Boeing quiere producir biocarburantes de plantas del desierto y agua marina

El fabricante estadounidense de aviones Boeing anunció este miércoles que está trabajando en la producción de biocarburantes de plantas del desierto regadas con agua salada.

Boeing y sus socios en Emiratos Árabes Unidos “han constatado que plantas del desierto alimentadas con agua de mar pueden producir biocarburantes con una eficacia superior a otras materias primas”, explica el fabricante en un comunicado.

“Estas plantas, llamadas ‘halófitas’ y utilizadas como fuente de carburante renovable para la aviación y otros vehículos, son todavía más prometedoras de lo que imaginamos”, declara Alejandro Ríos, director de Bioenergy Research Consortium (SBRC).

El consorcio va a poner a prueba estos hallazgos en el marco de un proyecto que podría concluir con el cultivo de plantas para biocarburantes en los países áridos, dice el comunicado.

Financiado por Boeing, la compañía aérea de Abu Dabi Etihad Airways y el fabricante de equipos Honeywell, el SBRC trabaja en el desarrollo y la comercialización de biocarburantes aeronáuticos sostenibles, cuya producción de dióxido de carbono (CO2) es entre el 50% y 80% inferior a la de combustibles fósiles en el conjunto de su ciclo de vida.

La Organización Internacional para la Aviación Civil (OACI), con sede en Montréal, tiene conocimiento de al menos 300 proyectos en el mundo que tratan de producir biomasa duradera, sin que afecte a los cultivos de alimentos o a los bosques, como fue el caso de los primeros biocarburantes procedentes de la caña de azúcar o el girasol.

En el mundo entero, los investigadores se han propuesto producir biomasa con plantas que crecen en suelos difíciles, como el eucalipto, algas o la jatropha, de la familia de las Euforbiáceas.

Fuente: http://panorama.com.ve/portal/app/push/noticia96140.php

Anuncios

PREGUNTAS MAS FRECUENTES (FAQ) DE LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR

Por Carlos G. Dreyfus

1044754_474802115950077_240458801_n

Despues de ver a una gran cantidad de personas que, interesadas en los Beneficios del
Agua de Mar, preguntan a los mas avesados por sus dudas e inquietudes, me permito
compartir con ustedes estas preguntas/respuestas, sin pretender ser una autoridad en el
tema ni decir la última palabra. Si hay algún error, que lo debe haber, pido disculpas y
sugiero comentarlo para beneficio de nuestra comunidad.

¿Como tomar Agua de Mar?
R/ el ADM (agua de mar) tiene 35 gm. de sales minerales por litro de agua. Esta es una
concentración mayor que la que puede soportar nuestro organismo. Se puede tomar así,
pero la carga de minerales es muy grande para la mayoría de las personas. Por ello
debemos beberla en forma ISOTONICA ( iso = igual concentración de sales que dentro de
la célula). Esto es 9 gramos de sales por litro. Para ello la diluimos con agua dulce o con
otra bebida natural. La proporción recomendada es 1 porción de ADM por 3 porciones de
agua. Con esta proporción obtenemos una bebida isotónica que no nos producirá ninguna
reacción adversa. Si queremos mejorar la experiencia, podemos agregarle el jugo de un
limón o algún jugo de frutas.

¿Porque tomar Agua de Mar?.
El Agua de Mar tiene todos los elementos de la tabla periódica. Gracias a la Biocenosis
del mar, están biodisponibles. Los microorganismos, el fito plancton y el zooplancton los
ponen en posibilidad de ser provechados por nuestro organismo; de la misma manera que
los vegetales poseen los nutrientes necesarios para la vida de todos los animales, gracias
a la transformación de los minerales y materia orgánica del suelo por los microorganismos
presentes en él.

