Esta tarde en TV3 Jaume Barberà conversación con María Teresa Ilari, médica internista y terapeuta con agua de mar

“Retratos” conversación con María Teresa Ilari, una doctora que prescribe agua de mar no filtrada a todos sus pacientes

Miércoles 3 de junio,Retratos “se desplaza en Begur (Baix Empordà) para entrevistar Maria Teresa Ilari, médica internista y terapeuta con agua de mar.

teresa ilari

La doctora Ilari es nacida en Cataluña. Estudió Medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona y, al terminar la carrera, hace más de 30 años, se desplazó a Nicaragua para apoyar el grupos de alfabetización de la revolución sandinista. Posteriormente comenzó a trabajar en la sanidad pública y, desde el año 2003, prescribe agua de mar no filtrada a todos sus pacientes, que toman una media de medio litro al día.

Además, ha sido la impulsora de la creación de más de 80 dispensarios marinos en Nicaragua, el segundo país más pobre de Latinoamérica, que distribuyen mensualmente 7.000 litros de agua de mar de forma gratuita y que el Ministerio de Salud se encarga de hacer los exámenes pertinentes para analizar los microbios y garantizar su potabilidad.

Según la doctora Ilari, “el agua de mar es potable, ingerible y benéfica, para tratar enfermedades y mejorar la desnutrición, ya que contiene ácidos nucleicos, ADN, minerales, grasas, proteínas, plancton, huevos y larvas de peces, cadenas de carbono, virus y bacterias, vitaminas, aminoácidos. Nuestros trillones de células nadan en una matriz intracelular y extracelular constituida por agua de mar. Las primeras células que dieron origen a la vida en el planeta surgió de los océanos primigenios hace 3.500.000 de años. Los mares conservan la composición que da origen a la vida y que la devuelve “.

Y acabaremos, sin movernos de Begur, con una visita a la Fonda Caner, un establecimiento donde su chef, Narciso Caner, nos mostrará cómo se elabora un plato con agua de mar.

Fuente (traducida del catalán): http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=ca&u=http://www.ccma.cat/tv3/retrats/jaume-barbera-conversa-amb-maria-teresa-ilari-metgessa-internista-i-terapeuta-amb-aigua-de-mar/noticia/2668255/&prev=search

VIDEOS RELACIONADOS

Anuncios

Agua de mar: la medicina de los pobres

10001520_716477721720937_1010264874_n

Javier Alejandro Ramos PERIODISTA

La pregunta es: ¿ha tomado alguna vez usted agua de mar, que no sea en una oportunidad que en la playa una ola lo revolcara unos metros, y la ingiriera accidentalmente? Si piensa que es malo para su organismo, está en un craso error.

Es la medicina natural más potente que existe, en las dosis adecuadas; es gratis, al menos aún en nuestro país, y en varias naciones ya la embotellan y distribuyen a lugares que no tienen costa, como la panacea para curar muchas enfermedades.

Hasta 1980, en Francia, el agua de mar era recetada por la seguridad social. Ya desde las épocas de la Primera Guerra Mundial, el biólogo galo René Quinton había probado sus beneficios para la salud humana, y en El Cairo, tras una mortal plaga que diezmó la ciudad y causó escasez de medicinas, se utilizó como bebida rehidratante y hasta como plasma para las transfusiones sanguíneas.

En los últimos 30 años, los grandes laboratorios farmacéuticos han intentado que esta solución para la salud sea minimizada y hasta satanizada. En las naciones desarrolladas han relegado al agua de mar a la función de regadío de plantas (con éxito, debido a las sales y minerales que contiene), y es común ver también ahora en algunos distritos capitalinos a cisternas recogiéndola para regar los parques. Los campos de golf tienen la lozanía que muestran gracias al agua de mar.

Es un complemento ideal para la dieta. Mezclada una tercera parte con otras dos de agua potable, un poco de stevia (edulcorante natural), y añadiéndole jugo de limón o naranja, es una bebida refrescante y curativa. Reduce el abdomen, desecha las jaquecas, desinflama músculos y tendones afectados por la artritis y la gota, equilibra la presión arterial y limpia el colon.

En España, hay barcos que la obtienen mar adentro, más pura aún, y es embotellada para venderse. Si uno la recoge en la costa, solo debe esperar una noche a que a oscuras mueran los zooplancton, filtrarla y está lista para tomar.

Un reciente congreso realizado en nuestro país, con asistencia de destacados estudiosos y científicos de distintas nacionalidades (entre ellos el español Adrián Cabrera y la argentina Graciela Sandoval), concluyó que dado que el agua de mar contiene toda la tabla de elementos químicos necesarios para el organismo humano, es la solución mundial para la desnutrición, así como para curar diversas patologías.

Uno de los impulsores de su uso en el Perú, el físico y docente universitario Walter Pérez Terrel, junto con el biólogo tesista José Luis Garagatti, de la Universidad Agraria, vienen proponiendo que el Congreso apruebe una ley para que el agua de mar sea reconocida como medicina natural, y se obtenga y envase con todos los requisitos sanitarios. Hay un referente en Nicaragua, donde esto ya es ley, y hasta en Colombia, donde se usa para la cocina y también para la elaboración de bebidas como la cerveza.

