Conferencia de Laureano Dominguez sobre “MITOS Y VERDADES DEL AGUA DE MAR”

Laureano Dominguez, uno de los principales promotores del Agua de Mar en una conferencia realizada en Plural 21 en Barcelona 2018

Anuncios

Laureano Dominguez en Barcelona ofrecerá un curso sobre los Beneficios del Agua de Mar

Laureano Dominguez, uno de los grandes promotores, quizá el primero de nuestra era, de los beneficios del Agua de Mar dará una conferencia en Barcelona el jueves 8 de Noviembre y el sábado un curso titulado: “Beneficios y aplicación del agua de mar en salud, alimentación, agricultura, regadío, etc”. Una excelente oportunidad de “beber de la fuente” de uno de los pioneros de los beneficios del agua de mar.

Jueves, 8 de noviembre 2018. Conferencia:
El agua de mar y su socialización al servicio del pueblo

Jueves, 8 de noviembre, a las 19:30 horas, en la sede de Plural-21.

A cargo de:

 Laureano Domínguez

Investigador y escritor colombiano, divulgador en Latino América, África y Europa de la importancia vital y social del agua de mar.


EL AGUA DE MAR Y SU SOCIALIZACIÓN AL SERVICIO DEL PUEBLO

El agua de mar, con sus grandes beneficios como alimento y como medicamento natural, debe llegar por canales gratuitos a toda la población.

Para saber más sobre Laureano Domínguez recomendamos leer esta entrevista de la Contra de la Vanguardia realizada el 10 de julio de 2002 realizada con motivo del Congreso Mundial por la Vida organizado por la Asociación Plural-21 en 2002 con más de 78 Entidades convocantes.

020710-“El agua de mar cura la desnutrición” (PDF)

También recomendamos mirar esta entrevista a Laureano Domínguez realizada en Colombia en 2016 en Canal Mundo:

https://www.youtube.com/watch?v=A4e02fvKIp4

Relacionado: Sábado, 10 de noviembre. Curso: Beneficios y aplicación del agua de mar en salud, alimentación, agricultura, regadío, etc


Colaboración mínima: 3€ (*)

Irán destinados a consolidar acuerdos ya firmados en algunos países de África.

 

Sábado, 10 de noviembre. Curso:
Beneficios y aplicación del agua de mar en salud, alimentación, agricultura, regadío, etc

Sábado, 10 de noviembre, de 16:00 a 20:00 horas, en la sede de Plural-21.

A cargo de:

 Laureano Domínguez

Investigador y escritor colombiano, divulgador en Latino América, África y Europa de la importancia vital y social del agua de mar.


Curso.

BENEFICIOS Y APLICACIÓN DEL AGUA DE MAR EN SALUD, ALIMENTACIÓN, AGRICULTURA, REGADÍO, ETC. 

Temas a tratar en el curso de cuatro horas en PLURAL 21:

Breve historia, bien documentada, de 20 años en Europa redescubriendo el Método Marino y los intentos por proyectarlo al resto del mundo.

Algunos logros de socialización del Método Marino en Colombia, Argentina, Brasil, Ecuador, Perù, Chile, Nicaragua, México, Senegal, Eritrea, Mauritania, EE UU y España.

Banco solidario de semillas halotolerantes conformado por México (Seris), Argentina y Colombia, de cara a la entronización de la agricultura con agua de mar en regiones de sequía.

Modelos de mareductos con tecnología de punta ((Calama-Chile, Sonora, México, La Guajira, Colombia y Eritrea).

Presentación del Libro “Nos quedaba El Mar”, anecdotario de viaje durante 47 años de búsqueda por los orígenes del Método Marino y los intentos fallidos por llevarlo a los 5 continentes.

“Borrón y cuenta nueva”: Nacimiento del grupo de voluntariado de apoyo a la campaña Africana para el desarrollo de la Agricultura con Agua de Mar.

Nos queda el Mar.


Colaboración: 20€ (*)

Irán destinados a consolidar acuerdos ya firmados en algunos países de África.

 

Fuente: https://plural-21.org/post/sabado-10-de-noviembre-curso-beneficios-y-aplicacion-del-agua-de-mar-en-salud-alimentacion-agricultura-regadio-etc

¡Otro “relato de un naufrago”!: 49 días bebiendo Agua de Mar

El impresionante rescate de un pescador adolescente que sobrevivió a la deriva

El pescador de 19 años estaba trabajando sobre una balsa amarrada en la costa de Indonesia, cuando una tormenta lo llevó mar adentro 49 días atrás.

