Manual de supervivencia tras caer al agua en alta mar

Los expertos aconsejan mantener el calor corporal con ropa ceñida para frenar la hipotermia Es conveniente nadar poco y reservar fuerzas

Cayetano Ros/M. Bouiali 09.10.2017 | 00:37

 La visibilidad de un chubasquero blanco le vino muy bien a Sonia Mengod para ser rescatada el pasado sábado en aguas de Dénia tras pasar ocho horas flotando en alta mar. También llevar vestimenta ceñida, logrando un efecto de neopreno, le ayudó a evitar que el peor de los enemigos de estar tanto tiempo al albur de las aguas del mar, la hipotermia (disminución de la temperatura del cuerpo por debajo de lo normal), fuera mortal.

Pese a los 10 nudos de media, el pasado sábado en Dénia, el pequeño velero, de nombre «Oceánico», de 35 pies de eslora (tres pies y pico equivalen a un metro), fue embestido cuando iba de ceñida por una racha de unos 25 nudos que lo escoró hasta que las velas tocaron el mar. La embarcación, compuesta por seis navegantes, todas mujeres, se paró en seco. Tres de las tripulantes perdieron pie en la nave y cayeron al agua por la popa. La patrona, Conchi de Pedro, una profesional de la náutica con mucha experiencia, rescató a tres, pero Sonia Mengod no pudo ser recogida.

«Lo más importante es mantener la cabeza despejada, sin ponerse histéricos», explica Begoña Alday, directora de la Escola Municipal de Vela FDM-FVCV, «no ponerse a nadar, mover las piernas lo menos posible y flotar con el mínimo gasto de energía, a ser posible haciendo el muerto, aunque eso también depende de cómo esté el mar». El hecho de estar todavía entrando el otoño, lejos de los rigores del invierno, contribuyó a que sonia Mengod evitara el sábado una hipotermia aguda.

Sin temor a los tiburones

«Hay que mantener el calor en el cuerpo, no quitarse la ropa y, si es ajustada, mejor», añade Alday, quien despeja cualquier temor a un ataque por parte de los tiburones. «Esto no es el Caribe. Aquí los tiburones grandes son herbívoros, comen plancton; y los pequeños se asustan al ver a las personas».

Las caídas al agua son frecuentes en las regatas. Los regatistas reciben cursos para saber qué hacer en caso de accidente. Mengod, de hecho, había recibido uno recientemente en una escuela de vela de la federación valenciana, donde aprende, ya que tiene poca experiencia en navegación. No obstante, aunque «el accidente puede ocurrir siempre», la directora de la Escola apunta que la vela «no tiene accidentalidad, los niños se hacen daño cuando llegan a tierra, no en las embarcaciones», destaca, y no recuerda ningún caso similar al de la regatista.

Además, asegura que la maniobra que las tripulantes realizaban antes del suceso «era normal, no cometieron ninguna imprudencia», solo se vieron sorprendidas por una repentina fuerte racha de viento. «En el mar Mediterráneo pasa mucho, decimos que es un mar fastidioso; es impredecible, nunca sabes», asegura.

Cuando cae un tripulante, la tripulación debe enviar una señal de socorro a Salvamento Marítimo con indicaciones sobre la localización de la persona caída al agua: latitud, longitud, los grados, los minutos y los segundos. Es el Mayday, una señal de socorro, derivada del francés m’aider («ayudadme»), de la expresión completa venez m’aider («vengan a ayudarme»). Algunas fuentes apuntan a que quizás alguno de estos números no era correcto, lo que dificultó localizar a la mujer, aunque este dato no está confirmado.

Línea de vida

Para evitar el riesgo de la caída, los navegantes pueden usar el llamado línea de vida, un cinturón que va enganchado a través de un mosquetón a un cable de proa a popa. Es la única manera de amarrarse al barco. Solo es obligatorio por las noches y en condiciones meteorológicas muy adversas. Muy pocos lo usan, por incomodidad, salvo en viajes transoceánicos.

Desde Salvamento Marítimo hablan de rescate «milagroso» tras tantas horas de Sonia Mengod a la deriva. Además, afirman que «no existen palabras para describir la situación vivida por la superviviente». Begoña Alday, por su parte, afirma que la deportista ha demostrado tener «mucha sangre fría» y «agallas», además de serenidad para resistir a la situación.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/sucesos/2017/10/09/manual-supervivencia-caer-agua-alta/1944467.html

Anuncios

Robot revela una Antártida llena de vida

Un robot submarino ha revelado un mundo próspero bajo el hielo antártico, lleno de esponjas en forma de coco, gusanos semejantes a diente de león, algas rosadas incrustantes y estrellas de mar.