¿Está contaminada el ADM?
R/ El ADM no se puede contaminar por patógenos de origen terrestre debido al fenómeno
de la OSMOSIS. La osmosis es el fenómeno físico por medio del cual, si se tienen dos
fluidos de diferente concentración de sales separados por una membrana permeable, el
agua viajará desde la de menor hacia la de mayor concentración.
Si una bacteria, virus u hongo de origen terrestre caen en el mar, por acción de la
osmosis, se deshidratará y se desactivará. Esto garantiza que el ADM no se puede
contaminar. La osmosis toma su tiempo para actuar. En los lugares puntuales donde se
depositan desechos de origen terrestre, no es recomendable tomar agua. Lo correcto es
buscar lugares donde garanticemos que la osmosis ha tenido suficiente tiempo para
actuar.

Otro tema a tomar en cuenta es el de la polución. Ésta es la suciedad que vertimos al
mar, la basura que llevan los rios, los detergentes, los químicos que salen de nuestras
fabricas y que vertimos a los rios y estos al mar. La polución no es contaminación, son
materiales inertes que de alguna forma afectan la calidad del agua.
El mar tiene una maravillosa cantidad de vida en sus entrañas. Es la biocenosis. Son los
miles de millones de microorganismos que juntos atacan estas sustancias y las
desactivan. En una gota de agua hay miles de millones de virus y bacterias asi como
algas y animales y muchos otros elementos más. Así como la biocenosis del suelo
descomponen los elementos de éste y los hacen disponibles para las plantas para ser
absorbidos luego por los animales que nos alimentamos de ellas, así la biocenosis del
mar procesa todas las sustancias que le lanzamos y las convierten en elementos
biodisponibles para nosotros y para toda la fauna y flora terrestre.

¿Y que de los metales pesados?.
R/ Los metales pesados, así como todos los elementos de la tabla periódica se
encuentran presentes en el ADM. También están en la atmósfera, en el aire que
respiramos, en el agua que bebemos, en los alimentos que consumimos. Éstos en mayor
o menor grado son necesarios para el correcto desenvolvimiento de nuestras funciones
celulares. De nuevo entra en función la biocenosis del mar. Por su acción todos estos
elementos se convierten en biodisponibles.

El Dr. Angel Gracia, en su libro La dieta del Delfín, pagina 130, dice:
“Metales pesados, Perricone y quelación. Cuando Nicholas Perricone menciona en su
libro “Health, Beauty and Longevity” los temas del <<material radioactivo y los metales
pesados>> que el agua de mar es capaz de inactivar, en realidad, no explica a qué se
debe, aunque apunta a que los químicos del fitoplancton son capaces de hacer la tarea de
la dequelación.”

Soy Hipertenso. Como afecta mi presión arterial?
R/ Según estudios y experiencias médicas de personas que consumen agua de mar, la
presión arterial no se afecta por éste. Lo que afecta la presión arterial es el consumo de
cloruro de sodio o sal común. En el ADM no hay sal común, lo que hay son los elementos
de la tabla periódica en forma de iones. La mayor cantidad de estos son los iones de
cloro así como iones de sodio, de magnesio, de potasio, de calcio y todos los otros
elementos. Cuando se evapora el agua del ADM, éstos iones se asocian entre ellos y
forman las diferentes sales que conforman la sal marina; cloruro de sodio, cloruro de
calcio, cloruro de magnesio, cloruro de potasio y un sin fin de sales más.
La sal común es el producto de un proceso de refinado y blanqueado de la sal marina
donde le son extraídos todos estos elementos dejando solo cloruro de sodio puro.
Mientras la sal marina es alimento natural, la sal común es un veneno que mata,
lentamente pero mata.

El Dr. Angel Gracia, en su libro La dieta del Delfín, pagina 124, dice:
“El agua de mar que mantiene su “sabor salado” por el sodio, tiene efectos
diuréticos y laxantes, gracias a los coloides disueltos en ella que estimulan la diuresis y
facilitan la defecación. Lo que beneficia a las personas con hipertensión, la mayoría de
las cuales ,además, padecen de obesidad, ya que alivia la sobrecarga de líquidos que
son eliminados con mayor facilidad.”

