Baterías que “beben” agua de mar, ¿propulsión sin límite para los robots submarinos?

Cuanto mayor es el radio de autonomía de un dron (robot aéreo), mayor es la cantidad de distintos tipos de misión que este puede llevar a cabo en los cielos. Ahora, la empresa Open Water Power (OWP), impulsada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Estados Unidos, pretende mejorar grandemente el alcance de los vehículos submarinos no tripulados, ayudándoles a desempeñarse mejor en una serie de aplicaciones bajo el mar, gracias al ingenio del equipo de Ian Salmon McKay.

OWP, comprada hace poco por la empresa L3 Technologies, ha desarrollado un sistema de energía novedoso de aluminio-agua, que es más seguro y más duradero que otras alternativas, y que multiplica por diez el alcance de esos robots submarinos, en comparación con lo máximo que ofrecen las baterías tradicionales de iones de litio, utilizadas para las mismas aplicaciones.

El nuevo sistema de abastecimiento de energía podría hallar una amplia gama de usos, incluyendo ayudar a los robots subacuáticos a sumergirse a mayor profundidad, durante periodos más largos de tiempo, en las simas oceánicas para explorar pecios de barcos, para cartografiar el fondo del océano, y para efectuar investigaciones. También podrían ser utilizados para la búsqueda de petróleo a gran distancia en el mar y para varias aplicaciones militares.

La mayoría de robots subacuáticos usan baterías basadas en el litio, las cuales tienen varios problemas. Para empezar, se sabe que pueden incendiarse, así que las baterías para estos vehículos no se pueden enviar por vía aérea. Además, como su densidad de energía es bastante limitada, dependen de barcos, con el coste que ello implica, que los acompañen por la zona donde se muevan, recargándoles las baterías cuando es necesario. Y estas últimas necesitan estar encerradas en recipientes presurizados de metal que también son caros. En resumen, duran bastante poco y son inseguras.

[Img #44563]

La batería de Open Water Power, que “bebe” agua marina para poder funcionar. Es más segura y barata, y multiplica por diez el rendimiento de las tradicionales baterías de iones de litio en los vehículos submarinos no tripulados. (Foto: Open Water Power)

En cambio, el sistema de energía de OWP es más seguro, más barato y más duradero. Consiste en aluminio aleado, un cátodo aleado con una combinación de elementos (principalmente níquel), y un electrolito alcalino que se encuentra situado entre los electrodos.

Cuando un robot submarino equipado con este sistema de energía es colocado en el océano, el agua marina se introduce en la batería, y se descompone en el cátodo en forma de aniones de hidróxido y gas hidrógeno. Los aniones de hidróxido interactúan con el ánodo de aluminio, creando hidróxido de aluminio y liberando electrones. Esos electrones regresan al cátodo, donando por el camino energía a un circuito y empezando nuevamente el ciclo. Tanto el hidróxido de aluminio como el gas hidrógeno son expulsados como residuo inocuo.

Los componentes son solo activados cuando se les inunda con agua. Cuando el ánodo de aluminio se corroe, puede ser reemplazado a bajo coste.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/not/24820/baterias-que-beben-agua-de-mar-propulsion-sin-limite-para-los-robots-submarinos-/

ESPAÑA: Agua salada como combustible, la revolución para el autoconsumo eléctrico

ESPAÑA: Agua salada como combustible, la revolución para el autoconsumo eléctrico

El Diario – Canarias Ahora / Agua y sal como combustible para generar electricidad. Así funciona la central iónica Volta, cuyo inventor, el grancanario Alberto Santana, espera que esté a la venta a partir de octubre. Se trata de un módulo iónico registrado en la  Oficina de Patentes Europeas y que se comercializará con tres modelos de 184, 368 y 735 MW de vida útil cada uno cuyos precios oscilarán desde 20.000 y 35.000 euros. Con estos generadores eléctricos, muy silenciosos y que ocupan 2,6 metros cuadrados, se podrán tener  7 kW por hora a un precio, incluyendo la amortización, de 5 céntimos de  euro por kW/h, mientras que sin amortización se situará en torno a los 0,02 euros por kW/h.