Las imágenes fueron grabadas en una cámara conectada a un vehículo operado remotamente (ROV) desplegado por científicos bajo el hielo marino en la Bahía O’Brien, cerca de la estación de investigación de Casey en la Antártida Oriental.

El biólogo de la División Antártica Australiana, Glenn Johnstone, dijo que las imágenes fueron capturadas mientras los científicos recuperaban un registrador de datos SeapHox pH, que registra la acidez, el oxígeno, la salinidad y la temperatura del agua de mar en una base horaria desde noviembre del año pasado.

“Cuando se piensa en el medio marino costero antártico, las especies emblemáticas como pingüinos, focas y ballenas suelen robar el espectáculo”, dijo Johnstone. Este material revela un hábitat productivo, colorido, dinámico y lleno de una amplia variedad de biodiversidad, incluyendo esponjas, arañas marinas, erizos, pepinos de mar y estrellas de mar. Estas comunidades viven en agua de -1.5 ° C durante todo el año y están cubiertas de hielo marino de 1.5 metros de espesor durante 10 meses del año. Ocasionalmente un iceberg puede moverse y borrar una comunidad pero, sobre todo, el hielo marino proporciona protección contra las tormentas que se enfurecen por encima, convirtiéndolo en un entorno relativamente estable en el que la biodiversidad puede florecer”.

Johnstone dijo que los científicos apenas están comenzando a entender la increíble biodiversidad y complejidad del ecosistema cercano a la costa antártica y las amenazas que enfrenta en el futuro.

El proyecto del Programa Antártico Australiano es el último componente de campo de un experimento diseñado para determinar los impactos de la acidificación de los océanos en las comunidades de los fondos marinos del océano antártico bajo el aumento de las emisiones de dióxido de carbono.

El líder del proyecto, Johnny Stark, de la División Antártica Australiana, dijo que una cuarta parte del dióxido de carbono emitido en la atmósfera es absorbido por el océano, lo que aumenta su acidez.

“El dióxido de carbono es más soluble en agua fría. Las aguas polares se acidifican al doble de las regiones tropicales o templadas, por lo que esperamos que estos ecosistemas estén entre los primeros impactados por la acidificación de los océanos “, dijo Stark en un comunicado. Las investigaciones muestran que las algas rosadas incrustantes, conocidas como algas coralinas crustosas, pueden disminuir en extensión en un océano futuro más ácido, ya que incorpora calcio en su estructura, y esto se vuelve más difícil para los organismos a medida que aumenta la acidez del agua de mar. La Antártida puede ser uno de los primeros lugares que vemos efectos perjudiciales de la acidificación del océano en estos organismos.”, dijo.

James Black, estudiante de la División Antártica Australiana, dijo que el ROV fue desplegado a través de un pequeño agujero perforado en el hielo marino y también recolectó diatomeas y sedimentos.

Los científicos estudiarán el efecto de la acidificación del océano en estas comunidades en laboratorios en la sede de la División en Tasmania.

“Incluso los pequeños cambios en el momento de la ruptura del hielo marino pueden alterar la composición de las comunidades en estas aguas costeras poco profundas por lo que estamos tratando de entender qué otros impactos puede haber en un océano acidificante”, dijo Black.

Fuente: http://www.nvinoticias.com/nota/45409/video-robot-revela-una-antartida-llena-de-vida

Naufrago sobrevive 438 días en alta mar sin comida ni bebida… pero no lo cuenta todo

salvador-alvarenga

Cortesía Editorial Alienta

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga se encuentra en Madrid, España promocionando “Salvador”, el libro del periodista norteamericano Jonathan Franklin en el que se cuenta la odisea vivida por éste pescador entre 2012 y 2013, mientras vagaba a la deriva en el océano Pacífico.

El náufrago que sobrevivió 438 días sin comida ni agua recuerda que le “pedí a Dios que no me dejara morir de hambre”, según reproduce hoy el diario español ABC.

“Tienes que trabajar en vivir, trabajar por tu vida”, afirma Alvarenga en una entrevista concedida a la agencia Efe en Madrid.

Publicado por Alienta, “Salvador” relata las vivencias en el mar de este náufrago, al que Franklin entrevistó durante un año para escribir los hechos que le fue relatando el pescador.

El periodista reconoce en el libro que sus dudas iniciales sobre la veracidad de la historia se diluyeron al indagar sobre los hechos y hablar, además de con el protagonista, con testigos, amigos y compañeros de Salvador, un hombre con unas “increíbles dotes de supervivencia, animado humor e implacables ganas de vivir”.