¿Como la guardo?
R/ No se necesitan procedimientos especiales para almacenarla. Así como en su estado
natural está al aire libre como la ha estado por los últimos millones de años sin dañarse,
así la podemos guardar en nuestra casa si preocuparnos por su caducidad. La única
recomendación sería de guardarla en un lugar alejado de la luz del sol directa, ya que
ésta podría acelerar el crecimiento de algas, lo que tampoco invalidaría su uso.

¿Cuanto tiempo dura?
R/ No tiene fecha de caducidad. Tiene algunos millones de años en estado salvaje y no
debe preocuparnos que se nos corrompa. Solo debemos tener el cuidado cuando la
colectamos que no tenga mucha materia orgánica en suspensión porque esta podría
descomponerse y darle un mal aspecto, lo que tampoco debería preocuparnos.

¿Como la obtengo?
R/ Se puede recoger en cualquier playa o lugar que esté apta para el baño. La técnica es
muy sencilla: Se introduce el recipiente tapado hasta la altura de las rodillas. Una vez allí
se destapa y se le permite entrar el agua de medio nivel. Las grasas y aecites son menos
pesados que el agua, por lo que se encuentran en la superficie. En el fondo se hallan los
sedimentos y las arenas. A nivel medio se encuentra limpia y apta para beber.

¿Daña los riñones?
R/ El ADM es diurética. Al ingerirla isotónica entra en perfecta armonía con nuestro
organismo.

El Dr. Angel Gracia, en su libro La dieta del Delfín, pagina 124, dice:
“En 1911 Vincent descubrió que el nefrón, la unidad renal encargada de depurar
la sangre (cada riñón tiene un millón de nefrones) funciona como una bomba de
contraósmosis en la que son imprescindibles cantidades de agua y de elementos
coloidales en las cantidades óptimas biodisponibles que suministra el agua de mar
hipertónica.”

¿Me causará deshidratación?
R/ El ADM ingerida en forma isotónica no solo no nos deshidratará, sino que por el
contrario contribuirá a una hidratación natural y equilibrada. No solo ingerimos agua sino
todos los minerales que hemos perdido durante el ejercicio y las actividades diarias. El
organismo es capaz de hidratarse más eficientemente que si solo tomaramos agua. Es la
bebida isotónica perfecta. Nuestras células están rodeadas por Agua de Mar.

¿Me dará diarrea?
R/ La defecación líquida que se presenta al inicio de la práctica de tomar ADM es una
depuración intestinal beneficiosa. En ningún momento es una diarrea infecciosa. Ésta
desaparece una vez el organismo se acostumbra a los nuevos niveles de ingesta de sal
saludable.

¿Cura alguna enfermedad?
R/ El ADM no es una panacea. No cura ninguna enfermedad que se haya vuelto crónica.
La característica principal es que es el nutriente celular perfecto. Las células al estar
correctamente nutridas son capaces de efectuar su labor de autoreparación de la mejor
manera posible.

¿Hay contra indicaciones?
R/ Ninguna. Al ser un elemento eminentemente natural es perfectamente asimilada por
nuestro organismo. La única recomendación, como en todo, es evitar el abuso.

¿Que cantidad se recomienda al día?
R/ Se recomienda no ingerir más de 1/2 litro de ADM hipertónica al día. Esto sería
equivalente a 2 litros de ADM isotónica 1×3. Menos de esto es decisión de cada quien.
Recordemos que al no ser producto químico no debemos temer de una sobredósis.
Escuchemos a nuestro cuerpo. Él nos dirá cual es la dosis mejor para nosotros.

¿Otros usos?
R/ El ADM tiene multiples usos, además de ser una bebida ideal:
• Descongestionante de las vías respiratorias.
• Desinfectante por su capacidad antibiótica.
• Hidratante de la piel,
• Ideal para enjuagues bucales
• buena para panadería,
• en la mesa para condimentar ensaladas
• para hacer paellas,
• para cocinar pastas
• para hacer sopas
• para lavar o descogelar pescados
• para lavar verduras y frutas
• para obtener sal marina, la flor de las sales
• para cocinar mariscos.

