrolítica de las células corporales, el equilibrio de la función enzimática, el impulso a la regeneración celular, la mejora para la piel o el mantenimiento del pH de la sangre en 7,40. No posee aditivos químicos ni azúcar. Gracias a ella, tu organismo se recupera rápidamente porque alcaliniza tus células.

Además de en su página web, esta bebida isotónica con agua de mar para curar la resaca está disponible en Amazon y en numerosas tiendas online gourmet, además de en restaurantes e instalaciones deportivas de diversos puntos del país. Sus creadores no usan plástico en el envase de Refix para apostar por la sostenibilidad medioambiental. Los envíos se realizan en cajas de cartón y solamente se emplean tintas negras para los logos.

Imagen | REFIX

Fuente | La Voz de Galicia

Agua de mar para limpiar la nariz del bebé. Todo lo que necesitas saber

agua de mar

A estas alturas del año es muy habitual que los pequeños cuenten con catarros e incluso con gripe. De ahí que tengan muchos mocos, se encuentren congestionados e incluso lleguen a tener rinitis. Si eso es lo que le sucede a tu bebé debes saber que le puedes limpiar la nariz de forma muy contundente y efectiva. ¿Cómo? Haciendo uso de lo que se conoce como agua de mar.

Sigue leyendo y descubrirás todo lo que necesitas saber al respecto.

El agua de mar

Lo primero que hay que tener claro es que el agua de mar es una solución estéril de cloruro sódico. Se consigue del mar mediante el proceso de filtración y se encuentra a la venta en farmacias, tanto en spray como en monodosis. En concreto, se halla compuesta de minerales, calcio, potasio, magnesio y demás oligoelementos.

Se puede emplear para realizar lavados nasales y no oculares. Es fundamental conocer que para poder hacer uso de este producto hay que tumbar al niño boca arriba y, con suavidad, girarle la cabeza hacia un lado. De esta manera, se aplicará el agua de mar sobre la fosa nasal que esté más cerca de la superficie sobre la que el pequeño descansa.

Tipos de agua de mar

De la misma manera, es interesante conocer que básicamente existen dos tipos diferentes de agua de mar para realizar la limpieza de la nariz del bebé:

  • Hipertónica, que cuenta con una concentración de cloruro sódico del 2,3 %. Está recomendada para llevar a cabo lavados nasales cuando haya rinitis o una gran congestión. Eso sí, se puede utilizar con bebés siempre que hayan cumplido un mes de vida al menos.

  • Isotónica, que tiene una concentración del citado elemento de solo 0,9 %. Se emplea de manera generalizada y habitual para realizar los citados lavados nasales. En su caso, se puede usar con bebés desde su primer día de vida.

Ventajas de utilizar el agua de mar

Si cada vez son más las personas que se decantan por proceder a limpiar las fosas nasales de sus hijos con este producto que nos ocupa es porque permite disfrutar de una larga lista de ventajas. En concreto, entre las más significativas podemos destacar algunas como las siguientes:

  • Facilita la expulsión de la mucosidad alojada en la nariz del menor porque primero la reblandece.

  • Si el pequeño sufre de congestión, el empleo del agua de mar se la aliviará prácticamente desde el primer momento.

  • Se considera que su uso regular permitirá, entre otras cosas, proteger a los niños de los catarros y patologías similares.

  • No menos relevante es que se establece que es un artículo realmente útil para prevenir enfermedades que afectan al sistema otorrinolaringológico como puede ser la otitis.

  • Humedece las fosas nasales y acaba con los problemas de sequedad.

  • Limpia la nariz también de todo tipo de polvo, bacterias, virus…

agua de mar
Acabar con la mucosidad

Otros datos de interés

Además de todo lo indicado, podemos subrayar otros aspectos relevantes del agua de mar como son los siguientes:

    • No tiene efectos secundarios de ningún tipo.

    • Bajo ningún concepto se aplicará el agua de mar tumbando la cabeza del bebé hacia atrás. Y no solo eso, además se vigilará que el producto le llegue a los ojos.

    • Los adultos e incluso las mujeres en estado o que estén dando el pecho también pueden hacer uso del agua de mar.

    • La rinitis, la bronquitis e incluso la sinusitis se pueden evitar empleando este producto para limpiar las fosas nasales del bebé.

    • Se puede utilizar a diario.

    • Asimismo, hay que establecer que, a la hora de limpiar la nariz del pequeño, es más efectiva que otros productos, entre los que se encuentra el suero fisiológico.

    • Para hacer utilización del agua de mar es importante que los padres sigan varios consejos. Nos estamos refiriendo a llevar a cabo esa medida cuando el niño esté tranquilo, realizarla en la cama o en el cambiador, sujetar bien al pequeño y aplicar el producto de manera rápida y efectiva. A todo eso hay que añadir que se considera que quizás la versión spray del mismo sea la más apropiada cuando se trata de pequeños. Y es que se evita excederse en la presión o fuerza.