Salvador decidió contar su historia en un libro porque, recuerda, mucha gente sufre por cosas que pasan sólo en su cabeza: él no tenía comida, no tenía agua, estaba solo pero, dice: “Si yo pude conseguirlo, también tú puedes. Si una persona con depresión evita el suicidio gracias a leer esto, el libro ya habrá sido un éxito”.

Alvarenga está convencido de que si no hubiera sido pescador habría muerto y que sobrevivió gracias a lo aprendido durante 15 años en el mar.

“Yo me decía que no iba a fracasar. Vivir, comer, no me quise dar por vencido. Le pedía a Dios que no me dejara morir de hambre”, repite el pescador.

El 17 de noviembre de 2012, Alvarenga y su compañero Ezequiel Córdoba salieron de la costa de Chiapas (México) para ir a pescar en su pequeña embarcación pero un temporal los azotó y alejó de la costa y no pudieron regresar.

Catorce meses después, Salvador llegó a la playa del atolón Ebon en las islas Marshall, en el Pacífico Sur, a 7.000 millas de donde había salido tras haber permanecido en su barca sobreviviendo a base de pescado crudo, tortugas, pequeños pájaros, agua de lluvia y su propia orina. Su compañero Ezequiel había fallecido hace meses.

Ahora, explica, acaba de comprarse una lancha para perder el miedo, algo que forma parte de la terapia médica que sigue tras el naufragio.

Fuente: http://elmundo.sv/naufrago-salvadoreno-acapara-atencion-en-espana-con-su-libro-salvador/

Crean desalinizadora de agua de mar que funciona con energía de olas

La Universidad de Colima (Ucol) desarrolló un prototipo desalinizadora de agua de mar que funcionaría con las olas, a fin de ayudar al abasto del vital líquido para consumo humano en comunidades…

La Universidad de Colima (Ucol) desarrolló un prototipo desalinizador de agua de mar que funcionaría con las olas, a fin de ayudar al abasto del vital líquido para consumo humano en comunidades costeras de escasos recursos. El investigador de la Facultad de Ciencias Marinas de la Ucol, Manuel Gerardo Verduzco Zapata, aseguró que se pueden diseñar dispositivos convertidores de energía del oleaje (CEO), que en lugar de generar electricidad desalinice el agua de mar para consumo. “Este tipo de tecnología aún se encuentra en desarrollo y en este proyecto se plantea el diseño y construcción de un sistema desalinizador acoplado con el dispositivo convertidor de energía del oleaje (SD-CEO) a escala que aprovecha el movimiento orbital de las olas para funcionar”, explicó Verduzco. El prototipo presenta dimensiones menores a las de una planta potabilizadora, lo cual facilita su transportación y colocación, al tiempo que, el oleaje produce el bombeo de agua a través de los filtros y producirá la ósmosis inversa. En entrevista para la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Verduzco apuntó que tienen prototipos generales, y que con uno de ellos lograron producir agua potable, sin embargo, desconocen su eficiencia con diferentes tipos de olas. “Aunque se cuenta con un diseño avanzado del sistema son necesarios más estudios para llevarlo a un estado operacional. Un desafío es crear una forma de producir un flujo cuasicontinuo de agua que suministre el sistema de ósmosis inversa”, especificó. El doctor en Oceanografía física por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Baja California, refirió que es necesario estudiar su eficiencia bajo diferentes oleajes, a fin de incrementar sus condiciones de operación, por lo que es preciso efectuar estudios en laboratorios bajo ambientes controlados. A pesar de que existen varias propuestas, los investigadores quieren desarrollar un prototipo específico para el Pacífico mexicano, puesto que las corrientes de esta zona son de menor fuerza. “Existen prototipos que se utilizan en oleaje muy energético, por ejemplo, el Mar del Norte; sin embargo, nosotros no tenemos esas condiciones, tenemos un oleaje con menor energía, por ello vamos a tratar de diseñarlo para las costas de Manzanillo y de Baja California”, indicó. “El prototipo será capaz de suministrar agua potable proveniente del océano de manera sustentable y de forma autónoma, al ser impulsado con el movimiento de olas de distintos estados de mar asociados a las condiciones oceanográficas de las costas del Pacífico mexicano”, agregó. El modelo trabajará mediante una bomba de alta presión que usa energía de olas y otro de ósmosis inversa, además el dispositivo que absorbe la energía del oleaje atañe a un CEO puntual, esto es, que una sola boya captura energía de la corriente vertical de cada ola. En la actualidad, el proyecto se encuentra en la etapa de firma de convenios, el cual se tiene previsto inicie en menos de dos meses, además se espera tenga una duración de dos años. Para la realización de este trabajo, la Ucol trabajará junto con una empresa estadounidense encargada del sistema desalinizador, así como el CICESE, la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Fuente: http://www.20minutos.com.mx/noticia/145113/0/crean-desalinizador-de-agua-de-mar-que-funciona-con-energia-de-olas/#xtor=AD-1&xts=513356

Un náufrago sobrevive varias semanas sólo bebiendo Agua de Mar

El explorador Vital Alsar consiguió demostrar  que se puede sobrevivir en una balsa tres o cuatro semanas mientras llega el rescate, bebiendo agua de mar

CONCHA GÓMEZ.BAIONA COMARCAS@ATLANTICO.NET 29/06/2016 10:14 H.