¿Donde Obtengo más información?
R/ existen muchos sitios y videos con información valiosa de los beneficios del Agua de
Mar:

http://www.aquamaris.org/consejos-practicos/
http://www.solucionesnaturales.es/sintesis-sobre-el-agua-de-mar/
http://m.taringa.net/post/salud_bienestar/Beneficios_al_tomar_agua_de_mar-9705129.htm
http://m.taringa.net/post/ciencia_educacion/Rene_Quinton_un_sabio_en_el_olvi-
16799950.htm
http://m.taringa.net/post/salud_bienestar/Agua_de_mar_Usos_curativos__Part-
16888117.htm

https://elaguademar.wordpress.com/2013/07/04/minerales-y-agua-de-mar/
http://eltuboadventista.com/mobile/watch_video.php?v=12NG867RURG4
http://www.comserpro.com/temasyarticulos/salesmm.php
http://www.aquamaris.org/consejos-practicos/
http://m.taringa.net/post/salud_bienestar/Beneficios_al_tomar_agua_de_mar-9705129.htm

http://joseppamies.wordpress.com/2013/07/04/recomendaciones-para-personas-concancer/
http://joseppamies.wordpress.com/2013/07/08/el-agua-de-mar-revoluciona-nicaragua-ydesenmascara-
los-intereses-farmaceuticos/
https://elaguademar.wordpress.com/2013/07/28/la-verdad-sobre-sal-es-beneficiosa-paratu-
salud-o-te-esta-matando/
https://elaguademar.wordpress.com/2013/07/28/la-sal-del-himalaya-fuente-de-vida/
http://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=FQzFqLUpMmU&desktop_uri=
%2Fwatch%3Fv%3DFQzFqLUpMmU%26feature%3Dyoutu.be
http://www.doylet.org/aguaDeMar/
http://atodounpoco.blogspot.com/2011/08/el-agua-de-mar-y-el-cuerpo-humano.html?m=1
http://www.doylet.org/aguaDeMar/#tope
http://m.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=wzWIzhkCOVI&desktop_uri=%2Fwatch
%3Fv%3DwzWIzhkCOVI%26feature%3Dyoutu.be

RECOMENDACION FINAL
Investigue la HOJA DE RUTA DE LA SALUD: SOL, EJERCICIOS, ALIMENTACION ALCALINA Y AGUA DE MAR.
Panamá, 14 de octubre de 2013

La dulce revolución y el agua de mar, por Josep Pámies y Miguel Celades

“LA DULCE REVOLUCION” – Josep Pamies
“AGUA DE MAR: EL MANÁ DEL PLANETA” — Miguel Celades
en el XVII Encuentro de la Red Ibérica de Luz los días 6, 7 y 8 de diciembre de 2013 en Begués, Barcelona

—————————————-­———
—————————————-­———
http://www.redibericadeluz.org/
http://www.mindalia.com – La Red Social de Ayuda a través del Pensamiento
Los videos de esta y otras conferencias y entrevistas de interés en http://ww.mindaliatelevision.com
http://www.circulosdeayuda.com
Puedes escuchar este y otros audios en http://mindaliacomradio.ivoox.com

Tiburones de agua dulce desovaban en el mar hace 310 millones de años

tiburones

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) –

   Como los salmones pero a la inversa, los tiburones ‘Bandringa’ de hocico largo se marcharon río abajo desde los pantanos de agua dulce hacia una costa tropical para desovar hace 310 millones de años, dejando tras de sí la evidencia fósil de uno de los viveros de tiburones más antiguos que se conocen.

   Esa es la conclusión a la que llegan el paleontólogo de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, Lauren Sallan y su colega Michael Coates, de la Universidad de Chicago, también en Estados Unidos, que analizaron todas las muestras conocidas de ‘Bandringa’, un depredador que se alimentan en el fondo del agua y que vivía en un antiguo sistema del delta del río que cruzaba lo que hoy es el ‘Upper Midwest’ de Estados Unidos.

Los nuevos hallazgos, que se publican en la edición digital de este martes de ‘Journal of Vertebrate Paleontology’, marcan el primer ejemplo conocido de migración de tiburón, un comportamiento que persiste en la actualidad entre algunas especies, como los tiburones tigre en Hawai.