Fuente: http://www.elperuano.com.pe/edicion/noticia-agua-mar-medicina-los-pobres-27796.aspx

El secreto de Nadal: Bebe agua de mar para no deshidratarse

RAFA NADAL BEBE AGUA DE MAR [1]

El diario Marca destaca en su portada uno de los secretos que usa Rafael Nadal para recuperarse, y es que el mallorquín bebe agua de mar. Resultará un poco sorprendente, pero es cierto. Tal y como cuenta el diario Marca en su portada, el español Rafael Nadal tiene en el agua de mar uno de sus secretos para no deshidratarse y recuperarse mejor de los grandes esfuerzos realizados en condiciones de mucha calor o humedad. Muchos se preguntarán que cómo es esto posible. Os explicamos al detalle qué es exactamente ese producto con agua de mar que toma Rafa.

Durante su partido de segunda ronda en el pasado Open de Australia, Rafael Nadal sufrió una fuerte deshidratación. El español tuvo mareos, calambres e incluso arcadas. Las condiciones climáticas en aquel momento eran complicadas, con mucha calor y una humedad asfixiante. Eso hizo que Rafa sudara en exceso cuando apenas llevaban unos juegos, perdiendo mucha agua en su cuerpo y una cantidad importante de nutrientes. Es entonces cuando aparece este agua de mar. Un producto de los Laboratorios Quinton, en Alicante. Esta empresa microfiltra el agua de mar en frío y la purifican conservando las 78 sales minerales que el cuerpo necesita.

Estudios llevados a cabo por expertos de la Universidad de Alicante y los Departamentos de Prevención y Tratamiento de las lesiones del Deportista de la Universidad Católica de Murcia han demostrado la eficacia del uso de agua de mar microfiltrada en frío como aporte mineral 100% natural para hacer frente de forma inmediata a la hiponatremia hipotónica de los deportistas. Además, una toma regular de la misma permite mejorar la recuperación física, incrementar el rendimiento físico, aumentar la carga y el tiempo de trabajo, mejorar el estado de concentración así como mejorar la rehidratación intracelular.

Miami es otro de los lugares donde se juega con una humedad muy grande por lo que es probable que Nadal lleve en su mochila alguna botella de este agua de mar para poder rendir al 100% físicamente.

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2015/03/26/secreto-nadal-bebe-agua-mar-no-deshidratarse

«El agua de mar no es un buen negocio para las farmacéuticas» en La Voz de Galicia por Miguel Celades

El agua de mar no es un buen negocio para las farmacéuticas en La Voz de Galicia por Miguel Celades

«El agua de mar no es un buen negocio para las farmacéuticas»

El colectivo A Morangueira realizó unas jornadas en Porto do Son que tuvieron como ponente al investigador catalán

JAVIER ROMERORIBEIRA / la voz, 05 de marzo de 2015. Actualizado a las 05:15 h.

El investigador catalán Miguel Celades visitó Porto do Son hace unos días para exponer las bondades de los usos del agua de mar para el hombre, la ganadería y la agricultura. Celades defiende también el empleo del líquido elemento salado para la salud, y basta como ejemplo una frase suya para entender el calado de su discurso: «Tan solo con que en los goteros de los hospitales se cambiara el suero fisiológico por agua de mar isotónica se salvarían decenas de miles de vidas todos los días».

-¿Por qué se dice en el eslogan del programa de actividades que realizó en Porto do Son que el agua de mar y la alimentación son el futuro robado a la humanidad?

-La actual alimentación del ser humano es nefasta para su salud. Tenemos, por una parte, diez millones de personas que mueren de hambre cada año en el tercer mundo, y, por otra parte, tenemos mil millones de obesos en el mundo más civilizado. Haber olvidado algo fundamental como el agua de mar en nuestra alimentación, sumándole la masificación del uso de transgénicos, flúor y otros elementos venenosos para el hombre en nuestro plato de comida, está hipotecando nuestra salud y la de futuras generaciones.

-Habla del uso del agua de mar para la ganadería, agricultura y la vida cotidiana de las personas, ¿por qué no es una alternativa día de hoy?

-El agua de mar contiene los 118 elementos de la tabla periódica, por eso mamíferos como la ballena se nutren tan solo de la sopa marina, que es el agua de mar en estado puro. Millones de cabezas de ganado mejorarían su salud, su calidad de vida y su producción tan solo sustituyendo las bolas de sal común que los ganaderos están obligados a darles para que no mueran, por agua de mar. De hecho, en algunas granjas de Cataluña lo están haciendo y se han sorprendido al ver que su ganado ha crecido un 35% y han evitado el uso de numerosas vacunas y antibióticos. El agua de mar, junto a sus carbohidratos, grasas, proteínas, aminoácidos esenciales, ácidos nucleicos y vitaminas, es el mejor alimento para un ser humano, puesto que todos salimos del mar. Sea ingerida, en baños o en inhalaciones, el agua de mar nutre, desinfecta y alcaliniza al ser humano cuya composición es de un 70% de agua isotónica.

