A futuro trabajar en la mineria con agua de mar podría ser la norma en faenas del norte de Chile

En la Región de Antofagasta, es donde hay una mayor necesidad y uso de agua fresca, siendo esta la región que más aporta a la producción nacional.

(MINERÍA CHILENA) Analizar los eventuales impactos del agua de mar en la hidrometalurgia del cobre, fue el tema desarrollado por el gerente del departamento técnico, de la Sociedad Nacional de Minería, Sonami, Iván Cerda, durante el seminario, organizado por el Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (Ceitsaza) y el Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM), realizado recientemente en Antofagasta.

El ejecutivo, durante su presentación “El recurso hídrico en la minería”, explicó que la minería es muy dependiente del recurso hídrico, fundamentalmente para realizar las operaciones metalúrgicas de concentración y lixiviación. Así mismo, la mayor actividad minera se concentra en la zona del país, donde es más escasa la presencia de agua en las fuentes que han sido las tradicionales utilizadas hasta ahora. Lo anterior ha generado en los últimos años un sentido de urgencia en cuanto a encontrar soluciones, tanto por el lado de la demanda, como de la oferta.

Es por ello, que Cerda se refirió a la posibilidad cierta que “en el mediano a largo plazo, es probable que se convierta en un nuevo estándar de operaciones en zonas desérticas. No obstante, la viabilidad técnica y económica requiere un análisis caso a caso para evaluar el impacto en el negocio de variaciones, en el comportamiento metalúrgico, inversiones adicionales y costos de operación”.

Consumo de agua

“La cantidad total de agua fresca que se utiliza en la minería del cobre es de 12,6 mts3/seg. Y en la Región de Antofagasta, es donde hay una mayor necesidad y uso de agua fresca, consistente con ser la región que más aporta a la producción nacional”, recalcó el especialista.

A su vez, Cerda Precisó que el proceso del cobre con mayor consumo de agua fresca “es la concentración, con un 71% del total”. En tanto, la línea hidrometalúrgica de procesos utiliza un 14% de la extracción de agua fresca. “Un 15% de la extracción de agua fresca se utiliza en operaciones de extracción minera y servicios varios”, agregó.

El uso de agua de mar en operaciones metalúrgicas, es la principal iniciativa que está considerando la industria minera en Chile para suplir la demanda adicional de agua fresca. Según sea el caso y necesidad específica, el eventual uso puede ser como agua de mar directamente, o como agua desalinizada. En cualquier caso, la necesidad de transporte de agua desde la costa hasta la faena minera, puede ser una limitante, debido a la distancia y la altura en la que estas se encuentran.

Fuente / MINERÍA CHILENA

Anuncios