CONCHA GÓMEZ.BAIONA COMARCAS@ATLANTICO.NET 29/06/2016 10:14 H.

El explorador y pacifista cántabro afincado en México,Vital Alsar Ramírez, estuvo en  Baiona en el Museo Casa de la Navegación acompañado por familiares y amigos. Nacido hace 83 años en Santander, lleva más de medio siglo navegando por los océanos Atlántico y Pacífico en naves de todo tipo: desde balsas de madera hasta carabelas españolas. Y siempre con un mismo propósito: promover y defender la comunicación y la paz mundial. Su relación con Baiona, se retrotrae a varias décadas atrás; en concreto, al año 1981 cuando visitaba la fortaleza de Monte Real  y alguien me dijo “sabía usted que aquí murió el primer indígena de América” e  imaginó a ese aborigen metido en una embarcación como La Pinta “arrumbado debajo de la sentina,  en los meses de enero, febrero y marzo  y pensé que era importante hacer un homenaje al primer americano que murió en Europa. Desde entonces tengo una conexión especial con la villa”. En la actualidad, Alsar escribe su cuarto libro, en el que “por supuesto hablo de Baiona también”.
Pese al tiempo transcurrido desde 1492, sostiene que España no ha conquistado América todavía, “son ellos los que nos conquistaron a nosotros, que nos quedamos allí”, proclamó antes de indicar que en las celebraciones del V Centenario se perdió la oportunidad de unir el sentimiento de dos pueblos.
Aunque se siente fascinado por la historia del Descubrimiento, si bien opina que “España no descubrió América, solo la encontró”, la razón principal que le impulsó a navegar es la de ser nieto de pescadores. “Mi madre me dejaba con mi abuela y yo sabía que cuando sonaba la campana era porque un barco no había conseguido llegar a puerto”, explicó. Con tres o cuatro años se metía entre las faldas negras de las pescadoras y “mi abuela me tapaba con su toquilla mientras oía los gritos  y el llanto de desesperación de la gente”.
Ese fue el resorte que le llevó más tarde a pensar  que “debía hacer algo por las personas que  son víctimas de un naufragio”. Durante la mili en Marruecos, leyó un libro sobre la Kon-Tiki: la expedición que Thor Heyerdahl realizó sobre una balsa a lo largo del Pacífico. Fue esta lectura la que provocó su interés por imitar la proeza.
En 1966 llegó a Ecuador donde reunió a doce hombres de ocho nacionalidades y los instruyó en la necesidad de hacer un homenaje al ser humano sin fronteras. Consiguió demostrar  que se puede sobrevivir en una balsa tres o cuatro semanas mientras llega el rescate, bebiendo agua de mar que y las corrientes de agua del Pacífico estaban invertidas .
Navegó siempre en balsa y sin timón. En su primera expedición, la balsa naufragó después de 143 días de navegación porque el teredo, un gusano xilófago, devoró la madera. En su segundo intento, en 1970, viajó de Guayaquil a Mooloolaba  en  161días y en 1973 probó suerte otra vez  con un trío de balsas aprovechando la corriente de Humboldt enlazando de nuevo ambos países. En 1980 cambió las balsas por bergantines y emuló a Francisco de Orellana realizando la misma ruta Llegó a Belem do Pará, en Brasil.
En sus casi 50 años de singladura siempre navegó bajo la bandera de la paz, “un trapo blanco que simboliza la conciencia del ser humano cuando está libre”. Esa fue la bandera que ondeó siempre, “con grandes dificultades por todos los países que hemos recorrido”, y que le ha valido la declaración de persona no grata en Estados Unidos, México y España.
“El peligro no existe, está en el miedo que acompaña al ser humano. Cuando descubres que la Tierra es una gran casa pierdes el miedo”, dice. Se define como ciudadano del mundo aunque ahora  afirma que está consiguiendo “ser ciudadano universal”. En 1982 participó en la  construcción de “La Marigalante”, réplica de la ‘Santa María.