-¿Qué tiene el agua de mar en Galicia que no tenga el resto?

-Absolutamente nada, a excepción de su denominación de origen. El agua de mar es panatónica, es decir que su composición es exactamente igual en cualquier lugar del mundo, salvando su grado de salinidad en mares cerrados, como el Muerto o sus niveles de polución en determinadas costas.

-Estos beneficios también son aplicables a la salud, ¿no?

-La salud humana es la principal beneficiada. El agua existente en nuestro cuerpo también es agua marina como podemos comprobar por el sabor salado de cualquiera de nuestros flujos corporales (lágrimas, sudor, sangre, etcétera). Reconocer algo tan lógico y sencillo como esto explica el porqué el uso del agua de mar supondría una gran solución a muchos de los problemas de salud del ser humano.

-¿Cree que podremos ver algún día todos estos beneficios con un uso generalizado en la sociedad?

-La respuesta es sencilla: el agua de mar no es buen negocio para las farmacéuticas transnacionales que financian todas las investigaciones científicas creando dogmas como el de «no bebas agua de mar que te mueres», o «si bebes agua de mar se te taparán los riñones». El gran problema es que hay numerosas corporaciones que viven gracias a nuestras enfermedades y el agua de mar es abundante, disponible y gratuita.

-¿Exige algún respaldo desde la Administración pública?

-En España aún no, pero en otros países africanos e iberoamericanos, con más voluntarismo que medios, han empezado a construirse dispensarios marinos.

MIGUEL CELADES REX EXPERTO EN LOS BENEFICIOS DEL MEDIO MARINO

«Ingerida, en baños o en inhalaciones, el agua de mar nutre, desinfecta y alcaliniza»

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/barbanza/porto-do-son/2015/03/05/agua-mar-buen-negocio-farmaceuticas/0003_201503B3C11994.htm

Patatas cultivadas con agua de mar en Holanda

  • El mayor problema de la humanidad es la escasez de agua.
  • La mayoría de investigaciones se orientan a convertir el agua salada en dulce.
  • Holandeses logran cultivar una papa en agua de mar diluida sin el uso de la modificación genética.

En un mundo, donde el 89% del agua de la tierra está salinizada, y la mitad de tierras agrícolas está  amenazada por la salinización, es razonable pensar que los mayores esfuerzos de los investigadores se orienten a convertir esa agua salada en agua dulce. Por eso, ha sido noticia recogida en medios importantes como The Guardian o Modern Farmer que un agricultor emprendedor llamado Marc van Rijsselberghe con la ayuda de los médicos Arjen de Vos y Jelte Rozema en Holanda y haciendo uso de un enfoque diferente, haya logrado cultivar una papa en agua de mar diluida sin el uso de la modificación genética en una granja en Texel.

La investigación es trascendente porque la escasez de agua es el mayor problema de la humanidad y tiene efectos mayores como consecuencia del cambio climático. Actualmente, hay países como Arabia Saudita donde el 70% del agua potable que consumen es procesada y eso es posible porque la pueden financiar con el petróleo. Sin embargo, no todos los países pueden hacer algo así.

Esta iniciativa acaba de ganar el Grand Challenge de USAID para la alimentación superando a 560 competidores de 90 países. Con el dinero recibido, en asociación con una consultora, han enviado semillas a Pakistán que es un país que tiene muchas tierras improductivas por las innundaciones donde se debe lograr que se adapten al clima; seguirán  probando otros cultivos; y, trabajando en tener un protocolo técnico que permita hacer comerciales este tipo de cultivos.

Una de las inquietudes fundamentales que tiene la gente, una vez conocida esta noticia, es si los tubérculos absorben la sal en cantidades que podrían afectar la salud de las personas que los consumen. Al respecto, los médicos del equipo de van Rijsselberghe, señalan que una persona se tendría que comer muchos kilos de esa papa para que eso suceda. Además, añaden que la mayor parte de las veces la sal del agua se queda retenida en las hojas de las plantas.

Para Glenn, Brown y O’Leary, quienes fueron pioneros en este tipo de agricultura, hay que ser cuidadosos en reivindicar el uso del agua de mar en la agricultura porque la que se usa en esta experiencia no es pura. Como se sabe, estos investigadores presentaron una experiencia similar en 1998 con una planta halofita que crece en agua salina, pero concluyeron que no estaba lista para un desarrollo comercial. Por ello, temen que este esfuerzo holandés sea solo anecdótico y no esté en capacidad de ser viable económicamente.

Estas críticas parecen no quitarle el ánimo a Van Rijsselberghe que le gusta la idea de ser visto como un empresario que crea valor que puede ser útil incluso para resolver los problemas propios de Holanda con el agua y su forma de producir alimentos.