El pescador que estuvo perdida en altamar 49 días

El pescador que estuvo perdida en altamar 49 días

 

El 14 de julio pasado Aldi Novel Adilang trabajaba sobre una balsa amarrada en la costa de Célebes Septentrional en Indonesia. El pescador de 19 años estaba supervisando una trampa para peces adjunta a la embarcación cuando una tormenta de viento lo llevó mar adentro.

Tras 49 días desaparecido, el 31 de agosto un buque panameño encontró al pescador cerca de la isla de Guam, a 2.000 kilómetros de Célebes. Tras ello, lo trasladaron al consulado de Indonesia en Osaka, Japón.

El pescador sobrevivió 49 días en altamar gracias a las provisiones que le alcanzaban cada semana desde la costa. Cuando se le acabaron, al igual que el gas para cocinarlas, Adilang prendió fuego con algunas maderas de la balsa y cocinó pescado que pescaba. Para hidratarse, filtraba agua de mar con su ropa para no consumir tanta sal.

Si te interesó esta nota, podés seguir leyendo: https://ar.cienradios.com/al-rescate-de-productos-y-especies-amenazadas/

Desde el consulado indonés en Osaka, revelaron que el pescador les dijo que, “cada vez que veía un gran barco, tenía esperanzas”. Y agregaron: “Pero más de diez barcos pasaron cerca y ninguno de ellos se detuvo ni vio a Aldi”, informó The Jakarta Post.

 

在大阪インドネシア共和国総領事館@kjriosaka
Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Propiedades y beneficios del agua de mar que no debes perderte

chica en la playa

No importa en qué parte esté nuestra casa, es innegable decir que el agua de mar es muy beneficiosa para el ser humano. Si tienes la suerte de poder ir al mar de forma continuada podrás aprovecharte de sus maravillosas propiedades.

Los beneficios del agua de mar se pueden experimentar tanto de forma externa como interna, puede mejorar mucho la salud de nuestras articulaciones, musculatura o la piel. 

El destino de sol y playa es una de las opciones más demandas, mucha gente acude en sus vacaciones a lugares donde el mar es el protagonista. Buscan descansar, relajarse, bañarse en el mar, tomar el sol y estar en contacto con la naturaleza.

El agua marina nos ofrece múltiples beneficios gracias a sus propiedades, no dudes en conocerlas todas a continuación.

Peinados para ir a la playa

Propiedades medicinales del agua de mar

El agua de mar tiene otras cualidades diferentes a las que nos puede aportar el agua potable, la de los ríos, lagos o lagunas. El agua marina posee zinc, yodo, potasio y oligoelementos que nos ayudan a mantener una buena salud en nuestra piel.

Tiene un efecto antibiótico, por ello, siempre es muy saludable para tratar y curar heridas o cicatrices. Por otro lado, se recomienda a todas aquellas personas que sufren de trastornos respiratorios, el agua salada favorece a los pulmones y que puedan eliminar todas las toxinas del interior del cuerpo.

Realizar baños en el mar están indicados a todas aquellas personas que sufren de reumatismo, artritis o artrosis. Disminuyen los dolores y mejorar su calidad de vida.

Además, el agua de mar ayuda a tratar los problemas de la piel como la psoriasis, dermatitis o acné común. Además, el cuero cabelludo mejorará y podrás deshacerte de la caspa.

El magnesio del agua, nos ayuda a mejorar además nuestro estado de ánimo, por ello, si estás estresado o con ansiedad, tanto bañarse, como estar cerca del mar es muy beneficioso para mejorar nuestra actitud. Hacer ejercicio, caminar o nadar es el mejor deporte que se puede hacer en la playa.

Además, pasar el día en la playa es bueno para evitar insomnio, respirar la brisa, mojarse los pies o mirar las olas puede ayudarnos a relajar nuestra mente, dejándola libre de malos pensamientos y ayudarnos a evitar el insomnio.

El agua de mar se puede consumir, existen empresas que se dedican a su distribución y ésta es beneficiosa para tratar enfermedades relacionadas con el hígado o los riñones, ayudan a regenerar las células dañadas por la cirrosis.

Pasear por la orilla

Otros beneficios del agua de mar

Gracias a esas propiedades se puede ampliar todas las cualidades que tiene el agua de mar y qué puede hacer más por nosotros.