Fuente: http://www.atlantico.net/articulo/area-metropolitana/naufrago-sobrevive-varias-semanas-solo-agua-mar/20160629101429538404.html

La supervivencia de los españoles desaparecidos: “No tenían comida y bebían agua de mar filtrada”

Marta Miguel y David Hernández, los españoles que habían desaparecido en Malasia, ya se encuentran en Kota Kinabalu (Borneo). Han aterrizado en un hidroavión, junto a Armella Ali Hassan y a Tommy Lam (el jefe de ambos y su pareja, los otros dos rescatados), a las 9 de la mañana (hora local, 4 de la madrugada en España), informa Javier Espinosa.

Según estas primeras imágenes, los españoles aparentan encontrarse en buen estado de salud y se han mostrado muy sonrientes a su llegada al aeropuerto internacional de Kota Kinabalu en Malasia. Su jefe chino Tommy Lam y la ciudadana malasia Armelia Ali Hassan, las otras dos personas que viajaban con ellos, parecen estar bastante más deteriorados que ellos.

Hola mamá, estamos bien, estamos aquí”. Estas palabras, emitidas a través de una emisora militar malasia, ponían fin a la pesadilla de dos familias: las de Marta y David , la pareja de españoles desaparecida hace 10 días en aguas malasias, cuando realizaban una excursión en una lancha junto a otras dos personas.

La salvación de los náufragos llegó en forma de barco: un pesquero los divisó y los rescató en aguas territoriales vietnamitas en el mar de China Meridional, muy lejos de la zona de la que partieron. Desaparecieron el pasado 2 de mayo cuando navegaban en un lancha de entre 12 y 15 metros de eslora desde la isla malasia de Balambangan a Kudat, en Sabah. Un trayecto de dos horas que acabó convertido en una errática travesía de 10 días.

‘Fuertes y luchadores’

Diez días a la deriva en un espacio mínimo, bajo el sol, “bebiendo agua del mar filtrada con una bolsita y sin comida. Lo de Marta y Miguel ha sido supervivencia total”, explicaba Luis Miguel, el padre de la joven, que durante todo el tiempo se mostró seguro de que su hija aparecería. “Marta cada día nos sorprende con una cosa nueva. Son personas muy positivas, muy fuertes, muy luchadoras, y aunque hemos llegado a dudar si estaban vivos o no, siempre hemos confiado en ellos”.

Nunca temieron por su vida. Sabían que iba a ser cuestión de días porque es una zona muy transitada y han estado siempre fuertes”, explica a EL MUNDO desde Malasia Elisabeth, la madre de David. “Evidentemente lo han pasado muy mal. Imagina una barquita de apenas cinco metros con cuatro personas en altamar de noche”, comenta aliviada a pocas horas de reencontrarse con su hijo.

“Aún no los he visto y las autoridades son muy cautas, pero sí sé que están perfectamente, que andan, hablan… Tienen las lesiones típicas de estar ocho días sentados en una barquita de cinco metros de fibra de vidrio: quemaduras, rozaduras en la piel por la humedad, algo de deshidratación…”.

“Teníamos muchas esperanzas por su fuerza y sus ganas de vivir. Creo que han tenido mucha fortaleza y una gran capacidad mental. Son muy fuertes, muy equilibrados, acostumbrados a la aventura, al riesgo… Hacen buceo, siempre les ha gustado conocer países, viajar, ser personas de mundo”, añade Luis Miguel. Por eso, iban muy preparados, lo que ha sido clave para su supervivencia.

Tras pasar la noche en una base militar malasia, Marta y David serán trasladados a Kota Kinabalu, capital del estado de Sabah, en la isla de Bormeo, donde serán sometidos a un exhaustivo reconocimiento médico. Si todo está en orden, viajarán a España para reunirse con el resto de familiares [en Malasia se encuentran la madre y el hermano de David y la hermana y un tío de Marta].

Sin embargo, el espíritu aventurero del que hacen gala los jóvenes hace temer a ambas familias que la estancia en España no durará mucho, a pesar de la “aventura”. “Les encanta la cultura malasia”, explica Luis Miguel. “Creo que van a querer seguir con su aventura allí. Y son muy cabezones”, remacha Sandra Hernández, hermana de David.

David Hernández, de 29 años, y Marta Miguel, de 30, del madrileño barrio de Chamberí, desaparecieron el pasado 2 de mayo cuando viajaban a bordo de una lancha junto al dueño del resort en el que trabajan, el chino Tommy Lam, y otra empleada del hotel de nacionalidad malasia, Armella Ali Hassan, quienes también han sido rescatados en perfecto estado.

Viajaban de isla de Balambanga hasta el distrito de Kudat. Según han explicado sus familiares, durante la travesía se averió el motor principal. Llevaban uno de repuesto, pero, al intentar sustituirlo, cayó al mar, y quedaron a la deriva. El hallazgo del motor por parte de un pescador, así como la infructuosa búsqueda de la embarcación en la que participaron nueve barcos, tres aviones, un helicóptero y un equipo de buceadores malasios, hizo temer lo peor. Que incluso sonara la palabra secuestro.