Según explica el creador, que destaca que ha sido certificado por Bureau Veritas, su generador eléctrico nació en el garaje de su casa, donde en los últimos dos años ha pasado varias madrugadas probando hasta lograr producir electricidad gracias a la cinética del agua pasando por un circuito cerrado compuesto por una serie de filtros y electrodos. En total, a pleno rendimiento, el agua salada puede servir para producir 168 kW por día, lo que asegura que daría para dar energía a una vivienda estándar con un consumo de 5 kW/h y además recargar un vehículo eléctrico, de forma que permitiría tener una electrolinera en la casa.

Tal como se recoge en la página web del producto , el módulo iónico genera electricidad a partir del principio de la electrólisis. Todo este proceso se desarrolla en el interior de las celdas, en una de las cuales se encuentra un ánodo de sacrificio donde se produce el proceso de corrosión y que es llamada celda generadora de electricidad. La particularidad de estas celdas es que permiten corregir la conducta de Tafel, principio por el que se rige la velocidad de las reacciones anódicas o catódicas de la electrólisis en la etapa de transferencia de carga, y que impediría por tanto el aprovechamiento de la energía generada en su interior a través de la corrosión gracias al empleo como medio único, del agua de mar o agua salina en proporciones del 0,4% por litro. De este modo, y de acuerdo a la Ley de Faraday, se logra en la celda generadora de electricidad un proceso de disolución más lento y controlado que al alcanzar una velocidad constante evita las caídas de tensión eléctrica propia de procesos electrolíticos.

ESPAÑA: Agua salada como combustible, la revolución para el autoconsumo eléctrico

Con Información de El Diario – Canarias Ahora

Fuente:  http://entornointeligente.com/articulo/10130927/ESPANA-Agua-salada-como-combustible-la-revolucion-para-el-autoconsumo-electrico

Alianzas empresariales para el desarrollo de productos con Agua de Mar

CREAN BLUE SEA LABORATORIES PARA DESARROLLAR PRODUCTOS CON AGUA DE MAR

Suavinex se alía con Mediterranea Experience para entrar en el sector de la dermocosmética

26/04/2017 – 

ALICANTE. La empresa alicantina Laboratorios Suavinex, líder española en el sector de la puericultura ligera, ha decidido dar un paso más en su estrategia de crecimiento y diversificar el negocio con su entrada en el sector de la dermocosmética y la salud bucodental. Para ello, se ha aliado con Grupo Mediterranea Experience, especializado en el desarrollo de productos con agua marina, para crear Blue Sea Laboratories.

Según han explicado fuentes de la firma, el capital social del nuevo proyecto empresarial ha sido aportado al 50% por los dos nuevos socios, que ya han iniciado la comercialización de dos de sus marcas propias: EBBE, una línea de productos sanitarios y dermocosméticos con agua de mar para el tratamiento sintomático de la dermatitis atópica y la psoriasis; y SEA4, una gama específica destinada a los odontólogos también con el agua marina como elemento diferenciador en sus formulaciones.

El nuevo laboratorio cuenta con unas instalaciones de 3.500 metros cuadrados para desarrollar sus nuevos productos, con una capacidad de producción de 4 millones de litros anuales para cremas, emulsiones y geles, y más de 1,5 millones de litros en colonias y perfumes. Estas nuevas instalaciones se encuentran localizadas en la misma central de Suavinex, en el polígono de Las Atalayas, en Alicante. Como ha contado Alicante Plaza, la firma ha ampliado recientemente dichas instalaciones.

Suavinex y Mediterranea Experience han situado al frente de la nueva aventura empresarial a Jorge Díaz-Crespo, que ocupó entre otros cargos el de consejero delegado en Inaer (hoy Babcock MCS Spain) antes de convertirse en consejero de la propia Suavinex. El nuevo CEO de Blue Sea Laboratories señala que “el agua de mar de Mediterranea, obtenida mediante un proceso patentado de microfiltración en frío, puede aprovecharse en ámbitos tan diferentes como la alimentación, la dermocosmética, la higiene bucodental o la nutrición deportiva, actividades todas ellas en las que Mediterranea Experience ya está presente en el mercado con productos naturales e innovadores”.

Blue Sea Laboratories no es la primera empresa alicantina que se dedica al desarrollo de productos basados en el agua de mar microfiltrada en frío. De hecho, Laboratorios Quinton acaba de cumplir dos décadas de presencia en la provincia dedicándose al mismo segmento, aunque en su caso el agua se obtiene del Golfo de Vizcaya, en base a la formulación original de los laboratorios franceses que adquirió Francisco Coll en 1996, y el desarrollo se centra en las aplicaciones dietéticas del producto. Blue Sea Laboratories, no obstante, tiene patentado su sistema de emulsión de agua de mar tanto en Europa como en Estados Unidos, según las mismas fuentes.