Fuente: http://proexpansion.com/es/articles/971-papas-cultivadas-con-agua-de-mar

Ataques al Agua de Mar por desinformadores en nombre de la “ciencia” y respuesta del gran Mariano Arnal de Aquamaris

Primero el artículo infame y luego la estupenda contestación de Mariano Arnal, no tiene desperdicio:

El timo del consumo de agua de mar

Hace poco nuestra compañera María Diz pasó la siguiente noticia al correo interno de HdC, El por qué de los laboratorios medicinales no quieren que tomemos agua de mar que apareció en la web Eco PortalEl resumen de la noticia es que las farmacéuticas son malas, la sal que consumimos en casa es mala, y el agua de mar es buena.

Dicha entrada no tiene desperdicio por la ingente cantidad de errores que comete, además de varias burdas mentiras. Es curioso que el autor sólo usase una referencia para apoyar su post. Este enlace de referencia corresponde con la web de una fundación que promueve el uso del agua de mar, no corresponde con un artículo de la web, corresponde con la web completa. Por suerte no tiene mucho contenido y más adelante analizaremos parte de este.

Usar referencias es muy importante y es una buena práctica al escribir, pero siempre y cuando se haga de manera correcta y en este caso, como veréis, no está bien referenciado. ¿Por qué digo que no está bien referenciado? Lo primero es que no se dirige a algo en específico, sino a un conjunto y esto dificulta saber exactamente de dónde se ha obtenido la información. El segundo error que comete el autor es elegir una web que tampoco se encuentra referenciada correctamente. Esta web es un aglomerado de testimonios, documentos sobre el uso de agua de mar que no tienen que ver con el uso que dan las personas que aportan los testimonios y algunos vídeos que tampoco tienen mucho sentido. En resumen, el artículo del que partimos se inventa parte de las cosas que dice ya que varios de sus afirmaciones no aparecen en la web de referencia que aporta. La web de referencia comete el mismo error.

Bien, analicemos algunos trozos extraídos del artículo publicado en Eco Portal.

– […] la sal marina pura, que contiene 84 elementos de gran valor para la salud humana […]

Sería interesante saber cuáles son esos 84 elementos de gran valor para la salud, por ejemplo los oligoelementos son 12: cobalto, cromo, cobre, flúor, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, selenio, silicio, yodo y zinc.

– […] durante el proceso de “fabricación” de la sal fina (o de mesa), ésta es “lavada”, proceso durante el cual pierde algas microscópicas que fijan el yodo natural en el organismo, y que éste es importante para la prevención del bocio. También se elimina azufre, magnesio, calcio y otros elementos esenciales, con el propósito declarado de “blanquear” el producto y hacerlo más vistoso para los consumidores. 

El refinamiento también elimina metales pesados como el plomo y el mercurio que son perjudiciales para la salud. Así que la afirmación del autor es una verdad a medias.

– …la sal fina es “enriquecida” con aditivos químicos que evitan la formación de cálculos, pero estos químicos no son naturales y resultan perjudiciales para la salud.

Lo primero que hay que decir es, que algo sea natural no significa que sea bueno, así que un químico “natural” no tiene que ser ni mejor ni peor que un químico “artificial”. También sería conveniente una explicación del autor del por qué un compuesto químico formado por una reacción química es peor si se ha hecho dentro de un laboratorio o fuera de éste. No vendría mal que el autor de esa entrada dejase claro qué compuestos añaden a la sal y sería de agradecer alguna referencia bibliográfica a la que consultar porque en la web de referencia (B) no he encontrado dicha información. Un poco más adelante nos deja ver que uno de los aditivos es el silicato de aluminio que se usa para evitar que los alimentos en polvo se apelmacen. No he podido identificar en el texto el resto de los compuestos “dañinos”. Tampoco he podido encontrar publicaciones serias que apunten a que el silicato de aluminio sea dañino para el ser humano. Una búsqueda rápida por Internet me muestra el capítulo 9 del libro Riesgo toxicológico medioambiental de compuestos activos utilizados para la desinfección de torres de refrigeración [2] donde podemos encontrar la toxicidad del silicato de aluminio usando diferentes biosensores. Es algo tóxico, pero no parece que represente una amenaza a nuestro organismo.

– La sal sin refinar provee al cuerpo numerosos minerales esenciales, en cambio la refinada, además de haber sido despojada de casi todos ellos (salvo dos), contiene aditivos dañinos y silicato de aluminio, uno de los principales causantes de la enfermedad de Alzheimer. 

Esto es una burda mentira, pruebas existentes no presentan una relación clara entre el consumo de aluminio y la enfermedad del Alzheimer. Podéis leer sobre esto en el artículo Revisión de los estudios sobre exposición al aluminio y enfermedad del Alzheimer [1].

El agua de mar se parece más a caldo de cultivo para bacterias que a la bebida isotónica y saludable que esta web nos quiere vender.

– Ahora vamos un poco a los hechos: los promotores del consumo de agua de mar explican –y suena muy razonable– que el mar es como un delicioso y saludable “caldo”, producto de la disolución en sus aguas, durante millones y millones de años, de toda la riqueza vital de la tierra, arrastrada por ríos provenientes de montañas, llanuras, pantanos, rocas y cascadas, más el constante flujo y reflujo de las mareas carcomiendo las playas y acantilados de los miles de kilómetros de costas continentales e isleñas en toda la superficie del planeta, para no contar el propio lecho marino. Sobreviviendo con la “sopa” oceánica. 

