La cerveza Augas Santas, elaborada con agua de mar, finalista en los premios de Economía Azul

XAIME RAMALLAL
BARREIROS / LA VOZ 

Dos proyectos del GALP A Mariña-Ortegal resultaron finalistas para la segunda edición de los premios de Economía Azul, creados en 2017 por la Consellería do Mar para reconocer proyectos destacados subvencionados al amparo de las ayudas concedidas en las estrategias de desarrollo local participativo. Del GALP A Mariña-Ortegal fue seleccionado como proyecto de innovación local el de Augas Santas Cerveza Artesá da Mariña (Barreiros), de Mariela Iriarte, y, como apoyo a la pesca artesanal, el Do mar á mesa, de la cofradía de Cedeira.

 

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/amarina/2019/10/04/cerveza-augas-santas-elaborada-agua-mar-finalista-premios-economia-azul/0003_201910X4C5991.htm

Curioso invento: Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Cosechar tu propia sal marina natural. Esta es la original propuesta del estudio de diseño croata Boir. Su pequeña salina portátil Salt permite experimentar la creación natural de cristales de sal marina y disfrutar de los sabores auténticos del mar Mediterráneo sin perder ni una sola de sus propiedades.

Una sencilla manera de conservar todos los minerales y oligoelementos del mar Mediterráneo que casi son inexistentes en las sales procesadas que la mayoría consumimos. Esto es Salt de Boir, un exquisito contenedor portátil que imita a escala doméstica el proceso sostenible de creación de sal marina que los recolectores tradicionales han estado utilizando durante milenios.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Sus creadores son Vlatka Leskovar-Zidar, un diseñador de producto, e Ivan Zidar, un diseñador gráfico convertido en chef. Ellos forman Boir, el estudio con sede en Zagreb y fundado en 2018 con un objetivo claro: mejorar la experiencia gastronómica a partir de diseños de vajillas y accesorios culinarios artesanales.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

“Percibimos la gastronomía contemporánea como el teatro para los sentidos. Nuestra vajilla y accesorios de comedor son sus accesorios y telones de fondo: marcan la pauta, brindan el espacio para el desempeño y provocan las mentes curiosas de chefs y amantes de la comida . Ninguna pieza o proceso es redundante: todo está unido a una lógica narrativa fuerte. Por eso nuestro proceso de diseño consiste en reducirlo a lo esencial “, comentan los creadores.

Presentada en el London Design Festival el pasado septiembre, la salina portátil de Boir está elaborada por los mejores artesanos de la madera y cerámica croatas. Su elegante estuche viene en nogal natural o roble con acabado en aceite oscuro. El recipiente de cerámica en el interior está recubierto con un esmalte resistente al agua para permitir la óptima cristalización de la sal.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Se añade a la colección, una diminuta herramienta metálica en forma de T que recuerda a las utilizadas por los recolectores tradicionales de sal marina, así como unos recipientes que contienen salmuera (agua de mar concentrada) de diferentes microrregiones. Nin 28 Bé es el primero en la colección de salmueras que acompañará a Salt y representa la salina de Nin, en la costa adriática croata.

Como si se tratara de una receta sencilla, Salt es fácil de usar: vierta una capa delgada de salmuera embotellada que viene con el recipiente, expóngala a luz solar durante una hora o caliéntela en el horno. Cuando aparece el patrón de cristal, está listo para ser servido y cosechado mediante la herramienta especial en forma de T.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Salt es el resultado de una investigación sobre el abandono y desaparición de los métodos tradicionales de recolección de sal marina. Los actuales procesos industrializados amenazan la biodiversidad del mar Mediterráneo y reducen las propiedades de la sal marina natural, comentan desde Boir. Con Salt, chef y diseñador, pretenden aportar su pequeño “granito de sal” al planeta y recuperar el auténtico sabor del mar en nuestros platos.

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Vlatka trabajó como Director Creativo en el estudio de diseño espacial Brigada, ganador de algunos premios Red Dot Design. Ivan estudió artes culinarias en el Institut Paul Bocuse, antes de lanzar su exitosa franquicia gourmet de comida callejera Mason burgers & stuff .

El conocimiento de los ingredientes locales y la pasión por la experimentación culinaria de Ivan se han unido a la investigación de Vlatka sobre la forma en que los objetos físicos inspiran rituales e incitan recuerdos.

Si Boir es la plataforma que aúna talento, Salt es la sal que lo inspira.

http://www.boir.store

Salt de Boir. Cómo hacer tu propia sal marina natural.