  • Es un exfoliante natural. Sin que nos demos cuenta nadar en agua salada ayuda a eliminar las células muertas, evita que se acumule grasa en la piel, y además, se lleva por delante las toxinas.
  • Le aporta luminosidad y elasticidad a la piel.
  • Mejora la circulación sanguínea de las articulaciones.
  • Mantiene un buen equilibrio celular de la piel, al contener calcio y yodo mantiene una buena calidad de las células.
  • Cicatriza heridas y favorece a la curación de las heridas.
  • Como adelantábamos, este agua marina posee propiedades antibióticas, combate alergias, problemas en la dermis, eccemas o descamaciones.
  • La arena junto al agua puede convertirse en un gran barro marino que nos ayudará a eliminar el exceso de células muertas, infecciones y ayuda a que los minerales se absorban correctamente, es decir, el zinc, calcio, magnesio, potasio y yodo.

Estos son tan sólo los beneficios y las propiedades que nos puede aportar el agua de mar, sin embargo, la felicidad que nos da pasar un día en la playa con amigos y con la familia es mucho más beneficioso que todas las propiedades médicas.

Estar en contacto con la naturaleza es una de las mejores medicinas que podemos tener, intenta buscar planes al aire libre con tu familia y amigos, busca tiempo para ti y realiza ejercicio físico para sentirte realizado.

Fuente: https://www.bezzia.com/propiedades-y-beneficios-del-agua-de-mar-que-no-debes-perderte/

Nicaragua es el primer país que adopta la ingesta de agua de mar como medicina oficial

El agua de mar es el producto más abundante del planeta después del aire. Por su composición similar a la del plasma sanguíneo facilita la recuperación de la salud en todos los casos que se utiliza. Esto se ha comprobado en Nicaragua donde el gobierno ha tomado una decisión trascendente en base a resultados médicos comprobados: la ingesta de agua de mar es medicina oficial en ese país, igualándola con la medicina tradicional en términos legales y de aplicación de tratamiento para las más diversas enfermedades.

agua%20de%20mar%207

El Proyecto de Dispensarios Marinos en Nicaragua abarca una población de más de 20 mil pacientes en 60 dispensarios ubicados en Managua, su capital, y en las principales cabeceras departamentales del país.

La directora de la Clínica Santo Domingo de esa ciudad, promotora del primer dispensario marino de Centroamérica, es la Dra. María Teresa Ilari, quién imparte mensualmente conferencias a nivel nacional para difundir esta nueva medicina y además, representa a Nicaragua en los congresos internacionales que tratan la ingesta de agua de mar.

La Red de Medicina Natural tiene como coordinadora a la religiosa Julie Marciacq, que distribuye el agua de mar a los centros del Ministerio de Salud y a los dispensarios que no pueden autoabastecerse. También difunde el consumo y suministra agua de mar a más de 2 mil campesinos/as afectados por el insecticida Nemagón que causo muchas enfermedades a los trabajadores de las plantaciones de banana.

TERESA DOS

El agua de mar se distribuye gratuitamente y se extrae en los mares, aunque en Europa ya se comercializa con el nombre de Plasma de Quinton. Gracias a los trabajos de investigación y difusión de la Fundaciones Aquamaris (España,www.aquamaris.org ), Seawater (Miami,www.seawater.org ), y PRODIMAR (Proyecto de Dispensarios Marinos, de Colombia) sobre el uso terapéutico y nutricional del agua de mar, se ha comprobado en Nicaragua los beneficios del consumo oral del agua de mar en la recuperación de la salud y la desnutrición humana y animal.

La ingesta diaria de un promedio de 500 ml de agua de mar pura (hipertónica), con una composición en iones y oligoelementos equivalente a la del plasma sanguíneo y el medio extracelular, ha permitido rápida mejoría en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas, insuficiencia renal, etc. También se aplica tópicamente en las enfermedades de la piel.

comercio

Como es beber agua de mar

Estos resultados están registrados en los expedientes médicos de la Clínica Sto. Domingo en Managua. Los pacientes logran reducir o descontinuar los medicamentos que anteriormente tomaban, y muchos de ellos son dados de alta totalmente recuperados. El Dr. Alfredo Ruíz, docente de la Universidad Politécnica de Nicaragua, realiza un seguimiento de 6 meses a pacientes consumidores de agua de mar, comprobando los avances.