En un PHdC ya respondimos a la pregunta de por qué el agua de mar es salada, básicamente el agua de los ríos contiene algo de sal de las rocas que erosiona, los ríos desembocan en el mar y el agua de mar se evapora, pero no así las sales. Esto provoca que año a año el contenido de sal en el mar aumente. El agua de los ríos y de los mares también arrastra otro tipo de sustancias que no son beneficiosas para la salud, como desechos humanos y tóxicos de todo tipo. Lo vuelvo a repetir, lo “natural” no siempre es saludable.

El autor envuelve el concepto de mar de paisajes idílicos y de vida para reforzar la idea de que el agua de mar es buena. Vamos a usar el mismo engaño del autor para provocar la reacción adversa en el lector: el mar es un caldo lleno de bacterias, excrementos y orines de animales y hombres, esperma de millones de criaturas, sangre y vísceras, partes de animales en descomposición, parásitos y un largo etc. mezclado en cada gota de agua. Con esta redacción el agua de mar ya no es tan agradable como antes.

– Si tomáramos el agua marina así sin más, la concentración de sal en nuestro cuerpo subiría tanto que los tejidos deberían liberar agua para que la concentración de sales volviera a 9 gramos por litro. Eso conduciría a diarreas y a la deshidratación. La solución puesta en práctica durante el experimento fue tomar una cucharada de agua de mar cada veinte minutos, bebiéndola muy lentamente para dejar que la saliva redujera la salinidad del agua ingerida.

Esto tendría sentido si la boca no fuese parte de la cabeza y esta estuviese pegada al cuerpo compartiendo un sistema circulatorio. Los tejidos de tu boca perderían líquidos de forma constante y el sistema circulatorio equilibraría esta pérdida de líquidos haciendo que el resto de tu cuerpo perdiese líquidos también. Puede que el proceso sea un poco más lento y pueda ser útil para náufragos para sobrevivir un poco más de tiempo, pero al final perderías líquidos y consumirías grandes cantidades de sal.

 Considerando que la cantidad de sales recomendada es de unos 9 gramos al día, y sabiendo que la salinidad del agua de mar es de 36 gramos por litro, la cantidad de agua de mar recomendada es de un cuarto de litro por día. 

La salinidad del mar varía, por ejemplo, el mar Báltico tiene unos 6 g/l pero el Mar Rojo 40 g/l. Suponiendo que consumes agua de mar con salinidad de 36 g/l y sólo bebes ¼ de litro al día, casi cualquier comida posterior elevará tu consumo diario de sal ya que muchos productos la llevan.

– …la sal refinada resulta perjudicial para la salud por su alto contenido de sodio, que favorece la hipertensión y la retención de líquidos. Eso no sucede con la sal marina, al punto que los hipertensos pueden consumirla con moderación y con supervisión médica, ya que su contenido de sodio es mucho menor.

La sal común es NaCl, es decir, que está formada por iones sodio y cloro en proporción 1:1. La sal de mar también es NaCl, un compuesto no cambia provenga de donde provenga, así que la sal refinada tiene la misma cantidad de sodio que la sal marina. El consumo excesivo de sodio puede provocar un aumento de presión arterial, por ello se tiende a recomendar a los hipertensos que disminuyan su consumo de sal. Pero existe una sal sustitutiva que permite sazonar los platos sin consumir sodio, esta sal es cloruro de potasio (KCl).

– Si tenemos en cuenta que las enfermedades se desarrollan en entornos ácidos, es fácil entender que el consumo de agua de mar, alcalina por derecho propio, es un alcalinizador de nuestro organismo, lo que previene todo tipo de enfermedades y nos mantiene alejados de los médicos y de las farmacias, por lo que el consumo masivo de agua de mar acarrearía irremediablemente la bancarrota de los grandes laboratorios. 

Que me muestren un solo estudio que diga que las enfermedades se desarrollan en ambientes ácidos. Esta afirmación tampoco se encuentra en la web de referencia. Esa es una hipótesis arcaica sin base empírica alguna. Algunas enfermedades se darán con mayor facilidad en ambientes ácidos, otras en básicos, y otras provocaran un aumento o disminución de acidez.

Bien, dejemos a un lado la web en la que nos encontramos la noticia y vayamos a la web referenciada. Esta web pertenece a la fundación Aqua Maris que promueve el uso de agua de mar tanto para alimentación, cosmética, agricultura, industria… La web tiene varias secciones, me he fijado en tres: Documentación Científica (Estudios Propios y Otros Estudios), Testimonios y Vídeos. Empecemos por los estudios propios:

  • Ausencia de genotoxicidad de agua de mar de Coveñas: estudio in vitro en eritrocitos y leucocitos humanos. [3]
  • Baja genotoxicidad de extracto orgánico de agua de mar de Coveñas (Sucre, Colombia). [4]
  • Ausencia de toxicidad por ingesta de agua de mar natural en pacientes con gastritis. [5]
  • Ingesta y lavado nasal con agua de mar para el tratamiento de la rinitis alérgica en niños. [6]
  • Control microbiano de agua de mar mediante microfiltración. [7]