Fuente: https://www.neo2.com/salt-de-boir-como-hacer-tu-propia-sal-marina-natural/

Recoge tu propia SAL MARINA AUTÉNTICA, y deja de comprar SAL QUE MATA, tu salud lo agradecerá

Hay muchos sistemas, todos se basan en evaporar el agua de mar, no falla, de cada litro sacarás 35 gramos de pura vida, puedes hacerlo en verano con el sol o en invierno con una estufa, aquí ponemos un sistema que ha posteado un miembro de nuestro grupo de Facebook “Los Beneficios del Agua de Mar”, esperamos que te pueda ser útil.

Jr Orriols
Con una mínima instalación, obtener sal marina integral en casa SI es posible. El resultado es una sal integral sin refinar. Buenísima.
La estructura esta realizada con hierro galvanizado protegido con imprimación epoxica y 2 capas de pintura exterior blanca. Los soportes verticales son de varilla inox para poder nivelar bien el conjunto. Las varillas están protegidas por tubo PEHD de riego de 15 mm. Además hay una tapa transparente de policarbonato abatible con perfil inox. Es para evitar que vayan las aves urbanas a beber o defecar y por si llueve que entre agua. Los insectos, por experiencia nunca se acercan a esa agua tan salada.

Los beneficios del agua del mar entran a la cocina

El chef Javier Fins emplea las propiedades marinas en la nueva carta del Talaso Atlántico

e. o. | vigo 05.06.2018 | 02:23

El chef Javier Fins. // Marta G. Brea

El chef Javier Fins. // Marta G. Brea

El vapor de agua de mar es uno de los elementos que el chef Javier Fins, jefe de cocina del “Talaso Atlántico”, ha añadido a los fogones y a partir del que platos de marisco como langostinos o zamburiñas (con un sorprendente efecto de bruma marina) se construyen y elaboran. Pero más allá del aspecto culinario, en el que prima la cocina tradicional gallega basada en el producto pero con citas a la cocina internacional -sobre todo, japonesa-, destaca un vínculo especial con el mar que se ha trasladado a mayores de la talasoterapia.

“Han llevado el agua de mar hasta la cocina“, ejemplificaba con una hipérbole un miembro de la directiva del Talaso. Consultado al respecto, el jefe comercial Miguel González señala que la composición en minerales y sales del agua marina “es semejante a la que contiene el organismo”, un argumento que explica también los beneficios de los baños en el mar o en agua de mar. Es decir, contribuye al equilibrio orgánico natural. Aprovechándose de esa premisa, la introducen como un elemento más a la carta. De hecho, su “Restaurante Faro” subtitula la carta “del mar al plato” y no es una frase hecha. El mismo océano que se ve desde los ventanales del comedor pretende cuidar, desde dentro del plato hacia afuera, al comensal.

Es sabido que, exteriormente, el agua marina puede mejorar condiciones como la psoriasis -su efecto ‘antibiótico’ es ideal para avanzar en procesos de cicatrización de heridas- e incluso cuadros de artritis o artrosis, y también es útil para tratar estados de ansiedad.

En China, el agua marina se utiliza desde hace más de cuatro mil años. El pionero fue el emperador Fu-Shi, conocido como el padre de la medicina marina. Recomendaba beber agua de la playa (en un momento de menor contaminación), consumir algas y sales para poder recuperar y conservar la salud. Más cerca de nuestro tiempo, el investigador francés René Quinton descubrió que los componentes del agua marina eran los mismos que están en las células del cuerpo, siendo muy similar al plasma de la sangre. Por ello continuó con su investigación entre 1910 y 1950 junto al doctor Jarricot, con quién fundó los llamados “Dispensarios marinos”.

Familias

Según avanzó González, el Talaso ha remozado su carta coincidiendo con el 15 aniversario del establecimiento ubicado en Oia, pero también ha reforzado la oferta para familias, con el “Mini Club”, un lugar pensado en exclusiva para los niños, desde los más pequeños hasta los 12 años. Se trata de un proyecto lúdico y educativo adaptado a cada rango de edad, con un programa de talleres para estimular la creatividad de los pequeños. ” Para que disfrutéis de la sobremesa con calma, o de un masaje, o de la piscina del centro de talasoterapia”, añaden los responsables.

Fuente: https://www.farodevigo.es/sociedad/2018/06/05/beneficios-agua-mar-entran-cocina/1904819.html

Agua de mar: el sorprendente ingrediente con el que estos chefs mejoran sus platos

¿Cocinar con agua de mar? Por sorprendente que parezca, se hace. Y el resultado culinario es estupendo. El hecho de utilizarla en la cocina no es nuevo. Desde la antigüedad los pescadores guardaban sus capturas en agua marina. Así se limpiaban y además se mantenían en perfectas condiciones. Y luego cocinaban los productos con el mismo líquido.