Los fósiles de ‘Bandringa’, según han reinterpretado Sallan y Coates, también revelan el único ejemplo conocido de una migración de tiburón de agua dulce a salada, así como el primer ejemplo de un vivero de tiburones donde se conservaban casos de huevo fosilizados y tiburones juveniles en los mismos sedimentos.

“Esto empuja la conducta migratoria de los tiburones más atrás”, señala Sallan, profesor asistente en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la UM. “Estos tiburones se criaron en el océano abierto y pasaron el resto de su vida en agua dulce. No se conoce que ningún tiburón vivo hoy haga eso”, añade.

Es probable que el extinto ‘Bandringa’ sea uno de los primeros parientes cercanos de los tiburones modernos. Se parecía a los peces sierra de hoy en día y peces espátula, con un hocico de hasta la mitad de su longitud corporal. Los más jóvenes midieron entre de 4 a 6 pulgadas de largo (de 10,16 a 15,24 centímetros) y se convirtieron en adultos de hasta diez pies (3,05 metros).

‘Bandringa’ fue descubierto en 1969 y pronto se convirtió en uno de los fósiles más preciados de los depósitos de Mazon Creek, muy conocidos en el norte de Illinois. Hasta ahora, los investigadores creían que el género ‘Bandringa’ contenía dos especies, una que vive en los pantanos de agua dulce y ríos y otra que habita en el océano poco profundo.

Pero después de reevaluar los fósiles de 24 individuos, incluyendo “pellejos” de látex de la piel escamosa de ‘Bandringa’, Sallan y Coates concluyeron que ‘Bandringa’ era una sola especie que vivió en varias ocasiones durante su vida útil, en agua dulce, salobre y agua salada.

Las diferencias físicas entre las dos supuestas especies se debieron a diferentes procesos de conservación en los lugares marinos y de agua dulce, según concluyen los investigadores. Las zonas de agua dulce tienden a conservar los huesos y los cartílagos y los yacimientos marinos preservan los tejidos blandos.

Mediante la combinación de conjuntos de datos complementarios de ambos tipos de yacimientos fósiles y la reclasificación de ‘Bandringa’ como una sola especie, Sallan y Coates tuvieron una imagen mucho más completa de la anatomía del extinto tiburón y descubrieron varias características no conocidas previamente.

Entre ellas, están unas mandíbulas dirigidas hacia abajo, ideales para la alimentación del fondo; espinas como agujas en la cabeza y las mejillas, y un complejo conjunto de órganos de los sentidos (electrorreceptores y mecanorreceptores) tanto en el hocico como en el cuerpo, idóneo para la detección de presas en agua turbia.

Los tiburones adultos ‘Bandringa’ vivían exclusivamente en los pantanos de agua dulce y ríos, según Sallan y Coates. Las hembras, aparentemente, viajaron río abajo hasta una costa tropical para poner sus huevos en aguas marinas poco profundas, una versión inversa de la migración del salmón de hoy en día en el arroyo. En ese momento, la línea de costa del supercontinente Pangea iba en diagonal entre el agua dulce de Mazon Creek y los espacios marinos.

Todos los fósiles ‘Bandringa’ de los sitios marinos Mazon Creek son menores y que fueron encontrados junto a cáscaras de huevos, cápsulas protectoras que encierran los huevos de la siguiente generación, que pertenece a una especie  temprana de tiburón. Sólo se han encontrado fósiles adultos ‘Bandringa’ en lugares de agua dulce, incluyendo varios en Ohio y Pennsylvania.

Sallan y Coates consideran que los tiburones juveniles ‘Bandringa’ nacieron de huevos de Mazon Creek y que los depósitos de los sitios marinos representan un vivero de tiburones donde las hembras desovaron y luego partieron, regresando corriente arriba a ríos de agua dulce y pantanos.