En otros estudios vais a poder encontrar un par de publicaciones en inglés:

  • Effects of desalted deep sea water on hematologic and blood chemical values in mice. [8]
  • The application of deep sea water in Japan. [9]

No parece que ninguna de esas publicaciones hable de lo maligna que es la sal de mesa respecto a lo maravillosa que es la sal de mar y el uso de agua de mar para curar TODAS las enfermedades. Esta documentación está bien, pero no tiene mucha relación con el resto del contenido de la web. Parece que han dispuesto de dicha documentación para decir que hacen un trabajo sustentado científicamente, pero no he encontrado ninguna referencia en el resto de la web a esa documentación que parece seria.

El negocio de agua de mar no sólo se basa en venta de botellas de agua, sino también en medicamentos.

Varios de los testimonios hablan de cómo el agua de mar les ayudó a curar problemas cutáneos y que les ha ido bien como bebida isotónica para deportistas. Hay dos comentarios que me han chocado más, el primero habla del consumo de agua de mar en el embarazo y de sus magníficas propiedades. El segundo está en la línea del post con el que comenzamos dando a entender que el agua de mar cura enfermedades que van más allá de lo que sería lógico:

Mi hijo de 5 años toma agua de mar tres veces al día como parte del tratamiento para recuperarse de su autismo, y poco a poco se está curando […]

Una cosa es curar los problemas de piel o de sequedad en los ojos, pero dudo mucho que el agua de mar ayude a un niño a superar el autismo. Aún así, he hecho una rápida búsqueda por Internet y no he encontrado ningún artículo que relacione el consumo de agua de mar con el autismo, ni a favor ni en contra.

En la web hay tres vídeos, el primero es de la Universidad de Antioquía que habla de la Hidrología Médica y el uso de agua de mar. La hidrología médica reúne las técnicas que usan agua para curar o prevenir enfermedades. El siguiente vídeo es La Sabiduría del Agua de Mar que es un vídeo promocional de la fundación. Este vídeo está lleno de engaños y errores de bulto, aunque viendo el resto de la web no te puedes esperar otra cosa. El tercero a analizar no tiene en absoluto desperdicio, presenta un motor con agua de mar que solucionaría los problemas energéticos mundiales, aunque el inventor no dice que dicho motor consume más energía que la que aporta y por lo tanto es una tontería de invento.

Si alguna vez os dicen que bebáis agua de mar para solucionar algún problema de salud que tengáis, preguntad primero de dónde ha obtenido esa información, y como os mencione el primer post analizado o la web de la fundación Aqua Maris, mejor que no hagáis ni caso a dicho consejo y consultéis con vuestro médico.

Víctor Pascual del Olmo

————————————————————————————————————————–

————————————————————————————————————————–

LA CONTESTACIÓN:

Respuesta al artículo “El timo del consumo del agua de mar”

Recomendamos leer el artículo de “El timo del consumo de agua de mar” antes de leer nuestra respuesta.

RESPUESTA AL ARTÍCULO “EL TIMO DEL CONSUMO DEL AGUA DE MAR” DE VÍCTOR PASCUAL DEL OLMO

Ni nos preocupa que nos critiquen, ni tenemos costumbre de responder a las críticas que sólo intentan desacreditar el consumo de agua de mar o desacreditarnos directamente a nosotros. Pero como entendemos que el artículo al que nos disponemos a responder puede crear desorientación en mucha gente y que dejarlo sin respuesta podría dar a entender que no la tenemos, ésa es la razón por la cual, con todo el respeto, pasamos a responderle a continuación.

En primer lugar tendríamos que alegrarnos todos de que la gente se sirva de la red para manifestar lo que entiende, aunque no tenga una preparación y un modo de expresarse tan académico como suelen demandar los que pretenden la exclusiva sobre sus respectivas especialidades. Efectivamente, la entrada que motiva ese artículo no es un dechado de precisión académica; pero creo que a pesar de ello merece ser tratada con más respeto.

Pero como mi interés está en lo objetivo, paso a responder a las cuestiones punto por punto. Respecto a la cita “la sal marina pura, que contiene 84 elementos de gran valor para la salud humana…” y a su comentario “sería interesante saber cuáles son esos 84 elementos de gran valor para la salud, por ejemplo los oligoelementos son 12: cobalto, cromo, cobre, flúor, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, selenio, silicio, yodo y cinc”, he aquí mi respuesta:

Hace ya bastantes decenios que los oligoelementos no son 12. En aquamaris.org puede encontrar un par de enlaces al respecto: The chemical composition of seawater y Elementos en el agua de mar, relativo al estudio del Ocean Research Institut de la Universidad de Tokyo, que referencia y documenta 95 elementos, de los que más de 80 están cuantificados. Supongo que éste es un documento suficientemente sólido y “científico” respecto a la composición del agua de mar.