Cocinar con agua de mar

Son muchos los cocineros que echan mano de el agua de mar para cocinar. Tal es el caso de Ferrán Adriá. “En El Bulli la utilizábamos para elaborar platos tradicionales. Por ejemplo para hacer el fumet de pescado. Y es que el pescado sabe más a pescado, el marisco sabe más a marisco. Cualquier cosa que se cocine con agua de mar tiene más sabor”. Puede resultar curioso, pero también se utiliza para hacer pizzas. El Chef Mauro Palomba, en su restaurante londinense, elabora la base de la pizza con este líquido. “La forma de cocinar proviene de los pescadores italianos. La masa queda más suave y menos crujiente. Es más ligera y fácil de digerir”.

Y si se utiliza para la masa de la pizza, ¿funciona también a la hora de elaborar pan? Pues en efecto, según la asociación de Pequeños Panaderos Afines, PEPA. “Los panes quedan más bonitos, mejora nutricionalmente el pan y produce una corteza especial y exquisita” afirma Beatriz Echeverría, copropietaria del madrileño El Horno de Babette y miembro de la asociación. Para su elaboración se requiere entre 600 y 700 ml de agua de mar por cada kilo de harina.

La descongelación perfecta

Al parecer la mejor forma de descongelar los alimentos es dejándolos en un recipiente con agua de mar. Sobre todo si se trata de mariscos o pescados: el proceso es más rápido y le aporta minerales. Esto se debe a que la salinidad del agua de mar mantiene la temperatura estable, sin enfriarse. Si no queremos dejar el producto sumergido, podemos utilizar el ‘Papel de mar’ o toallitas empapadas en agua de mar. Además sirven para envolver el pescado o marisco y conservarlo en la nevera. Evita los consabidos olores y proporciona más tiempo para consumirlos frescos: hasta 3 o 4 días.

Según la Fundación Aquamaris, “Los vegetales saben distintos si se sazonan con agua de mar, en el caso de una ensalada cruda. Para ello se utiliza un rociador, a modo de salero. También se pueden limpiar las hojas de lechuga con agua de mar: la ensalada será más limpia y rica, sin necesidad de añadir sal”.

Cerveza elaborada con agua de mar

Er Boquerón es la primera cerveza del mundo con agua de mar. Se somete a un doble proceso de fermentación y se fabrica a base de cuatro elementos: el agua, la malta de cebada, la levadura y el lúpulo. ¿Y con qué podemos acompañar una cerveza? Pues con patatas fritas. Sí, también hechas con agua de mar. “Hacen que disfrutemos del auténtico sabor de las patatas y le dan una textura crujiente difícil de olvidar” afirma el fabricante del producto.

¿Qué cantidad de agua de mar utilizar?

No todos los alimentos reaccionan igual al contacto con el agua de mar. Por ejemplo los hidratos de carbono absorben más el sabor salado que las legumbres. Salvo que sea para cocer mariscos, conviene diluirla con agua dulce. A continuación mostramos unas proporciones orientativas:

Alimento Agua de mar Agua dulce
Mariscos 100% 0%
Pescados 35% 65%
Patatas 35% 65%
Vegetales 30% 70%
Pollo 25% 75%
Pasta 25% 75%
Arroz 20% 80%
Pulpo 50% 50%

Coger agua de mar

Lógicamente podemos coger nuestra propia agua, siempre que tomemos ciertas precauciones. Evita tomarla de:

  • playas muy frecuentadas
  • la orilla
  • los días de oleaje o mar revuelto
  • las desembocaduras de ríos

Basta con adentrarse unos metros: que el agua le llegue a los hombros. Después sumergir la botella a la altura de las rodillas, es decir, al menos a medio metro de profundidad. El mejor sitio es en mar abierto y costa rocosa. Conviene guardarla en sitio fresco y sin luz. Y mejor en recipiente de cristal.

Comprar agua de mar

Si no tienes opción de coger tu propia agua puedes adquirirla. Aunque su elaboración parezca sencilla, requiere un proceso concienzudo. Las extracciones se realizan a más de 70 metros de la costa y a una profundidad de entre tres y cuatro metros. Después se pasa por una máquina procesadora con diferentes filtros. Hay varias empresas que comercializan agua de mar. Estas son algunas de ellas:

Agua de mar

La fórmula del agua del mar, en polvo

Un gallego obtiene un liofilizado que imita la fórmula salina del oceáno y que certifica el CSIC – Tiene menos sodio y boro que otras soluciones

Francisco Roura. // FdV

El gallego Francisco Roura ha logrado que cualquier cocina pueda disponer de “agua de mar al instante”. Su idea de lograr unas sales para cocer el marisco y el pescado que dejasen sabor a océano, pero libres de contaminación, ya se ha convertido en realidad.