El director general corporativo de Grupo Suavinex, Juan Ramón García Gómez, señala que “continuamos con nuestra apuesta por ofrecer a los consumidores productos de alta calidad y novedosos en el mercado; uno de los principales pilares que nos atrajo para unirnos a la creación de Blue Sea Laboratories fue la elaboración con ingredientes naturales, como el agua de mar, algo pionero en el sector”. La firma alicantina espera trasladar a este nuevo proyecto “la confianza de millones de consumidores” con la que ya cuentan sus productos para el cuidado de los bebés.

Como ha contado Alicante Plaza, Laboratorios Suavinex superó en 2015 los 36 millones de euros de facturación, con un incremento del 17% respecto al año anterior, tras su entrada en Estados Unidos y Francia con sendas filiales, fruto del plan de internacionalización que puso en marcha hace una década. Con el fin de la ‘política del hijo único’ en China, la firma alicantina ha optado por abrir una delegación en Shanghai (a finales de 2016), dado que el gigante asiático copa ya el 15% de sus exportaciones, y ahora ultima la apertura de un centro de ocio familiar en Milán para ganar visibilidad en el mercado tradicional de su gran competidor europeo, la italiana Chicco.

Fuente: http://valenciaplaza.com/SuavinexsealaconMediterraneaExperienceparaentrarenelsectordeladermocosmtica

Baterías de agua de mar

Por Mauricio R. Santiesteban                                                             Instituto Tecnológico Superior de Xalapa

La omnipresencia de las baterías de iones de litio en smartphones y otros dispositivos recargables, hace que sea difícil pensar en reemplazarlas. Sin embargo, el aumento del precio del litio hace que cada vez sean más los equipos de investigación que trabajan en buscar una alternativa a esta tecnología.
El último avance en esta línea de trabajo ha sido publicado en la revista CS AppliedMaterials& Interfaces y se basa en el uso de uno de los recursos más abundantes y baratos del plantea: el agua de mar.
Son muchos los científicos que trabajan para conseguir baterías de sodio-ion eficientes en todo el planeta y esta nueva investigación con baterías de agua de mar confirma de nuevo que pueden existir alternativas al litio.
Hoy este metal se extrae de minas situadas, fundamentalmente, en Chile, Bolivia y Afganistán y en un futuro no muy lejano puede resultar escaso para dotar de energía al creciente número de dispositivos que formarán parte de nuestra vida cotidiana.
En su trabajo publicado en CS AppliedMaterials& Interfaces los investigadores Soo Min Hwang, Youngsik Kim y sus colegas han abordado retos, usando agua de mar como catolito, un electrolito y un cátodo combinados.
En las baterías, el electrolito es el componente que permite que una carga eléctrica fluya entre el cátodo (polo negativo) y el ánodo (polo positivo). Un flujo constante de agua de mar dentro y fuera de la batería proporciona los iones de sodio y el agua responsables de producir una carga. Las reacciones resultaban lentas; sin embargo, por lo que los investigadores se afanaron en encontrar una manera de acelerarlas.
Para su nueva batería, el equipo preparó un catalizador usando nanopartículas porosas de óxido de manganeso cobalto. Los poros crean una gran superficie para estimular las reacciones electroquímicas necesarias para producir una carga. Un electrodo de carbono sirvió como ánodo.
La batería resultante funcionó eficazmente durante 100 ciclos con una tensión de descarga media de aproximadamente 2,7 voltios. Esto es aún poco si se compara con los resultados alcanzados con baterías de litio, que pueden llegar a 3.6 a 4.0 voltios, pero esta investigación es un importante avance para cerrar esa brecha, según los investigadores.

Proyectan Hospital del Mar en Venezuela, ¡seguimos avanzando!