  • Fuente: https://okdiario.com/bebes/2018/01/15/agua-mar-limpiar-nariz-bebe-1697324

Manual de supervivencia tras caer al agua en alta mar

Los expertos aconsejan mantener el calor corporal con ropa ceñida para frenar la hipotermia Es conveniente nadar poco y reservar fuerzas

Cayetano Ros/M. Bouiali 09.10.2017 | 00:37

 La visibilidad de un chubasquero blanco le vino muy bien a Sonia Mengod para ser rescatada el pasado sábado en aguas de Dénia tras pasar ocho horas flotando en alta mar. También llevar vestimenta ceñida, logrando un efecto de neopreno, le ayudó a evitar que el peor de los enemigos de estar tanto tiempo al albur de las aguas del mar, la hipotermia (disminución de la temperatura del cuerpo por debajo de lo normal), fuera mortal.

Pese a los 10 nudos de media, el pasado sábado en Dénia, el pequeño velero, de nombre «Oceánico», de 35 pies de eslora (tres pies y pico equivalen a un metro), fue embestido cuando iba de ceñida por una racha de unos 25 nudos que lo escoró hasta que las velas tocaron el mar. La embarcación, compuesta por seis navegantes, todas mujeres, se paró en seco. Tres de las tripulantes perdieron pie en la nave y cayeron al agua por la popa. La patrona, Conchi de Pedro, una profesional de la náutica con mucha experiencia, rescató a tres, pero Sonia Mengod no pudo ser recogida.

«Lo más importante es mantener la cabeza despejada, sin ponerse histéricos», explica Begoña Alday, directora de la Escola Municipal de Vela FDM-FVCV, «no ponerse a nadar, mover las piernas lo menos posible y flotar con el mínimo gasto de energía, a ser posible haciendo el muerto, aunque eso también depende de cómo esté el mar». El hecho de estar todavía entrando el otoño, lejos de los rigores del invierno, contribuyó a que sonia Mengod evitara el sábado una hipotermia aguda.

Sin temor a los tiburones

«Hay que mantener el calor en el cuerpo, no quitarse la ropa y, si es ajustada, mejor», añade Alday, quien despeja cualquier temor a un ataque por parte de los tiburones. «Esto no es el Caribe. Aquí los tiburones grandes son herbívoros, comen plancton; y los pequeños se asustan al ver a las personas».

Las caídas al agua son frecuentes en las regatas. Los regatistas reciben cursos para saber qué hacer en caso de accidente. Mengod, de hecho, había recibido uno recientemente en una escuela de vela de la federación valenciana, donde aprende, ya que tiene poca experiencia en navegación. No obstante, aunque «el accidente puede ocurrir siempre», la directora de la Escola apunta que la vela «no tiene accidentalidad, los niños se hacen daño cuando llegan a tierra, no en las embarcaciones», destaca, y no recuerda ningún caso similar al de la regatista.

Además, asegura que la maniobra que las tripulantes realizaban antes del suceso «era normal, no cometieron ninguna imprudencia», solo se vieron sorprendidas por una repentina fuerte racha de viento. «En el mar Mediterráneo pasa mucho, decimos que es un mar fastidioso; es impredecible, nunca sabes», asegura.

Cuando cae un tripulante, la tripulación debe enviar una señal de socorro a Salvamento Marítimo con indicaciones sobre la localización de la persona caída al agua: latitud, longitud, los grados, los minutos y los segundos. Es el Mayday, una señal de socorro, derivada del francés m’aider («ayudadme»), de la expresión completa venez m’aider («vengan a ayudarme»). Algunas fuentes apuntan a que quizás alguno de estos números no era correcto, lo que dificultó localizar a la mujer, aunque este dato no está confirmado.

Línea de vida

Para evitar el riesgo de la caída, los navegantes pueden usar el llamado línea de vida, un cinturón que va enganchado a través de un mosquetón a un cable de proa a popa. Es la única manera de amarrarse al barco. Solo es obligatorio por las noches y en condiciones meteorológicas muy adversas. Muy pocos lo usan, por incomodidad, salvo en viajes transoceánicos.

Desde Salvamento Marítimo hablan de rescate «milagroso» tras tantas horas de Sonia Mengod a la deriva. Además, afirman que «no existen palabras para describir la situación vivida por la superviviente». Begoña Alday, por su parte, afirma que la deportista ha demostrado tener «mucha sangre fría» y «agallas», además de serenidad para resistir a la situación.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/sucesos/2017/10/09/manual-supervivencia-caer-agua-alta/1944467.html

La primera cerveza negra elaborada con Agua de Mar

NEGRAMARINERA

Durante siglos, en los pueblos marineros de Europa existe

la tradición de acompañar las ostras y mariscos con cerveza negra, motivados por esa tradición,Mustache adopta ese maridaje perfecto y crea Negra Marinera.

La primera cerveza negra elaborada con agua de mar recogida y purificada por Sie7e Maresen las frías aguas de las Rías Baixas.

