UN HORRIPILANTE PARÁSITO PARECIDO A UN ALIEN SE COME LA LENGUA DE LOS PECES Y LA REEMPLAZA: SE LLAMA “BETTY”

Named ¿Betty¿ by the scientists, ceratothoa italica breeds by entering the mouth through the gills. A female parasite will then take up position on the tongue, virtually replacing it, and feeding on blood as it grows to adulthood

3 marzo 2012. Un horripilante parásito parecido a un alien, que se alimenta de las lenguas de los peces y luego las sustituye en sus bocas se está extendiendo en el Mediterráneo. Casi la mitad de los peces en algunas áreas están infectados con el parásito, que nada a través de las branquias de los peces jóvenes, y a continuación, toma posición en la parte superior de la lengua, se alimentan de su sangre y sigue creciendo.

Los investigadores descubrieron que el parásito ‘cerathotoa italica’ – llamado ‘Betty’ por los científicos – está propagandose con mayor rapidez en las aguas de pesca intensiva.

A pesar de que el parásito no supone ningún riesgo para los seres humanos, impide el crecimiento de los peces, y reduce su expectativa de vida.

Los investigadores encontraron que ‘Betty’ ha prosperado en las zonas sobreexplotadas. En un área protegida cerca de España, sólo el 30% de los peces fueron infectados – en las muy explotadas aguas italianas, el 47% había sido víctima de los parásitos.

El Dr. Stefano Mariani, de la Universidad de Salford, dijo: “Esto es una prueba más de que el ser humano y su sobreexplotación de las poblaciones de peces tiene efectos adversos y de largo alcance. Las zonas con deficiente de regulación tienen pescados más pequeños, más joven y, como hemos demostrado ahora, tiene mucho más infestaciones de parásitos más dañinos. ”

“Betty es bastante horrible y te recuerda las películas de Alien, pero es un animal muy adaptado y especializado que es muy exitoso. Por desgracia, la sobrepesca altera el equilibrio del parásito y el huésped e interfiere con el todo el ecosistema.

“Tiene mucho sentido que se establezcan áreas protegidas para que podamos salvaguardar tanto la cantidad como la calidad del pescado que comemos.”

El Dr. Salford Stefano Mariani y sus colegas del University College de Dublín y la Universidad de East Anglia han inspeccionado las poblaciones de besugo a rayas en dos zonas del Mediterráneo, un área protegida de la pesca española y las muy explotadas aguas italianas.

Los investigadores también descubrieron que el parásito ha tenido peores efectos sobre los peces de las zonas de pesca intensiva, mientras que la infección del parásito ha retrasodo significativamente el crecimiento y el estado en el pescado italiano, que no tuvo efectos detectables sobre la fisiología de los españoles.

A fully-grown 'Betty' parasite in the mouth of a striped bream. In heavily fished areas, nearly half of fish are affected by the parasite

Fuente: http://universitam.com

Anuncios

El poder curativo del Agua

.

.

.

.

El japonés Masaru Emoto escribió un magnífico libro titulado Los Mensajes Ocultos del Agua[i] en el que mediante increíbles fotografías demostró como pueden cambiar las moléculas del agua en función de los mensajes que le transmitamos. Tomó muestras de agua de manantiales, de fuentes, aguas subterráneas, ríos, lagos, pantanos y hielo del antártico. A través de un método de resonancia magnética, fotografió todas esas aguas e hizo miles de fotografías para demostrar que las moléculas del agua son dinámicas, su estructura cambia. Emoto demostró que el agua cambia según el sitio físico de donde emane. Tomó muestras de agua de una fuente de agua pura en Japón, congeló unas pocas gotas, las examinó bajo un microscopio electrónico y las fotografió. Las fotografías mostraron hermosos hexágonos cristalinos parecidos a copos de nieve. Después Emoto tomó agua de un río contaminado, la congeló, fotografió unas gotas y comprobó que la imagen que aparecía en ellas no era un hermoso hexágono sino una forma desestructurada. Es como si el agua fuera sensible al entorno donde se halla.

Pero Emoto no sé quedó, siguió investigando y vio que el agua reaccionaba también con palabras que expresaban sentimientos como amor, odio, gratitud, esperanza, paz, concordia, miedo, tristeza, etc., y que se podía fotografiar el efecto provocado por dichas emociones.

Masaru Emoto ha fotografiado las moléculas del agua en estado natural y tras tratarlas con mensajes tanto positivos como negativos y los cambios que se observan en las moléculas de agua son increíbles. Cuando los mensajes son positivos las estructuras son bellas y simétricas, cuando los mensajes son negativos la estructura molecular es desordenada y poco estética.

Emoto nos quiere hacer ver a través de sus investigaciones que el agua no sólo recoge información del lugar donde discurre sino que también es sensible a los sentimientos y a la consciencia. Esa información se hace maravillosamente visible al cristalizarse el agua. Si los cristales de agua se deforman ante cualquier mensaje, voz, sentimiento, música que se transmita en su entorno modificando su misma estructura molecular realmente nos encontramos ante un descubrimiento espectacular. Nosotros somos un 75% agua y según los estudios de Emoto podemos modificar la estructura de nuestras moléculas de agua en función de nuestros pensamientos. ¿No os parece maravilloso?

Cuando las muestras de agua fueron sonorizadas con música heavy metal o expuestas a palabras negativas o cuando se enfocaron sobre ellas intencionadamente pensamientos o emociones negativos, el agua no sólo no formó cristales sino que en su lugar se crearon estructuras caóticas y fragmentadas. Sin embargo, cuando el agua fue tratada con aceites florales aromáticos los cristales tendieron a imitar la forma de la flor original. Lo que parecería demostrar que el agua ha captado la información de la flor.

Emoto también demostró que se puede transmitir energía positiva al agua desde la distancia[ii]. Para ello reunió a 2000 personas en Tokio y les encomendó que le mandase energía positiva al agua así como sentimientos de amor y gratitud, se les mostró la imagen de las botellas a las que debían de mandar esa energía, pero no se las mostraron ni sabían donde estaban. ¡¡Las botellas de agua se encontraban en una habitación blindada en California, donde la radiación electromagnética no podía penetrar!! Tras mandarle esa energía positiva analizaron la estructura del agua guardada en California respecto a un agua obtenida de la misma fuente pero no tratada mediante energía positiva. Pues bien, Emoto demostró sus teorías pues el agua dinamizada tenía una estructura no solo diferente si no mucho más bella y estética.

Emoto afirma que el agua puede curarnos[iii] , para ello solo tenemos que transmitirle esa intención.

Fuente: Libro Mis Recetas Anticáncer.