Las autoridades de salud observan el fenómeno y van capacitando a médicos y enfermeras del sistema público de salud además de difundir los resultados de los ensayos clínicos efectuados en la Universidad de Antioquia (Colombia) y la casuística nacional e internacional.

Para ello las autoridades de ese país organizaron en conjunto con la Dirección de Atención Médica del Ministerio de Salud (Dr. Carlos Jarquín, Director) y con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, sedes de Managua (Dr. Freddy Meynard, decano) y León ( Dr. Rodolfo Peña, decano), el segundo curso de terapia con agua de mar.

agua-de-mar-hipertonica-embotellada-20016-MLM20183474002_102014-F

Con respecto a la contaminación marítima, los microorganismos patógenos de procedencia accidental terrestre se inactivan en el mar por diferentes mecanismos que versan en el libro del Dr. Ángel Gracia y del Dr. Héctor Bustos: “El poder curativo del agua de mar. Nutrición orgánica”. El examen microbiológico del agua realizado en el Ministerio de Salud ha reportado resultados satisfactorios.

Desde hace 5 años el Ministerio de Transporte y de la Alcaldía de Managua, trasladan mensualmente el agua de mar en camiones cisterna a la clínica Santo Domingo desde donde es distribuida gratuitamente a quien la solicita.

Los tratamientos han tenido efectos también económicos, por la rápida recuperación de la salud, por el menor consumo de medicamentos y por la pronta integración laboral de los enfermos. 500 ml de agua de mar consumidos durante el día, ya sea pura, diluida o mezclada con los alimentos, es la receta universal para todos los individuos, tanto para su curación como para la prevención, incluyendo desnutrición.

agua%20mar_0

El agua de mar se utiliza también en pacientes con hipertensión arterial, cardiopatías, cirrosis hepática e insuficiencia renal, quienes tienen contraindicada la sal, pero en este caso el agua de mar, tiene el cloruro y el sodio disueltos y por tanto su acción es benéfica al ser diurética.

Nicaragua esta encarando la construcción de mareductos en regiones cercanas, y no tan cercanas al mar, para facilitar la ejecución de proyectos afines en las regiones costeras del planeta. Por ser un tema novedoso, y basado en el voluntariado, su expansión va poco a poco y los beneficiarios/as son las principales fuentes de diseminación de la práctica de consumo de agua de mar.

Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, cuna de poetas y soñadores, es pionera en el desarrollo institucional de esta práctica curativa que lleva un siglo y medio de existencia, con el Dr Quinton, mèdico frànces, como precursor de esta medicina gratuita, negada por los laboratorios, que verían afectados sus suculentos negocios a nivel mundial.

http://www.eladanbuenosayres.com.ar/nicaragua-es-el-primer-pais-que-adopta-la-ingesta-de-agua-de-mar-como-medicina-oficial/

El mar que nos abraza

LA FASCINACIÓN QUE EJERCEN LOS OCÉANOS SOBRE LA HUMANIDAD. POETAS, NOVELISTAS Y FILÓSOFOS ATRAÍDOS POR UN EXTRAÑO INFLUJO

El Mediterráneo como cuna de culturas, cuyas aguas bañaron civilizaciones tan gloriosas como la egipcia, la romana, la griega y la otomana

Por MARCELO ORTALE
marhila2003@yahoo.com.ar

ALFONSINA STORNI

“El río está dentro nuestro, el mar nos rodea por todas partes” dice T.S Eliot en uno de los más afinados poemas de “Cuatro Cuartetos”. Habla de un mar que abarca y abraza todo. De un mar lleno de voces que traen reminiscencias de la creación primitiva. Del mar como una patria a la cual se vuelve siempre.

El subyugado italiano Eugenio Montale dialogó con el Mediterráneo: “Antiguo/ estoy embriagado ´por la voz/ que brota de tus bocas/ cuando se abren como verdes campanas/ hacia atrás disolviéndose” ¿Cómo no escuchar allí el discurso de las olas?

VIRGINIA WOOLF

Distinto, muy distinto, salvo Alfonsina Storni y alguno más, el caso de los poetas argentinos que, tal como se dijo en esta columna hace tres meses, aparecen más apegados al río que al Atlántico que golpea nuestra costa. Las prosas y poemas de Borges, Barbieri, Juan L. Ortiz, Lugones, Pedroni, Mastronardi, Saer o Conti se detuvieron casi por completo, ensimismadas, en el Río de la Plata, el Uruguay, el Paraná o el Salado. De allí se sintieron, la mayoría de ellos.