La corriente marítima les desvió hacia donde no se esperaba. Es una zona en la que confluyen dos mares, hay fuertes vientos… En lugar de llevarles hacia donde sería previsible, llegaron a una zona muy lejana, y no se sospechaba que pudieran estar allí. Estaban mucho más lejos de lo previsto”, explica Elisabeth. Es el motivo por el que el rescate ha dilatado.

Marta y David emigraron a Malasia el pasado enero, tras un primer viaje en el que “se enamoraron del país y de su gente”, cuenta Sandra Hernández. “Aquí el trabajo estaba mal, y vieron las carencias que había allí en turismo, y quisieron emprender un proyecto a largo plazo”. Actualmente trabajan en el complejo hotelero Tommy’s Place, en Tip of Borneo -en el norte de la isla- a cambio de alojamiento y comida, para conseguir experiencia y más adelante emprender. Él es electricista y se encarga del mantenimiento y ella, graduada en Comunicación Audiovisual, se ocupa de labores de comunicación y marketing del resort. Los detalles de su aventura tendrán que darlos ahora Marta y David.

Fuente: http://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/12/5734cdc322601da06d8b4689.html

Descubren un océano a 644 km por debajo de la superficie de nuestro planeta

Tras discutir y teorizar durante décadas, los científicos informan que, finalmente, han descubierto un gran océano en el interior del manto de la tierra de un tamaño tal que podría llenar tres veces los océanos que conocemos.

Este increíble descubrimiento sugiere que el agua de la superficie del planeta proviene del interior del planeta como parte de un ciclo integral del agua, desplazando la teoría dominante de que el agua llegó a la Tierra traída por los cometas de hielo que pasaron por aquí hace millones de años.

Cada vez más, los científicos están aprendiendo acerca de la composición de nuestro planeta entendiendo que los sucesos relacionados con el cambio climático, el tiempo y el mar están estrechamente relacionados con la actividad tectónica que vibra de forma contínua bajo nuestros pies.

Así los investigadores creen que el agua de la Tierra pudo haber llegado desde el interior del planeta siendo “empujada” hasta la superficie por mediación a la actividad geológica.

La revista Nature publica un artículo que afirma que los investigadores encontraron un pequeño diamante que apunta a la existencia de un gran depósito de agua bajo el manto de la Tierra, a unos 600 kilómetros de profundidad.

El autor principal de este estudio, Graham Pearson, miembro de la Universidad de Alberta, Canadá, dijo que “una de las razones por qué la Tierra es un planeta dinámico, es la presencia de agua en el interior. Los cambios de agua dependen de la forma en que funciona el mundo.”

Tras haber realizado numerosos estudios y cálculos complejos para comprobar sus teorías, los investigadores creen haber encontrado una gigantesca piscina de agua en una zona de transición entre las capas superiores e inferiores del manto, una región que se encuentra en algún lugar entre los 400 y 660 km. por debajo de la superficie terrestre.

Fuente: http://diarioecologia.com/descubren-un-oceano-a-644-km-por-debajo-de-la-superficie-de-nuestro-planeta

Medusas venenosas del tamaño de cinco autobuses ‘acechan’ el Reino Unido

La carabela portuguesa (‘Physalia physalis’), con filamentos de una longitud equivalente a cinco autobuses, cada vez está más cerca de las costas británicas, algo que provoca temores de su posible invasión entre los conservacionistas.

La medusa venenosa puede alcanzar los 49 metros de longitud y sus picaduras pueden ser mortales. La especie normalmente vive en altamar, pero los expertos de la Sociedad de Conservación Marina (MCS, por sus siglas en inglés) afirman que este año han registrado un aumento de avisos de la aparición del animal cerca de la costa del país, informa el diario‘Daily Mail’.

El director del programa de la Biodiversidad y Pesca de la MCS, Peter Richardson, informó de que en julio recibieron más de 1.000 informes sobre la medusa, y añadió que este agosto puede establecer un nuevo ‘récord’, ya que es el mes en el que normalmente se registran más avistamientos de medusas. Los especialistas desconocen la causa de la abundancia de estas medusas cerca de las costas, pero Ferdinando Boero, profesor de biología marina de la Universidad de Salento, Italia, sugiere que el calentamiento global puede ser una de las razones del mismo.

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/183653-medusas-venenosas-reino-unido

Cómo beber agua de mar con seguridad

¿Dónde se consigue agua de mar para beber?, ¿directamente en el mar? Si se recoge en el mar, ¿cómo tratarla antes de consumirla con total seguridad?