En cuanto al refinamiento de la sal, la información más objetiva es el análisis del residuo seco del agua de mar, que nadie discute que está en estas proporciones: 85% de cloruro sódico; y el restante 15% (que hasta la legislación salinera se empeña en calificar de “impurezas”) para más de 80 oligoelementos. Y en base a esto, la legislación vigente respecto a la “pureza” de la sal, en el Real Decreto 1424 de 27 de abril de 1983, determina que la “sal virgen” (la que comercialmente se llama “sal marina”) contendrá por lo menos un 94% de cloruro sódico. Es decir que hasta para la sal “sin refinar” establece la ley que se le deben eliminar hasta un 9% de “impurezas”; mientras que el contenido en NaCl de la “sal de consumo común” ha de ser como mínimo del 97%. Esta ley corregía el anterior Decreto 704/1976 de 5 de marzo, que establecía que en la sal común, las sales de calcio, magnesio y potasio no debían pasar del 1%.

En cuanto a la eliminación de los metales pesados como el plomo y el mercurio mediante el refinado de la sal, conviene recordar que los problemas de salud no los determina tanto la presencia de determinados elementos en el cuerpo, sino su presencia desequilibrada, ya sea por exceso o por su total ausencia. Le recomiendo que consulte en esta referencia (http://www.lenntech.es/tabla-peiodica/presencia-en-cuerpo-humano.htm) la presencia de elementos químicos en el cuerpo humano. Comprobará que son más de 25 y es evidente que en esta tabla no están todos.

SalRespecto a los aditivos químicos a la sal, hay abundante información bien documentada en la red. Lo obviamos porque no es ésta nuestra especialidad.

A la observación de que “La sal sin refinar provee al cuerpo numerosos minerales esenciales, en cambio la refinada, además de haber sido despojada de casi todos ellos (salvo dos), contiene aditivos dañinos y silicato de aluminio, uno de los principales causantes de la enfermedad de Alzheimer.”, usted comenta que “Esto es una burda mentira”. No cuestiono la forma del redactado y la precisión del comentarista; pero yo no lo hubiese calificado de “burda mentira”, puesto que hay en ese párrafo al menos dos informaciones distintas: una sobre la riqueza mineral de la sal refinada o sin refinar, totalmente evidente e indiscutible, y otra sobre la relación entre el aluminio y el alzheimer.

Respecto a la diferencia de minerales entre la sal refinada y la sal sin refinar, es al menos la misma diferencia que hay entre el azúcar refinado y el azúcar sin refinar. Y lo mismo respecto a cereales, harinas, aceites, etc. La información al respecto es muy abundante.

Y en cuanto a la relación entre aluminio y alzheimer, le recomiendo que busque en Google estas dos palabras relacionadas y comprobará que hay mucha más información a favor de esa relación, que en contra. Por consiguiente a mí no se me ocurriría nunca sostener un argumento así con una sola referencia.

En cuanto al párrafo sobre el “saludable y delicioso caldo” del comentarista, es una lástima que en vez de razonar sobre el tema, se haya limitado a ridiculizarlo. Así no hay quien aprenda del otro (si es que pretendía adoctrinar al pobre comentarista).

Respecto al comportamiento del agua de mar en el cuerpo en caso de naufragio, no está mal recordar que contra factum non valet argumentum; y en este artículo se vierten muchos argumentos que desmienten los hechos. La experiencia de naufragio bebiendo sólo agua de mar está hecha durante 7 días (no sé si entran en su concepto de “un poco más de tiempo”). Y al final se pierden líquidos, claro que sí; pero es de lo que tenemos mayor reserva y de lo que más podemos consumir. Los minerales en cambio, hemos de llevarlos al día: de lo contrario se produce el colapso. En la próxima experiencia de naufragio sobreviviendo únicamente con agua de mar, que esperamos tendrá lugar la próxima primavera, está previsto prolongar la duración a 10 días.

Es evidente que cuando decimos que la salinidad del mar es de 35 por mil, o del 3,5%, nos referimos a los mares que tenemos cercanos y a un valor promedio. Eso no significa que ignoremos las diferencias de salinidad entre el mar Báltico, el mar Negro o el mar Muerto.

Lo que afirma usted de que “La sal de mar es NaCl, un compuesto no cambia provenga de donde provenga, así que la sal refinada tiene la misma cantidad de sodio que la sal marina”, contiene dos errores de consideración. El primero, que la sal de mar es NaCl sólo (repito, sólo) en un 85%. Por consiguiente lo correcto es decir que la sal del mar es NaCl más póngale tranquilamente una veintena de sales (de calcio, de magnesio, de potasio, más la restante colección de fluoruros, cloruros, bromuros, ioduros, etc.).

Y gran número de comprobaciones empíricas nos llevan a creer que algo tiene el agua de mar que respecto a la hipertensión se comporta de forma muy distinta al cloruro sódico. Si tenemos en cuenta que el magnesio es un excelente antídoto contra la hipertensión (también lo es el potasio) y que en el agua de mar están estos elementos y gran cantidad de oligoelementos indispensables para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo, quizá sea razonable sospechar que éstos son los responsables de que el sodio que se ingiere con el agua de mar, quede contrarrestado por todos éstos. El hecho es que son muchísimos los bebedores de agua de mar que acreditan sustancial mejora con respecto a su tensión arterial. Busque si lo desea “Deep sea water blood pressure” en la base de datos de PubMed (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed) de la US National Library of Medicine y el National Institutes of Health. Ahí comprobará que lo que usted critica no pertenece al ámbito del disparate, ni menos al de la mentira.