La receta se completa con seis variedades de malta de cebada, lúpulos nobles y pimienta roja de la Guayana Francesa. Doble fermentación, la segunda en botella, para una carbonatación natural.

5,3 % Vol. Alc.   25 IBUS

Fuente: https://www.mustachecerveza.com/colecci%C3%B3n/

Agua de mar: el sorprendente ingrediente con el que estos chefs mejoran sus platos

¿Cocinar con agua de mar? Por sorprendente que parezca, se hace. Y el resultado culinario es estupendo. El hecho de utilizarla en la cocina no es nuevo. Desde la antigüedad los pescadores guardaban sus capturas en agua marina. Así se limpiaban y además se mantenían en perfectas condiciones. Y luego cocinaban los productos con el mismo líquido.

Cocinar con agua de mar

Son muchos los cocineros que echan mano de el agua de mar para cocinar. Tal es el caso de Ferrán Adriá. “En El Bulli la utilizábamos para elaborar platos tradicionales. Por ejemplo para hacer el fumet de pescado. Y es que el pescado sabe más a pescado, el marisco sabe más a marisco. Cualquier cosa que se cocine con agua de mar tiene más sabor”. Puede resultar curioso, pero también se utiliza para hacer pizzas. El Chef Mauro Palomba, en su restaurante londinense, elabora la base de la pizza con este líquido. “La forma de cocinar proviene de los pescadores italianos. La masa queda más suave y menos crujiente. Es más ligera y fácil de digerir”.

Y si se utiliza para la masa de la pizza, ¿funciona también a la hora de elaborar pan? Pues en efecto, según la asociación de Pequeños Panaderos Afines, PEPA. “Los panes quedan más bonitos, mejora nutricionalmente el pan y produce una corteza especial y exquisita” afirma Beatriz Echeverría, copropietaria del madrileño El Horno de Babette y miembro de la asociación. Para su elaboración se requiere entre 600 y 700 ml de agua de mar por cada kilo de harina.

La descongelación perfecta

Al parecer la mejor forma de descongelar los alimentos es dejándolos en un recipiente con agua de mar. Sobre todo si se trata de mariscos o pescados: el proceso es más rápido y le aporta minerales. Esto se debe a que la salinidad del agua de mar mantiene la temperatura estable, sin enfriarse. Si no queremos dejar el producto sumergido, podemos utilizar el ‘Papel de mar’ o toallitas empapadas en agua de mar. Además sirven para envolver el pescado o marisco y conservarlo en la nevera. Evita los consabidos olores y proporciona más tiempo para consumirlos frescos: hasta 3 o 4 días.

Según la Fundación Aquamaris, “Los vegetales saben distintos si se sazonan con agua de mar, en el caso de una ensalada cruda. Para ello se utiliza un rociador, a modo de salero. También se pueden limpiar las hojas de lechuga con agua de mar: la ensalada será más limpia y rica, sin necesidad de añadir sal”.

Cerveza elaborada con agua de mar

Er Boquerón es la primera cerveza del mundo con agua de mar. Se somete a un doble proceso de fermentación y se fabrica a base de cuatro elementos: el agua, la malta de cebada, la levadura y el lúpulo. ¿Y con qué podemos acompañar una cerveza? Pues con patatas fritas. Sí, también hechas con agua de mar. “Hacen que disfrutemos del auténtico sabor de las patatas y le dan una textura crujiente difícil de olvidar” afirma el fabricante del producto.

¿Qué cantidad de agua de mar utilizar?

No todos los alimentos reaccionan igual al contacto con el agua de mar. Por ejemplo los hidratos de carbono absorben más el sabor salado que las legumbres. Salvo que sea para cocer mariscos, conviene diluirla con agua dulce. A continuación mostramos unas proporciones orientativas:

Alimento Agua de mar Agua dulce
Mariscos 100% 0%
Pescados 35% 65%
Patatas 35% 65%
Vegetales 30% 70%
Pollo 25% 75%
Pasta 25% 75%
Arroz 20% 80%
Pulpo 50% 50%

Coger agua de mar

Lógicamente podemos coger nuestra propia agua, siempre que tomemos ciertas precauciones. Evita tomarla de:

  • playas muy frecuentadas
  • la orilla
  • los días de oleaje o mar revuelto
  • las desembocaduras de ríos

Basta con adentrarse unos metros: que el agua le llegue a los hombros. Después sumergir la botella a la altura de las rodillas, es decir, al menos a medio metro de profundidad. El mejor sitio es en mar abierto y costa rocosa. Conviene guardarla en sitio fresco y sin luz. Y mejor en recipiente de cristal.

Comprar agua de mar

Si no tienes opción de coger tu propia agua puedes adquirirla. Aunque su elaboración parezca sencilla, requiere un proceso concienzudo. Las extracciones se realizan a más de 70 metros de la costa y a una profundidad de entre tres y cuatro metros. Después se pasa por una máquina procesadora con diferentes filtros. Hay varias empresas que comercializan agua de mar. Estas son algunas de ellas:

Agua de mar