En cambio, a nuestras tierras llegó como emigrado de España, prófugo del franquismo, el más marítimo de los poetas españoles, Rafael Alberti, que venía de escribir uno de sus más bellos poemas: “El mar. La mar./ El mar. ¡Sólo la mar!/ ¿Por qué me trajiste, padre,/ a la ciudad?/ ¿Por qué me desenterraste/del mar?/ En sueños, la marejada/ me tira del corazón./ Se lo quisiera llevar./ Padre, ¿por qué me trajiste/ acá?”. Alberti ve a la humanidad como emigrada de un mar original.

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

Desde siempre se sueña con una isla en el mar. Los antiguos y los contemporáneos

EUGENIO MONTALE

Desde siempre se sueña con una isla en el mar. Los antiguos y los contemporáneos viven sus vidas en perpetuo retorno a su isla de Itaca, como Ulises. Itaca es el reino perdido o buscado y acaso tienen razón los que suponen que, por esa causa metafísica, millones de hombres y mujeres se acercan abismados todos los días a la orilla de los océanos.

Otro oceánico poeta, el chileno Pablo Neruda, que muchos metros al pie de su escarpada Isla Negra veía la llegada eterna del Pacífico, escribió “Necesito del mar porque me enseña; / no sé si aprendo música o conciencia:/ no sé si es ola sola o ser profundo/ o sólo ronca voz o deslumbrante/ suposición de peces y navíos”.

Hace pocos días publicó Clarín un artículo del periodista Alberto Amato, sobre el retorno de los turistas: “Ahora que las vacaciones terminaron y el otoño es inapelable, empezamos a sentir nostalgias del mar. Es lo normal: fue nuestra primera casa, de allí venimos y tal vez hacia allí vayamos. El mar. Nos alimenta, nos canta, lo hace mejor que algunos ídolos de la canción, y su ritmo es de síncopa perfecta; el mar sabe, nos acuna, tolera nuestra melancolía y nuestros malos poemas; todo lo soporta, incluso que arrojemos en sus playas y en sus aguas el plástico de nuestras frustraciones”. Y cierra la nota: “Mar, nunca algo tan bello y tan grande se llamó tan corto”.

CENTRO DE CULTURA

Hay un mar dominante en la historia y se trata, claro, del Mediterráneo, que bañó con sus aguas al Imperio Romano, a Grecia, a Egipto, a la cultura judía y a la de los turcos, para irradiar desde su seno rayos filosóficos y artísticos hacia todos los continentes. José Ortega y Gasset, el pensador español que se había forjado en Alemania, escribió una vez que él mismo se consideraba “un canto rodado del Mediterráneo, pulido durante siglos por el riente mar y que se sintió una vez rozado por la quilla llena de uvas de la barca de Ulises”.

Barcelona pugna estos días, estimulada por el “gurú de las ciudades”, Toni Puig, para lograr que se la declare “capital cultural del Mediterráneo”. La explicación es sencilla, si consigue esa distinción podrá competir de igual a igual con París, Berlín o Nueva York, que son las mecas actuales de los conceptos y las formas.

El Mediterráneo pudo unir, más que separar. Cada cultura ribereña le dio un nombre propio: “Mare Nostrum”, mar nuestro, le llamaron los romanos; “Akdenis” (mar blanco” fue para los turcos; Gran mar (Yam Gadol), fue pdra los judíos; Gran Verde, le decían los antiguos egipcios y Mar Medio (Mittelmeer) los pueblos germanos. Pero le quedó el principal, “entre tierras” (Mediterráneo), porque eso fue y sigue siendo un facilitador de encuentros humanos, un puente para el comercio, la ciencia y la cultura. Mar testigo de civilizaciones tan gloriosas como la egipcia, romana, helénica y otomana.

Desde los remotos Tales de Mileto, Anaximandro,Pitágoras, Xenófanes, Diógenes de Apolonia, Herodoto, Hipócrates, Sócrates, Platón y Aristóteles (siglos VI, V y IV a. C.), que llenaron la historia con frutos de oro, hasta los autores actuales radicados en la cuenca del Mediterráneo, encandilados por la luz meridional, la filosofía, el arte y la ciencia siguió brillando. Ello más allá de la creciente y hoy decisiva importancia que fueron adquiriendo otras zonas del mundo, tanto en Europa o en el continente americano, así como, ahora, en Africa y Asia ´promotoras de un nuevo mundo expresivo.