Fuente: http://www.europapress.es/ciencia/noticia-tiburones-agua-dulce-desovavan-mar-hace-310-millones-anos-20140107190656.html

Erase una vez la playa…

Antes de ser nuestro destino favorito de vacaciones, fue un lugar temido y poco visitado. Sólo la medicina y su tesis sobre los beneficios del mar en la salud lograron vencer el miedo. Este es el relato histórico de ese cambio.

Hubo una época en que el verano en las playas parecía invierno. La costa estaba vacía. No había niños jugando en la arena, ni personas caminando. De gente bañándose, ni hablar. En la Edad Media, la playa, pero sobre todo el mar, representaba más defectos que virtudes: se le temía y repudiaba. Habían quedado muy atrás las prácticas típicas de los romanos, quienes usaron las zonas costeras como lugar de sanación, de ejercicio, disfrute y sensualidad.

Lena Lencek, profesora de Humanidades del Reed College, en Oregon (EE.UU.), y coautora del libro La playa: una historia del paraíso en la Tierra, cuenta a Tendencias que cuando se desintegró la cultura romana del hedonismo y se reemplazó por la cultura ascética de la cristiandad, se hizo más fuerte la idea de que los placeres del cuerpo había que aplacarlos. Y, precisamente, por el mismo legado de los romanos, durante siglos la costa se consideró un lugar que promovía la promiscuidad y el mal.

De hecho, durante el siglo XVI si a los estudiantes de la U. de Cambridge (Inglaterra) se los sorprendía bañándose en el mar, la primera vez se los azotaba y a la segunda eran expulsados. “Se pensaba que un estudiante no podía tener distracciones hedonistas. Eran consideradas inmorales y propias de las clases incultas”, dice Eduardo Téllez, profesor de la U. de Chile y director del Centro de Estudios Históricos de la U. Bernardo O’Higgins.

¿Cómo fue entonces que la playa se convirtió en el destino favorito en vacaciones? La ciencia aportó su grano de arena. Todo partió alrededor del siglo XVIII, cuando se popularizó y extendió la tesis de que el mar tenía más virtudes que defectos: era beneficioso para la salud y la cura contra muchos males.

REMEDIO MARINO

“Cada tratamiento (para las enfermedades de las glándulas) debe terminar con un baño frío de mar… Esto conduce de gran manera a una cura perfecta”, escribió en 1750 el doctor inglés Richard Russell, uno de los médicos que instaló la idea de los beneficios del baño marino. Tuberculosis,  problemas en las glándulas, tumores, inflamaciones, artritis, catarros,  dolor corporal, problemas respiratorios, gota, depresión, sífilis, lepra. Incluso la melancolía y la histeria se podían tratar con el agua de mar.

En el siglo XVIII, la idea de prescribir el mar como cura de cualquier enfermedad se masificó. Fue tanto que, según la investigación de Téllez, el libro de Russell se agotó en un año, algo peculiar para la época. Y lo mismo pasó con su segunda, tercera y cuarta edición.

Claro, la hipótesis había partido a mediados del siglo anterior en Gran Bretaña. Lencek explica que todo comenzó con la idea de algunos físicos y médicos que creían que los minerales del agua marina podían ser tan beneficiosos como las aguas minerales ricas en azufre y hierro. Russell alababa el mar porque contenía elementos como yodo, cloruro de sodio o sulfato de magnesio. Se creía que el choque con el agua, su salinidad y la baja temperatura curarían todos los males.

Debido a estas creencias, los primeros que se acercaron a la playa eran personas enfermas.  Para Lencek, los médicos y físicos del siglo XVIII fueron “apóstoles de la playa”, porque dieron la confianza a los pacientes de la aristocracia de usar el mar,  a pesar de todos sus prejuicios.

La prescripción llegó en el momento preciso para la elite. Tenían un problema de salud generalizado, tics nerviosos, problemas digestivos, males que les hacían temer que nadie podría heredar sus títulos y privilegios.

Téllez explica que Robert Burton, médico que fue de los primeros en el siglo XVII en masificar la idea de asistir a la costa con fines terapéuticos, escribió en 1621 en su obra Anatomía de la melancolía, que el mar podía combatir el mal que afectaba a los nobles: la melancolía o spleen (el tedio a la vida, la depresión). En el siglo XVIII los aristócratas llegaron a creer que la Revolución Industrial los había enfermado, porque la ciudad tenía más gente, contaminación y enfermedades.