Proyectan hospital del mar y banco de osteosíntesis

Luis Rodríguez Gamero impulsa la exploración de otras alternativas de atención a la salud. La unificación de la prestación del servicio está en marcha.
Hacemos el análisis situacional de salud en cada zona para cuantificar el costo de atención y cuántos medicamentos tenemos para hacérselos llegar a las personas que sufren una enfermedad / Foto: YULIANNYS GONZÁLEZ | @Yuliaseret

Hacemos el análisis situacional de salud en cada zona para cuantificar el costo de atención y cuántos medicamentos tenemos para hacérselos llegar a las personas que sufren una enfermedad / Foto: YULIANNYS GONZÁLEZ | @Yuliaseret

4 Dic, 2016 | Un banco de osteosíntesis que proyectan instalar en el Hospital Manuel Antonio Narváez de Salamanca, municipio Arismendi, y un hospital del mar en Bahía de Plata, municipio Gómez, son dos de los proyectos que impulsa la autoridad única en Salud del estado Nueva Esparta.

Luis Rodríguez Gamero está consciente de que en la región hay un rezago en las intervenciones quirúrgicas, sobre todo en el área de traumatología, debido a la alta incidencia de accidentes de motorizados. “Son tantos que en el hospital Luis Ortega hay una sala que llamamos ‘la sala Bera’ (por esa popular marca de motos)”.

La autoridad regional de Salud señaló que el rezago quirúrgico tiene dos aristas relevantes. La primera es lo pertinente al acceso de los insumos médicos requeridos para las intervenciones y lo segundo tiene que ver con los denominados días-cama que requiere cada paciente para su recuperación una vez que es operado, porque no se pueden intervenir a los pacientes si no se tiene la cama para atenderlo durante su convalecencia.

-Estamos habilitando el hospital de Punta de Piedras y otros centros de la región para atender a los pacientes durante su recuperación.

La idea es que puedan ser operados en el Luis Ortega y luego trasladados a esos otros centros donde se pueda atender su rehabilitación.

Con respecto a la intervención a pacientes del área traumatológica, Rodríguez Gamero precisó que a ellos va dirigido -con el mismo criterio antes expuesto- el proyecto del banco de osteosíntesis que funcionaría en Salamanca, pero hay que resolver el problema de los insumos necesarios para esas intervenciones y para el diagnóstico, placas, prótesis y otros.

“Yo le dejo en sus manos esa pelota al gobernador Mata Figueroa y a la ministra de Salud, Luisana Melo, para que les den un empuje pues esos insumos los tenemos en cantidades importantes en la sede del sistema robotizado en Charallave. Yo los vi”.

Agua de mar

Otro de los proyectos del cual habló la Autoridad Única en Salud de Nueva Esparta durante su participación en el programa “Mar de Fondo”, que se trasmite a través de la plataforma digital de Sol de Margarita, es el del Hospital de mar, instalación que se ubicaría en la urbanización Bahía de Plata. Está fundamentada en el uso terapéutico del agua de mar.

-¿De verdad eso funciona, doctor?

-Sí, eso es muy interesante y funciona; es una experiencia mundial. En Nicaragua, en Guatemala, en Colombia, a nivel internacional hay cantidades de dispensarios marinos. Acá en Venezuela hay gente trabajando y recetando con agua de mar.

Refirió que con el fin de motorizarlo, el 14 de enero del año entrante está programada una reunión en Bahía de Plata con expertos de la talla de la toxicóloga María di Bernardo y José Alberto Martínez, director del Hospital del Mar de Ocumare, estado Aragua, donde participarán seguidores e impulsores de este y otros sistemas de medicina alternativa, como la cura mediante el arte y la cultura, que es un proyecto de Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología, entre ellos Mariela Contramaestre, directora general de este medio impreso.

Añadió que están en contacto con la alcaldesa del municipio Gómez, Yannelys Patiño, quien ha mostrado interés en este proyecto, así como un grupo de personas e instituciones en sintonía con estas propuestas, que no son nuevas, pero que ahora se recuperan.

Fuente: http://www.elsoldemargarita.com.ve/posts/post/id:180490/Proyectan-hospital-del-mar-y-banco-de-osteos%C3%ADntesis

Crean productos de limpieza a partir de sales de agua

Investigadores de la UNAM crearon cloro y sosa a partir de salmuera, que es la concentración de sales que se genera al desalinizar el agua de mar para uso potable

Ciudad de México. Investigadores de la UNAM crearon cloro y sosa a partir de salmuera, que es la concentración de sales que se genera al desalinizar el agua de mar para uso potable.

Después de purificar el agua, la salmuera, el ácido y limpiadores químicos quedan como remanentes y se regresan al mar, lo cual daña los corales y la vida del ecosistema acuático. “Nosotros evitamos ese daño al aprovechar la salmuera; con los cloruros formamos cloro que puede usarse para desinfectar y con el sodio hacemos sosa que se usa para limpiar el drenaje”, señaló la doctora en Ingeniería Ambiental Ana Elisa Silva Martínez.