LA ATRACCIÓN

No existe o, mejor dicho, cuesta encontrar cuál es el secreto de la atracción del mar. Dos poetas mujeres, separadas por distancias y tiempos, intentaron descifrarlo. La novelista inglesa y cada día más moderna, Virginia Woolf, autora entre otros libros de “Las olas” dijo una vez: “El mar resonará en mis oídos. Los pétalos blancos se oscurecerán con agua de mar, por un momento y luego se hundirán. Llevándome sobre las olas me echaré encima”.

Pero no fue un mar el que la llevó, sino un río cercano a su casa familiar en Inglaterra, al que se arrojó con un tapado cuyos bolsillos lleno de piedras, para que su cuerpo de ahogada no emergiera.

En cambio, ya se ha hablado aquí de esa suerte de monopolio dramático sobre el tema del mar que ejerció y aún ejerce Alfonsina Storni, iniciado en la plenitud de su obra mucho antes del final escrito a partir de una escollera de la playa La Perla.

“Oh mar, enorme mar, corazón fiero/ De ritmo desigual, corazón malo,/ Yo soy más blanda que ese pobre palo/ Que se pudre en tus ondas prisionero./ Oh mar, dame tu cólera tremenda,/ Yo me pasé la vida perdonando,/ Porque entendía, mar, yo me fui dando:/ «Piedad, piedad para el que más ofenda», escribió una Alfonsina premonitoria.

Los críticos dicen que este es el verdadero mar de Alfonsina: “Mírame aquí,/ pequeña, miserable, / Todo dolor me vence, todo sueño;/ Mar, dame, dame el inefable empeño/ de tornarme soberbia, inalcanzable./ Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza./ ¡Aire de mar!… ¡Oh, tempestad! ¡Oh enojo!/ Desdichada de mí, soy un abrojo,/ Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza./ Y el alma mía es como el mar, es eso,/ Ah, la ciudad la pudre y la equivoca;/ Pequeña vida que dolor provoca, / ¡Que pueda libertarme de su peso!”

Un viejo pescador huesudo, ignorante, logra lo que pocos: entender al mar. Así fue como Ernest Hemingway hizo que un hombre sencillo desentrañara todos los mensajes: “Miró por sobre el mar y se dio cuenta de cuan solo se encontraba”, sintetiza el autor de “El viejo y el mar”. Pero existe, claro, una multitud de escritores marítimos, como Melville, Stevenson, Jack London, el mismo García Márquez entre los últimos.

Alberto Manguel, actual director de la Biblioteca nacional, recordó hace poco que en España se editó recientemente una antología que, en sus 600 páginas, recopila a los que considera los mejores textos escritos sobre el mar en la literatura universal. Su autora es Marta Salis, madrileña de origen pero con su infancia alcanzada por la gravitación del ruidoso mar Cantábrico, que baña el norte de España y el suroeste de Francia.

No existe o, mejor dicho, cuesta encontrar cuál es el secreto de la atracción del mar

Dijo Manguel sobre esta obra: “La selección de textos que Salís propone en esta antología sobre este vasto tema no es “histórica”, en el sentido de verse obligada a retratar los pasos de Moisés, Ulises o Jasón, pero sí cronológica, e incluye no solo ficciones sino crónicas de aventuras auténticas que merecerían serlo. Así leemos de la nave que perdieron los marineros de Colón, de los piratas que acosaron la ciudad de Maracaibo, de una seudorrobinsonada contada por el inventor de la primera, Daniel Defoe, de los sufrimientos de esclavos como Olaudah Equiao y de los razonamientos de negreros como el capitán Hugh Crow, de aventuras más recientes como la del circunnavegador solitario Joshua Slocum (que, al parecer de Richard Ford, fue uno de los mejores escritores de lengua inglesa)”.

Alberti enseñó que la mayoría de seres humanos somos marineros en tierra y que el mar se lleva todo. ¿En dónde estará hoy nuestro padre? Shakespeare, en La Tempestad, ofrece una posible respuesta: “A cinco brazas de profundidad yace tu padre, / sus huesos hechos coral;/ son perlas los que fueron sus ojos./ Nada en él se ha descompuesto,/ aunque el mar lo transformó/ en algo rico y extraño./ Las ninfas, cada hora, tañen su campana”.

Fuente: https://www.eldia.com/nota/2018-4-8-9-37-35-el-mar-que-nos-abraza-septimo-dia