Si bien el baño de mar prometía la cura, el tratamiento no era nada placentero. Por el contrario, los británicos inventaron una terapia de inmersión y casi ahogamiento. Era aconsejable hacerlo en la mañana, antes que el sol saliera  y lo ideal era el agua semicongelada de invierno. Lencek comenta que a las 6.00 a.m., la gente de la aristocracia daba sus nombres a una recepcionista y se le asignaba una persona que supervisaba su inmersión.

El tiempo que pasaban desnudos en el agua dependía de la enfermedad y el tratamiento. Luego, los mismos ayudantes frotaban a las personas para darles calor y permitir que recuperaran el aliento. Ese shock que provocaba el agua en el sistema nervioso era visto como un factor que revitalizaba el organismo y ayudaba a restaurar la armonía entre cuerpo y alma.  “Los baños helados causan una sensación de frío y eso, con el terror y la sorpresa, hace contraer las membranas nerviosas. (…) Todas nuestras acciones y razonamientos se ven revitalizados por la compresión externa del aire frío”, escribió el inglés Sir John Florey, quien recetaba baños de menos de 10 °C. Eso sí, en la tarde, había espacio para el relajo, las caminatas y cabalgatas.

Para que el tratamiento fuera efectivo, el consejo no era sólo bañarse, sino también tomarla. Una combinación de baños diarios y el consumo de “media pinta de agua de mar” (284  ml) en las mañanas y otra después del baño, era la prescripción  de Russell.

La moda llegó a tanto que el agua de mar se embotelló para quienes no podían viajar a la costa y los diarios publicaban, según cuenta Lencek, dónde comprarlas en la ciudad. Debido a que los baños de mar se masificaron en la clase alta, surgieron los spas y hospitales en la costa. Además, a las propiedades del agua de mar se sumaron las del aire de la playa: según estudios de la época el aire marino era más puro y saturado de oxígeno que el de montaña. Todo este cúmulo de prácticas y creencias se masificó rápidamente en la aristocracia de otros países europeos y pronto cruzó el Atlántico.

LA CURA EN CHILE

A Chile estas ideas llegaron en el siglo XVIII, pero el primer antecedente registrado de su práctica a nivel local data de 1830, cuando un anuncio publicitario en un diario invitaba a “baños de mar” en plena bahía de Valparaíso. Así lo explica la tesis “Bañistas, turistas y veraneantes en Chile: de las higiénicas aproximaciones al mar a la casa de veraneo moderna (1870-1948)” de Rodrigo Booth, profesor del Departamento de Arquitectura de la Universidad de Chile.

Para disfrutar de esta oferta había dos alternativas: playas o baños de mar, que eran construcciones de madera que flotaban en bocas de mar. En el libro Andanzas de un alemán en Atacama. 1852-1858, Paul Treutler describe los baños de Valparaíso y recalca la falta de pudor de los bañistas locales. “(…) me admiré de cómo las damas podían elegir para su paseo este lugar donde se bañaban cerca de 100 hombres, que se desvestían y vestían sin pudor a la orilla del camino. Pero luego debía aumentar mi extrañeza, pues un poco más allá, por el mismo sendero, me encontré con un gran número de mujeres y muchachas, que se bañaban algunas vestidas sólo con una camisa, otras, con nada más que una toalla alrededor de las caderas, o que, sentadas a orillas del camino se vestían y desvestían sin ninguna vergüenza (…)”, contaba Treutler.

En esos años no había vacaciones ni fines de semanas, por lo que los únicos que podían disfrutar de los baños eran los mismos habitantes de Valparaíso o la elite que podía darse el lujo de dejar de trabajar.

Eso sí, había un “plan B”. La mejor forma de acceder a esta terapia era pedir lo que hoy serían licencias médicas.  Hay registros de permisos laborales entregados para períodos de descanso en la costa. Curiosamente, muchos se presentaban en verano. “Hacia 1870 se consolida la idea de bañarse”, dice Booth.