Con respecto a la relación entre acidez y enfermedad, no es ésta nuestra especialidad. Pero existe en la red abundantísima información al respecto. Le recomiendo el video del Doctor Alberto Martí Bosch al respecto (http://youtu.be/R33xhKQWwtE). Yo diría que es especialmente luminoso.

Y respecto al análisis que hace usted de la web… ¡pues qué quiere que le diga! Primero, que no es una enciclopedia; segundo, que se la ha mirado usted no con intención de informarse, sino con intención de criticarla. Lo que no me parece nada mal si ése es su oficio. Y en cuanto a mi video “La sabiduría del agua de mar”, en primer lugar no es un vídeo “de promoción de la fundación”. Y en segundo lugar, despacharse diciendo que “está lleno de engaños y errores de bulto”, sin especificar cuáles, y con el comentario añadido de que “aunque viendo el resto de la web no te puedes esperar otra cosa”, permítame que me ahorre la calificación de quien así pontifica. El video del motor de agua, por lo menos habrá visto que no ha sido producido por Aqua Maris.

220px-René_Quinton_1908Y para hacer de contrapeso al último párrafo (bastante incalificable) les remito a René Quinton, el gran investigador del agua de mar, a caballo entre los siglos XIX y XX (un libro que le puede situar es el de André Mahé titulado “El plasma de Quinton”, que lleva como primer subtítulo, “El secreto de nuestros orígenes”, y debajo, “El agua de mar, nuestro medio interno”. Es un libro magnífico, de la editorial Icaria). Le remito también a Maynard Murray (1910-1983), que durante 40 años investigó la fertilización de la tierra con agua de mar y con sólidos marinos, con resultados espectaculares. Su libro más asequible es “Sea energy agriculture”. Le recomiendo también el de Charles Walters titulado “Fertility from the ocean deep”. He de decir para consuelo de los detractores del Agua de Mar, que René Quinton no tenía ningún título universitario. Maynard Murray, sí, era médico. Pero eso tampoco significa gran cosa, ¿eh que no?

Mariano Arnal

Fuente: http://www.aquamaris.org/respuesta-al-articulo-el-timo-del-consumo-del-agua-de-mar/

Manuel de la Varga: 1º puesto en el IRONMAN BARCELONA 2014 ¡bebiendo Agua de Mar!

Manuel de la Varga11

(Con su permiso dado aquí os publico la carta privada que nos envía a Angel Gracia y a mi:)

10/10/14

Apreciados Miguel Celades y Dr. Ángel Gracia,

Para vuestro conocimiento.

El agua de mar seguro ha tenido mucho que ver, en que me clasificara para el CAMPEONATO DEL MUNDO IRONMAN 2015, que se celebrará en Kailua-Kona, Hawaii, el día 10-OCT-2015, en la que ya estoy inscrito. He logrado conseguir el 1º puesto en el IRONMAN BARCELONA 2014 (grupo edad 65-69) en un tiempo de 12:21:23, celebrado en CALELLA (Barcelona) el día 5-OCT-2014, en la que participamos más de 2500 atletas de todo el mundo. Comentar que en mis duros entrenamientos siempre me ha acompañado mi bebida deportiva preferida a base de agua de mar, en la proporción 1 parte de agua de mar y 4 partes de agua dulce.

Tomo agua de mar desde hace 7 años, me la aconsejaron mi médico y mi fisio, sufría de rinitis alérgica y con la toma de ¼ de litro de agua de mar al día (en su forma isotónica 1/4) me ha desaparecido por completo, lo que me permite entrenar a pleno rendimiento. El tomar antihistamínicos para compensar la alergia, me relajaba y me aflojaba las piernas, perjudicándome en mis entrenamientos. Además el agua de mar me ha proporcionado muchos otros beneficios como no lesionarme ni una sola vez en estos siete últimos años.
 ¿Qué es un ironman?

Un Ironman es la prueba más exigente y más dura del mundo, dentro de lo que se denomina triatlón. Las distancias que se cubren en cada modalidad (Natación, Bicicleta y Running) son: 3,86km de natación. 180km de ciclismo. 42,2km de running (distancia del maratón)

Todos los años tiene lugar en Hawaii el Campeonato del Mundo de Ironman en el que se reúnen los mejores atletas de esta distancia y que han estado luchando en otros lugares del mundo (Australia, Nueva Zelanda, Brasil, España, Canadá, Estados Unidos, Panamá, Sudáfrica y Francia entre otros) para clasificarse para esta importante cita.

 Recibir un fuerte abrazo,

Manel de la Varga Vallcorba
Investigador deportivo y entrenador ironman

Manuel de la Varga

Manuel de la Varga1