Precisó que existen diversos procesos para desalinizar agua de mar, uno de ellos es el de ósmosis inversa que usa un filtro muy fino para separar los átomos de sodio y cloruros del agua, de tal manera que queda un líquido totalmente potable, pero las sales no desaparecen, se van en el agua residual en forma concentrada y en la mayoría de los métodos regresa al mar.

La doctora Silva Martínez, miembro de la Academia de Ingeniería de México detalló que para conseguir los productos de limpieza se realiza un proceso de electrólisis en el cual a la salmuera se le hace pasar una corriente eléctrica para separar el cloruro del hidróxido de sodio, este método genera un gas que al capturarlo se obtiene cloro y el líquido que se crea se convierte en sosa.

El desarrollo del Departamento de Ingeniería Sanitaria y Ambiental de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM requiere menos concentración de sales que los procesos actuales y al no regresar la salmuera al mar se evita que se modifique el pH del agua, dañen los corales y la vida del ecosistema acuático.

El proyecto es ideal para zonas turísticas como Cancún, Cozumel, Yucatán, Acapulco y la Península de Baja California ya que tienen una riqueza de especies marinas y alimentos que se ven afectados por las descarga de salmuera.

Desalinización con energía solar
Otra de las investigaciones desarrolladas por la doctora Ana Silva Martínez es un método sencillo y económico para desalinizar agua a partir de energía solar. Consiste en una caseta plástica tipo invernadero que capta y concentra la energía de los rayos del sol.

Además a partir de telas de algodón instaladas en la caseta se incrementa la producción y en un día se generan hasta cinco litros agua potable, un proyecto ideal para zonas rurales donde la energía es muy limitada. La salmuera generada en este proceso también puede procesarse para crear cloro o sosa.

Actualmente, el grupo de investigación trabaja en el segundo prototipo para incrementar la producción del líquido y buscan los métodos ideales para hacerlo más económico.

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/articulo/crean-productos-de-limpieza-partir-de-sales-de-agua

Agua de mar y energía solar: Así funciona la enorme granja de cultivo vegetal en el suelo árido de Australia

Fue instalada intencionalmente en un ambiente que es hostil para la agricultura, con el fin de demostrar que es posible cultivar y comercializar productos en estas condiciones y sin usar combustibles fósiles, pesticidas o incluso suelo fértil.

La producción de tomates es abundante y eficiente (c) Sundrop Farm

La producción de tomates es abundante y eficiente (c) Sundrop Farm

Australia inauguró la primera granja del mundo en pleno desierto, que funciona solamente con energía solar y agua de mar.

Sundrop Farm se construyó en una árida región cercana a Port Augusta, en el sur de Australia, y ha estado en construcción por seis años. El invernadero de 20 hectáreas funciona únicamente con tecnologías de energía solar y de agua de mar, y es el primer sistema de agricultura en su tipo, que está utilizando las energías renovables a este nivel.

Fue instalado intencionalmente en un ambiente que es hostil para la agricultura, con el fin de demostrar que es posible cultivar y comercializar productos en estas condiciones y sin usar combustibles fósiles, pesticidas o incluso suelo fértil.

“A través del establecimiento de nuestras instalaciones de alta tecnología en invernaderos, estamos impulsando soluciones para la producción de alimentos saludables (…) y promoviendo la viabilidad de la agricultura a largo plazo en regiones que enfrentan restricciones de agua y de suministros energéticos”, dice el director de Sundrop Farms, Steve Marafiote, en un comunicado.

La instalación está a pocos kilómetros de Spencer Gulf, desde donde bombea agua de mar y luego remueve la sal con su planta termal de desalinización. Luego la sal y los nutrientes se rescatan para ser comercializados o reutilizarse en fertilización de cultivos.

Las instalaciones de 200 millones de dólares son un ejemplo pionero en tecnología y recursos renovables al servicio del cultivo de vegetales (c) Sundrop Farm

La planta de desalinización funciona con la energía proveniente de una torre solar de 115 metros de alto con 23.000 espejos, que produce hasta 39 megavatios diarios. La torre también genera suficiente energía para alimentar los sistemas de cultivo y proveer de electricidad para calentar y enfiar el invernadero gigante.