Su composición a base de cloruro sódico, cloruro de magnesio, sulfato de sodio, cloruro de calcio, cloruro de potasio y bicarbonato sódico ha logrado un certificado de laboratorio del CSIC de que esas sales minerales, que luego se diluyen en agua potable, aportan todas las propiedades nutricionales del agua del mar, sin contaminantes ni componentes nocivos. Además, contienen menos boro y sodio que otras soluciones embotelladas.

 Fran Roura, que vive a caballo entre A Coruña y Valencia es el responsable de “Winbi”, la firma que ha creado el combinado de sales minerales resultan en agua de mar cuando se añaden al agua potable. El invento procede de los laboratorios Mixsalt y ha contado con apoyo de la UCAM. Ya en Galicia, se abre camino entre la hostelería como agua de mayo. No en vano, el pontevedrés del restaurante Casa Solla, Pepe Solla, se acaba de convertir en imagen de la marca.

Roura explica que esta formulación tratar de cubrir una de las peticiones de la hostelería y pero que además puede usarse en casa. Tanto es así que algunos puestos del mercado ya cuentan con esta novedad entre sus productos. “Sirve también para limpiar o hidratar el pescado y queda mejor que con agua dulce”. El empresario propone que los pescados, tanto frescos como congelados se hidraten durante diez o veinte minutos con el proyecto de agua de mar para que “la cocinarlos” tengan mejor sabor, textura y aspecto. Otros consejos pasan por conservar el pescado o el marisco con papel humedecido en el compuesto, para “prolongar su frescura y conservar mejor todas sus propiedades organolépticas. Los bivalvos pueden ser sumergidos unos minutos antes de su cocción.

Pero su propuesta no se queda ahí, entre los ejemplos prácticos de uso que propone se encuentra el aliño para ensaladas, -con la cantidad equivalente a un chupito bastaría-, para cocer la pasta y así potenciar el sabor a mar en guisos y arroces o incluso para hervir el arroz de la paella o hacer un guiso.

Al igual que el agua de mar normal, detalla, el combinado tiene solo un 29 % de sodio, la mitad de lo que tiene la sal común y marina, y no porta los minerales pesados del líquido natural. En lo que respecta a las cantidades, Roura lo tiene todo calculado. Par un litro de agua son precisos 40 gramos de producto, mientas que para 25 litros de agua se necesitaría un kilo de sales

Cómo beber agua de mar con seguridad

¿Dónde se consigue agua de mar para beber?, ¿directamente en el mar? Si se recoge en el mar, ¿cómo tratarla antes de consumirla con total seguridad?

A falta de una investigación más general y exhaustiva sobre el agua de mar consumida tal y como la encontramos en el mar, resulta difícil e incluso polémico dar una pauta válida sobre cómo beberla de forma segura.

La información que sigue no pretende ser una recomendación sino sobre todo una muestra informativa de todas las posibilidades que tenemos para beber agua de mar como complemento para la salud: desde la más sencilla y barata, que consiste en recogerla directamente del mar, a la más sofisticada, que es comprarla envasada con todas las garantías de la farmacopea actual.

En realidad, tenemos tres opciones para beber agua de mar, pero elegir una u otra será una decisión meditada, responsable y dependerá de cuántos filtros de seguridad estemos dispuestos a pasar y… a pagar.

Para algunos expertos, el agua de mar, antes de ser ingerida, debe pasar análisis y filtros de seguridad que garanticen que está libre de cualquier organismo patógeno, sean bacterias o virus, o metales pesados y sustancias químicas contaminantes. De esta forma, se obtiene una bebida cien por cien segura para el consumo.

Sin embargo, algunos defensores a ultranza de beber agua recogida del mar sin más intermediarios aconsejan autoabastecerse directamente del mar, una despensa medicinal extensa, al alcance de muchísima gente y sin necesidad de desembolsar dinero alguno.

Opción 1. Recogerla directamente del mar y sin filtrar

Para ello, los expertos en esta terapia recomiendan buscar un lugar de la costa lo más alejado posible de las ciudades, con preferencia en mar abierto y con costa rocosa, y llenar una garrafa que podemos guardar en casa a temperatura ambiente y alejada de la luz solar intensa y el calor.