A falta de una investigación más general y exhaustiva sobre el agua de mar consumida tal y como la encontramos en el mar, resulta difícil e incluso polémico dar una pauta válida sobre cómo beberla de forma segura.

La información que sigue no pretende ser una recomendación sino sobre todo una muestra informativa de todas las posibilidades que tenemos para beber agua de mar como complemento para la salud: desde la más sencilla y barata, que consiste en recogerla directamente del mar, a la más sofisticada, que es comprarla envasada con todas las garantías de la farmacopea actual.

En realidad, tenemos tres opciones para beber agua de mar, pero elegir una u otra será una decisión meditada, responsable y dependerá de cuántos filtros de seguridad estemos dispuestos a pasar y… a pagar.

Para algunos expertos, el agua de mar, antes de ser ingerida, debe pasar análisis y filtros de seguridad que garanticen que está libre de cualquier organismo patógeno, sean bacterias o virus, o metales pesados y sustancias químicas contaminantes. De esta forma, se obtiene una bebida cien por cien segura para el consumo.

Sin embargo, algunos defensores a ultranza de beber agua recogida del mar sin más intermediarios aconsejan autoabastecerse directamente del mar, una despensa medicinal extensa, al alcance de muchísima gente y sin necesidad de desembolsar dinero alguno.

Opción 1. Recogerla directamente del mar y sin filtrar

Para ello, los expertos en esta terapia recomiendan buscar un lugar de la costa lo más alejado posible de las ciudades, con preferencia en mar abierto y con costa rocosa, y llenar una garrafa que podemos guardar en casa a temperatura ambiente y alejada de la luz solar intensa y el calor.

Hay que tomar la precaución de alejarse de zonas de vertidos y desagües, buscar un día en que el mar no esté muy removido y prestar mucha atención a las banderas que las autoridades colocan en las playas para avisar de riesgos para los bañistas, porque eso informa de que, si ondea la bandera verde, al menos eso asegura que el ayuntamiento ha realizado los análisis pertinentes, el agua es segura para el baño y está libre de patógenos peligrosos para la salud.

Hallado un lugar que consideremos seguro y alejado de posibles desagües, se procede a internarse con una garrafa grande y tapada y nos adentramos hasta que el agua cubra al menos por los hombros, se sumerge el recipiente o garrafa hasta medio metro de profundidad, se destapa y, una vez lleno, se vuelve a tapar. Es importante tomar la precaución de no tomar agua de la superficie del mar, ya que es fácil que haya gasolina de las embarcaciones en la superficie. Si no se tiene oportunidad de obtenerla de otra forma, esta es al menos la mejor que se puede conseguir, como explica la Fundación Aqua Maris, una entidad que tiene el objetivo de informar sobre las virtudes del agua de mar como complemento para la salud.

Con el agua marina pura, una vez en casa, se realiza el proceso de isotonizarla, es decir, diluirla con agua de manantial de baja mineralización hasta conseguir la salinidad de organismo humano, la que tienen por ejemplo las lágrimas o el plasma sanguíneo (se explica en Agua de mar, medicina social).

Opción 2: Recoger agua directamente del mar, en un lugar limpio y alejado de desagües, y filtrarla en casa

Si existe el temor de infectarnos con microorganimos patógenos que se hallen presentes en el mar, lo mejor es filtrarla en casa. Se puede proceder como con cualquier agua potable de la pudiéramos sospechar que está contaminada: o bien se puede hervir durante al menos diez minutos y envasarla en un recipiente limpio o incluso esterilizado y después se tapa; o bien se esteriliza con algún producto químico de los que se comercializan en tiendas especializadas; el proceso dependerá del producto, pero en general se requiere entre una hora y una hora y media.

Estos son los métodos más habituales en países desarrollados, donde es fácil adquirir productos desinfectantes y donde todo el mundo dispone de fuentes de energía para calentar agua y llevarla a ebullición.

Wílmer Soler, bioquímico, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia (Colombia) y experto también en la terapia con agua marina, explica que los métodos de desinfección habituales son la radiación UV, con antibióticos, con ozono, por ebullición, con cloro y por microfiltración. El sistema más sencillo es el de la desinfección solar o sodis, un método de tratamiento del agua a escala doméstica que se ha investigado para implementar en países en desarrollo, donde se ha conseguido atajar así hasta el 84 por ciento de las enfermedades infecciosas: se utilizan botellas de plástico transparentes, elaboradas con terephtalato de polietileno (PET) porque ofrecen muy bajo riesgo de contaminación química del agua y se exponen al sol directo (el fundamento químico del método consiste en la generación de radicales libres del oxígeno con acción microbicida por efecto de la radiación ultravioleta UVA sobre el oxígeno, en las condiciones de temperatura propias de esta exposición solar).