Las 180.000 plantas de tomate crecen en cascarilla de coco, por lo que no es necesario usar tierra de cultivo. El sistema de ventilación usa agua marina para limpiar y esterilizar el aire, por lo que no se necesitan pesticidas. Todo esto suena demasiado bueno para ser cierto, pero hasta el momento las instalaciones han probado su viabilidad.

Sundrop Farm produce 15.000 toneladas de tomates al año, ya comenzó a vender sus productos en el supermercado australiano Coles y se prepara para abrir invernaderos en Portugal y Estados Unidos.

El proyecto es pionero en el uso de tecnologías usadas efectivamente en lugares que carecen de tierras arables, fuentes de agua fresca o redes eléctricas, sin embargo no es la única iniciativa innovadora en el campo de hacer brotar la agricultura en territorios inhóspitos; con granjas verticales flotantes y huertos urbanos subterráneos también se está intentando acercar el futuro de la seguridad de la alimentación global.

Con la realidad del cambio climático, la necesidad de usar fuentes renovables de energía, un futuro que probablemente incluye mayores sequías y tormentas y la disminución de la productividad en los cultivos, este tipo de proyectos refrescan nuestras posibilidades y motivan la búsqueda de nuevas soluciones para un futuro menos hostil.

https://player.vimeo.com/video/183859356

Fuente: http://www.elciudadano.cl/2016/10/13/331930/agua-de-mar-y-energia-solar-asi-funciona-la-enorme-granja-de-cultivo-vegetal-en-el-suelo-arido-de-australia2/

Este futurista invernadero funciona en el desierto tan sólo con agua de mar y sol

Las sequías y la falta de agua son un mal común en algunas zonas del planeta, y eso lleva a las hambrunas y a varios problemas relacionados. Para tratar de ponerle una solución, un grupo internacional de científicos se ha pasado los últimos seis años diseñando el proyecto Sundrop, un revolucionario y futurista sistema de agricultura.

Está situado en el desierto del sur de Australia, una zona inhóspita, seca y calurosa que hasta ahora estaba considerada estéril para cualquier tipo de agricultura. Entonces llegó el proyecto de las Granjas Sundrop, quecon sólo energía solar y agua marina han conseguido producir hasta 17.000 toneladas de tomates al año.

Este sistema de agricultura es único en su especie, ya que no necesita tierra, pesticidas, combustibles * fósiles ni agua dulce. El proyecto empezó en el año 2010 con un invernadero experimental cerca de la ciudad de Port Augusta, y tras los buenos resultados, en 2014 comenzó la construcción de otro invernadero de 20 hectáreas en la misma zona que se completó en este mismo 2016.

¿Cómo lo hacen?

El invernadero cuenta con un sistema que trae el agua del mar del Golfo de Spencer, a dos kilómetros de distancia. El agua pasa a una planta de desalinización que funciona con energía solar, y donde tras eliminar la sal se produce la suficiente agua dulce como para regar las 180.000 plantas de tomate situadas en el interior del invernadero.

La energía solar la produce una moderna torre de 150 metros de altura, que cuenta con 23.000 espejos apuntando hacia ella para dirigir los rayos del sol. En un día soleado, se pueden producir hasta 39 megavatios de energía, suficientes para alimentar la planta desalinizadora y los sistemas eléctricos para mantener la temperatura en el invernadero.

La zona es calurosa, por lo que el invernadero está lleno de cartones mojados con agua salada que mantienen las plantas lo suficientemente frescas como para permitirlas crecer. En invierno en cambio, un calefactor solar es el encargado de mantener una temperatura agradable. El agua marina también ayuda a limpiar y esterilizar el aire del invernadero, lo que hace que no haga falta ningún tipo de pesticida. Los tomates producidos ya han empezado a venderse en los mercados locales.

La infraestructura ha costado unos 200 millones de dólares, lo cual es un pequeño impedimento para poder expandir la idea. Además, debido a que en invierno aún no se ha conseguido obtener siempre la energía suficiente para mantener todo el sistema, el invernadero solar aún tiene cierta dependencia de los combustibles fósiles. En cualquier caso, estos son dos problemas que esperan subsanar a medio plazo.

El próximo paso de Sundrop es el de abrir tres nuevas plantas solares, una en Portugal, una en Estados Unidos y otra en Australia. También se están haciendo programas piloto de invernaderos de agua marina en las zonas desértica de Omar, Qatar, y en los Emiratos Árabes.