En la Guía de baños de mar y preceptos hijiénicos para las familias i paseantes (1882), escrita por el higienista J. A. García Quintana, se recomendaban los baños de mar para “(…) los que se hallen extenuados por el estudio o por otros excesos (…) En las neurosis; en las palpitaciones nerviosas; en los resfríos crónicos o propensiones a cojer resfriados (…) a los afectados por abuso del tabaco. I en fin, a los individuos glotones, que son víctimas de su incontinencia (…) a los afectados de ophtalmías; de otorreas i pérdidas diversas; a los enfermos de caries poco difusas en los huesos (…) a los convalecientes de fiebre tifoidea; a las personas cuya constitución haya experimentado debilitamiento i desórdenes funcionales de la matriz, los baños de mar son un remedio sui generis”.

Además de Valparaíso, los bañistas del siglo XIX contaban con la primera playa moderna del país, Miramar (1870), y también con Viña del Mar (1874). En la segunda mitad del siglo XIX también surgieron Concón (descrita por la revista El Turista como un “paraíso anti-bubónico [que] ofrece la impunidad contra todo flajelo que nos azote”), Zapallar, Constitución, Cartagena y Quintero.

“El resultado de todas estas teorías médicas fue la instalación de hospitales que utilizaban el baño de mar en sus tratamientos”, explica Booth. En Chile hubo dos: los sanatorios marítimos de Cartagena (1906) y Viña del Mar (1929), dice el investigador.

DE LA MEDICINA AL OCIO

Mientras Chile descubría los poderes curativos, en el hemisferio norte, la playa adquiría otro rol.  El doctor Robert Ritchie, investigador californiano que está escribiendo un libro sobre  la historia de los resorts y balnearios, explica a Tendencias que a medida que los poderes curativos del mar se masificaron, los complejos turísticos tuvieron que desarrollar entretención  para mantener a las elites ahí. Así, el ocio a la orilla del mar comenzó a ser bien visto. Y empezó a atraer, no sólo a los enfermos, sino que también a los sanos. “En el siglo XIX los resorts pasaron a estar más orientados a la recreación en lugar de enfocarse en la terapia de enfermedades”, dice.

Por otro lado, Kevin Brown, historiador inglés y autor del libro La historia de la enfermedad y la salud en el mar, explica a Tendencias que ya a mediados del siglo XIX los baños de mar se popularizaron en las clases medias. “De esa forma, los centros turísticos costeros se fueron convirtiendo en lugares de placer y relajación”, afirma.

Esta masificación surgió, en parte, porque las compañías de trenes construyeron balnearios y hoteles al final de las líneas del ferrocarril. Pero hubo pequeños cambios que marcaron la evolución hacia el ocio.  Ritchie dice que los trajes de baño y medidas de seguridad como el oficio de salvavidas, hicieron que la diversión en el agua fuera más común.

En el siglo siguiente y en Chile, más precisamente en 1912, Miguel Pérez se convirtió en uno de los pocos salvavidas del país. El oficio nace en los centros recreativos por la escasa pericia de los nadadores (en 1909, sólo 25% de los varones sabía nadar) y como una medida destinada a asegurar esa diversión que la elite buscaba. Un grupo que, ya a fines del siglo XIX, veraneaba en la playa no con excusas médicas, sino que para disfrutar del ocio y  ostentar su capacidad económica.

Booth comenta que la playa como destino preferido de la familia chilena, no sólo de la elite, se expande a partir de la década de 1930, cuando las vacaciones empiezan a ser pagadas para los empleados públicos (beneficio que llega a los empleados privados a partir de los 40). “Recién en los 50 y 60 vemos el balneario como algo masivo, con veraneantes que van a Viña o el litoral central”, concluye el experto de la U. de Chile. Después de todo, las vacaciones de la playa en familia son una tradición más moderna de lo que creíamos.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2014/01/659-559104-9-erase-una-vez–la-playa.shtml