Otro sistema es la filtración natural de la arena. La Fundación Aqua Maris, situada en Badalona (Barcelona), dispone de un pozo de agua marina que se depura de forma natural gracias al cuarzo de las arenas subterráneas. De este pozo, surten a sus socios.

Opción 3: Comprar el agua de mar envasada

Aunque poco conocidas aún, en el mercado europeo existen algunas marcas que la comercializan para su consumo como completemento nutritivo. Es el caso de las ampollas de agua de mar oceánica total de los Laboratorios Quinton, que venden en farmacias y tiendas especializadas en salud. Se comercializan en cajas de 24 ampollas de 10 mililitros y en la fórmula hipertónica e isotónica, además de vaporizadores y otros productos.

En el caso de esta empresa española, situada en Alicante, el agua oceánica se recoge en el vórtex situado en el golfo de Vizcaya (una zona rica en fitoplacton y zooplacton) y, tras un proceso de microfiltrado en frío, se inicia el envasado de las diferentes especialidades.

Todo el proceso de elaboración y envasado del agua de esta empresa se realiza –aseguran los responsables de este laboratorio– según el protocolo original del investigador francés y tiene lugar en su instalación situada en Alicante.

También en farmacias y tiendas de dietética, se puede encontrar botellas de 75 cl de agua de mar del Atlántico envasada por la empresa alemana Biomaris. Obviamente, toda la seguridad que aporta saber que el agua ha sido analizada según estándares farmacéuticos tiene un precio, en estos casos, muy elevado.

Una alternativa son las botellas de agua de mar para cocinar, de la que ya hay varias marcas en el mercado.

Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/como-beber-agua-de-mar-con-seguridad

El mar Mediterráneo se volvió a llenar de agua en unos dos años

Hace cerca de seis millones de años el mar Mediterráneo quedó aislado del resto de océanos del mundo y por evaporación se secó casi por completo. El fenómeno dio lugar a la formación de enormes depósitos de sal. A este episodio se le conoce como Crisis de Salinidad del Mesianense.

Pero la conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo se restableció de nuevo hace poco más de cinco millones de años por causas que aún no están claras. Pudo deberse a una subida general del nivel de mar, a movimientos tectónicos o a una combinación de ambas.

Como consecuencia, el Mediterráneo se llenó de nuevo en un proceso conocido como la inundación Zancliense. Se ha pensado que esta inundación fue un proceso lento, de miles de años de duración, pero recientes simulaciones por ordenador realizadas en la Universidad de Sevilla (US), en España, muestran que fue una inundación tremendamente rápida, de proporciones catastróficas, que llevó al llenado del mar Mediterráneo en unos dos años.

En un nuevo trabajo publicado en Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology los expertos detallan cómo se produjo este fenómeno catastrófico a través de simulación numérica de dinámica de fluidos. Aunque existían algunos trabajos previos con modelos conceptuales o de dimensión cero, en el presente estudio se resuelve por primera vez la compleja hidrodinámica tridimensional del proceso.

Los resultados revelan que lo que comenzó siendo una corriente modesta de agua fue aumentando muy rápidamente con el tiempo debido a la erosión del terreno, pues se produjo un efecto de retroalimentación.

“Por lo que hoy es el mar de Alborán discurría una enorme corriente de agua procedente del Atlántico a más de 100 km por hora”, explica el catedrático de la US, José María Abril, quien añade que el caudal era de unos 100 millones de metros cúbicos por segundo (500 veces más grande que el del Amazonas).

 

[Img #27188]

Vista tridimensional del mar de Alborán con el nivel del agua después de 15 días de inundación. (Imagen: US)

 

Por su parte, el profesor Raúl Periáñez confirma que el nivel del mar en el Mediterráneo subía a una tasa de unos siete metros cada día y se llenó por completo en unos dos años. A medida que creció la profundidad del canal en la zona oriental del estrecho, la zona de aguas más someras del umbral de Camarinal pasó a tomar el control del flujo.

Estos expertos del grupo de investigación del departamento de Física Aplicada I de la US han publicado recientemente en Journal of Marine Systems otros dos trabajos en los que, a través de la simulación numérica, explican también la propagación de tsunamis en el antiguo golfo de Tartessos y los tsunamis en el Mediterráneo oriental.

Se centran en concreto en una secuencia de tsunamis producida por la explosión de Santorini, como un escenario potencial para explicar el episodio de la “apertura del mar” en el Éxodo bíblico. (Fuente: Universidad de Sevilla)

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/not/13846/el-mar-mediterraneo-se-volvio-a-llenar-de-agua-en-unos-dos-anos/es/