Los sentimientos respecto a este proyecto son varios. Por una parte, algunos de sus responsables ven en él el futuro de la agricultura en zonas desérticas, sobre todo según vaya avanzando el cambio climático. Mientras, otros profesores universitarios cuestionan la necesidad de construirlos en Australia para plantar unos tomates que pueden crecer perfectamente en otras zonas del país.

Fuente: http://www.xataka.com/ecologia-y-naturaleza/agua-marina-y-sol-es-lo-unico-que-necesita-esta-futurista-granja-para-funcionar-en-el-desierto

“Beneficios del agua de mar”, ¡vamos avanzando!

Si acabas de volver de pasar tus vacaciones en la playa y te sientes totalmente renovada, recargada de energía, notas que tu salud ha mejorado y hasta te ves más guapa, puede que no sea todo sólo cosa del descanso, el agua salada del mar está llena de propiedades súper beneficiosas para ti.

Hoy queremos hacer un repaso por todos aquellos beneficios que nos regala el agua marina. Puede que algunos los conozcas ya pero seguro que hay otros que te van a sorprender. Ya sea  directamente del mar o adaptada para el consumo, el agua salada es algo que deberías plantearte añadir a tu rutina diaria.

Trata varias enfermedades de la piel

El agua de mar está cargada de minerales como el calcio, el potasio y el magnesio, los cuales son ingredientes clave para una piel sana y cuidada. Este agua absorbe las toxinas de la piel, entre ellas la bacteria causante del acné, es seboregulador y limpia los poros, además trata las infecciones y acelera el proceso de regeneración de las células encargadas de la cicatrización. También, gracias al magnesio, es un tratamiento ideal para los eccemas. Su poder antimicrobiano y antiinflamatorio obstaculiza el desarrollo de las bacterias y hongos y a su vez alivia el picor

Es un eficaz enjuague bucal

Al ser un poderoso bactericida, el agua salada usada como enjuague bucal te ayudará a limpiar tus encías y mantener tu aliento fresco, combatiendo enfermedades como la gingivitis y la halitosis.  Y además aliviará el dolor y el empeoramiento de las aftas bucales.

Es muy buen exfoliante

El agua marina actúa también como un exfoliante, pero no uno cualquiera, ayuda a abrir los poros para una limpieza más profunda, además estimula la circulación de la sangre, oxigenando y purificando la piel.

Alivia dolores musculares

Al tomarnos un baño en el mar, el magnesio que contiene el agua salada es absorbido por la piel y sirve para poner en balance y regular nuestro organismo, en particular es muy beneficioso  para aliviar las molestias en el sistema nervioso y nuestra musculatura.

Consigue las auténticas ondas playeras

Si ansías esas ondas  deshechas playeras que tan a la última están y parece que no hay manera de conseguir reproducirlas con tu plancha de pelo, te contamos un secreto, las mejores ondas son aquellas hechas con el agua de mar. Sí, como lo oyes, el simple hecho de mojarse el cabello en el mar y dejarlo secar solo hará que consigas el peinado de moda.

Benefíciate también por dentro

Al contrario de lo que puedas pensar, beber agua salada, especialmente adaptada para el consumo, puede ser muy bueno para tu organismo:

    • Hidratación –  Cuando bebemos agua dulce es mucho más difícil para nuestro organismo saber cuando hemos bebido el agua suficiente  necesaria cada día, y pasarnos es tan malo como quedarnos cortos. Beber agua con sal puede ayudarnos a hidratarnos correctamente, ya que su concentración de minerales regula la absorción del agua que necesitamos.
    • Digestión – El agua salada actúa ayudando en cada paso de nuestra digestión, empieza activando nuestras glándulas salivares, ayuda a digerir la comida en el estómago y hace que nuestro hígado e intestinos funcionen mejor.
    • Desintoxicación – Gracias a sus numerosos minerales y su poder bactericida, beber el agua salada te ayudará a desintoxicar tu organismo, drenándolo de las toxinas y bacterias perjudiciales para ti.
    • Descanso – La sal tiene un poder calmante sobre el sistema nervioso, reduce la secreción de la adrenalina y  el cortisol, que son los principales causantes de la aparición de la ansiedad y el estrés. Así que de esta manera podrás dormir mejor y descansar más.

Fuente: http://www.bezzia.com/beneficios-del-agua-de-mar-2/