Hay que tomar la precaución de alejarse de zonas de vertidos y desagües, buscar un día en que el mar no esté muy removido y prestar mucha atención a las banderas que las autoridades colocan en las playas para avisar de riesgos para los bañistas, porque eso informa de que, si ondea la bandera verde, al menos eso asegura que el ayuntamiento ha realizado los análisis pertinentes, el agua es segura para el baño y está libre de patógenos peligrosos para la salud.

Hallado un lugar que consideremos seguro y alejado de posibles desagües, se procede a internarse con una garrafa grande y tapada y nos adentramos hasta que el agua cubra al menos por los hombros, se sumerge el recipiente o garrafa hasta medio metro de profundidad, se destapa y, una vez lleno, se vuelve a tapar. Es importante tomar la precaución de no tomar agua de la superficie del mar, ya que es fácil que haya gasolina de las embarcaciones en la superficie. Si no se tiene oportunidad de obtenerla de otra forma, esta es al menos la mejor que se puede conseguir, como explica la Fundación Aqua Maris, una entidad que tiene el objetivo de informar sobre las virtudes del agua de mar como complemento para la salud.

Con el agua marina pura, una vez en casa, se realiza el proceso de isotonizarla, es decir, diluirla con agua de manantial de baja mineralización hasta conseguir la salinidad de organismo humano, la que tienen por ejemplo las lágrimas o el plasma sanguíneo (se explica en Agua de mar, medicina social).

Opción 2: Recoger agua directamente del mar, en un lugar limpio y alejado de desagües, y filtrarla en casa

Si existe el temor de infectarnos con microorganimos patógenos que se hallen presentes en el mar, lo mejor es filtrarla en casa. Se puede proceder como con cualquier agua potable de la pudiéramos sospechar que está contaminada: o bien se puede hervir durante al menos diez minutos y envasarla en un recipiente limpio o incluso esterilizado y después se tapa; o bien se esteriliza con algún producto químico de los que se comercializan en tiendas especializadas; el proceso dependerá del producto, pero en general se requiere entre una hora y una hora y media.

Estos son los métodos más habituales en países desarrollados, donde es fácil adquirir productos desinfectantes y donde todo el mundo dispone de fuentes de energía para calentar agua y llevarla a ebullición.

Wílmer Soler, bioquímico, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia (Colombia) y experto también en la terapia con agua marina, explica que los métodos de desinfección habituales son la radiación UV, con antibióticos, con ozono, por ebullición, con cloro y por microfiltración. El sistema más sencillo es el de la desinfección solar o sodis, un método de tratamiento del agua a escala doméstica que se ha investigado para implementar en países en desarrollo, donde se ha conseguido atajar así hasta el 84 por ciento de las enfermedades infecciosas: se utilizan botellas de plástico transparentes, elaboradas con terephtalato de polietileno (PET) porque ofrecen muy bajo riesgo de contaminación química del agua y se exponen al sol directo (el fundamento químico del método consiste en la generación de radicales libres del oxígeno con acción microbicida por efecto de la radiación ultravioleta UVA sobre el oxígeno, en las condiciones de temperatura propias de esta exposición solar).

Otro sistema es la filtración natural de la arena. La Fundación Aqua Maris, situada en Badalona (Barcelona), dispone de un pozo de agua marina que se depura de forma natural gracias al cuarzo de las arenas subterráneas. De este pozo, surten a sus socios.

Opción 3: Comprar el agua de mar envasada

Aunque poco conocidas aún, en el mercado europeo existen algunas marcas que la comercializan para su consumo como completemento nutritivo. Es el caso de las ampollas de agua de mar oceánica total de los Laboratorios Quinton, que venden en farmacias y tiendas especializadas en salud. Se comercializan en cajas de 24 ampollas de 10 mililitros y en la fórmula hipertónica e isotónica, además de vaporizadores y otros productos.

En el caso de esta empresa española, situada en Alicante, el agua oceánica se recoge en el vórtex situado en el golfo de Vizcaya (una zona rica en fitoplacton y zooplacton) y, tras un proceso de microfiltrado en frío, se inicia el envasado de las diferentes especialidades.

Todo el proceso de elaboración y envasado del agua de esta empresa se realiza –aseguran los responsables de este laboratorio– según el protocolo original del investigador francés y tiene lugar en su instalación situada en Alicante.

También en farmacias y tiendas de dietética, se puede encontrar botellas de 75 cl de agua de mar del Atlántico envasada por la empresa alemana Biomaris. Obviamente, toda la seguridad que aporta saber que el agua ha sido analizada según estándares farmacéuticos tiene un precio, en estos casos, muy elevado.

Una alternativa son las botellas de agua de mar para cocinar, de la que ya hay varias marcas en el mercado.

Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/como-beber-agua-de-mar-con-seguridad