Un estudio revela que es posible regar tomate cherry con agua de mar

Según indican desde la Fundación Aqua Maris a través de un estudio, se demuestra que no es el agua del mar en sí la que hace morir a las plantas, sino el modo en que se utiliza. Para ello, basándose en el ejemplo de los pequeños islotes llenos de vegetación, han invertido el sistema de riego tradicional utilizado con el agua dulce, de arriba hacia abajo, empleando un sistema freático, haciendo llegar la humedad a la planta desde abajo. En 2014, alumnas de bachillerato del colegio Mare de Déu del Carme, de Terrassa, en colaboración con la Universitat Politècnica de Catalunya y la Fundación Aqua Maris de Badalona, estudiaron las posibilidades que ofrece el agua de mar para el riego de cultivos de tomate cherry y acelga.

El estudio indica que, cuando se habla de agua, se suele dar por sentado que hablamos de agua dulce, “cometiendo el gravísimo error de marginar al agua de mar, que es el 97% del total del agua en nuestro planeta”, según recoge Hortoinfo.es.

Aqua Maris pone sobre la mesa el dato de que el agua dulce es sólo el 3% del total; y de ésta sólo se tiene acceso a un 0,06% aproximadamente, porque el resto se encuentra entre glaciares, acuíferos profundos, tierras heladas y atmósfera.

El 70% de la poca agua dulce de que disponemos la consume el riego, el 20% se lo llevan los procesos industriales y tan sólo un 10% se aplica al consumo doméstico. Ante la falta de agua dulce suficiente, Aqua Maris y otras organizaciones están impulsando el reto de que al agua de mar se le otorgue la categoría que merece, no solo la de agua potable, sino también la de mejor complemento mineral y mayor recurso hídrico de nuestro planeta.

Fuente: http://www.elalmeria.es/article/finanzasyagricultura/2070331/estudio/revela/es/posible/regar/tomate/cherry/con/agua/mar.html

El consumo de agua de mar con fines terapéuticos tiene impulso en Margarita (Colombia)

Los terapeutas alternativos Alex Bracho y Mónica Carrera dieron una charla con el fin de divulgar conocimientos con base en experiencias y estudios realizados, entre otros, por investigadores de la Universidad de Los Andes para concluir que tomar agua de mar es la “panacea”.

Con base en las potencialidades que posee el consumo de agua de mar y que resultan beneficiosas para la salud, desde la isla de Margarita se gesta un movimiento divulgativo para derrumbar los mitos y falsas creencias, a la vez de dar a conocer estudios realizados que demuestran que sí es la panacea en salud. Defienden, sobre todo, el uso del agua de mar con fines terapéuticos en todas las patologías.

El presidente de la Cámara de Terapeutas Complementarios del estado Nueva Esparta, Alex Bracho, dictó una charla sobre el tema en la sede del SOL DE MARGARITA. Junto a Haydeé Istúriz, terapeuta, y Mónica Carrero, médico e investigadora de la medicina tradicional china, además de seguidora de los estudios que se han hecho sobre las potencialidades del agua de mar, abordaron distintos aspectos y despejaron las interrogantes más comunes.

Desechan creencias, por ejemplo, de que quien consume agua de mar cae en la demencia. Tampoco están de acuerdo con quienes aseguran que es dañina para los hipertensos “porque esa es agua salada”. Nada de eso tiene asidero real, concluyeron.

Vivir en una isla rodeada de agua de mar es una bendición y obliga a ver este recurso, además del proveedor de especies marinas, como fuente de vida y de salud.

Investigaciones realizadas por un grupo de la Universidad de Los Andes desde hace varios años, ratifican las propiedades terapéuticas que tiene al agua de mar.

La terapia basada en ésta ha sido aplicada a pacientes con deficiencias nutricionales, infertilidad, impotencia y obesidad, asma, depresión, ansiedad, afección de piel, de hígado y de riñón, hasta que se recuperaran totalmente, indican.

Meritorio es el es el trabajo que encabeza María Luisa Di Bernardo (ULA) en tal sentido. La docente ha estado en dos oportunidades en Margarita y, según Carrero, vale la pena hacerle el seguimiento a sus estudios porque demuestra cómo puede convertirse este recurso en una panacea para nuestra salud.

Bracho explicó que junto a su compañera Haydeé Istúriz y Raúl Valery, tienen tres años trabajando con el agua de mar para distintas patologías.

Además, parten de lo ya demostrado científicamente de que esta agua es idéntica a nuestra sangre, además de contener 118 elementos de la tabla periódica, lo cual revela que es muy completa.

Ayuda a desintoxicar y hasta es positiva respecto a la serotonina, hormona encargada de regular el estado de ánimo, por lo cual impide la depresión y el insomnio.

Han tenido experiencias concretas, por ejemplo, con afectados por enfisemas y otras con accidentes cerebrovasculares (ACV), quienes se recuperan satisfactoriamente.

Destacaron, asimismo, que cura la hipertensión, como lo revelan estudios de la ULA, los cuales han sido certificados incluso en Francia y Estados Unidos. En Venezuela están a punto de lograr dicho aval, para que se permita tal uso terapéutico del agua de mar.

Fuente: http://informe21.com/salud-y-bienestar/consumo-de-agua-de-mar-con-fines-terapeuticos-tiene-impulso-en-margarita

5 Razones para comenzar hacer gárgaras con Agua de Mar

(CAMBIEMOS CADA VEZ QUE PONGA “AGUA SALADA” POR “AGUA DE MAR)

Gárgaras con agua salada – Según el New York Times, hacer gárgaras de agua salada ayuda a hacer frente a los síntomas del resfriado y te mantiene saludable durante la temporada de resfriados y gripe. De acuerdo con un estudio aleatorio, publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine. “Los investigadores reclutaron a 400 voluntarios sanos y los siguieron durante 60 días durante la temporada de resfriados y gripe. Algunos de los sujetos se les dijo que hagan gárgaras tres veces al día. Al final del período de estudio, el grupo que hizo gárgaras con regularidad tuvo una disminución del 40 por ciento en las infecciones respiratorias y del tracto superior en comparación con el grupo control.

En Japón hacer gárgaras con agua salada es visto como una forma de mantenerse saludable, un estudio de 2005 encontró que hacer gárgaras con regularidad durante la temporada de frío común ayudado a prevenir infecciones de las vías respiratorias más altas.

5 razones de comenzar Hacer gárgaras con agua salada

1. Resfriado común o la tos
El agua salada puede extraer el exceso de líquido de los tejidos inflamados en el cuello, por lo que duelen menos, dijo el doctor Philip T. Hagen. Hacer gárgaras con agua salada ayuda a aflojar la mucosidad espesa, y puede eliminar los irritantes como alérgenos, bacterias y hongos en la garganta. Disolver 1/4 a 1/2 cucharadita de sal en ocho onzas de agua tibia para hacer gárgaras.

2. Dolor De Garganta
Cuando el agua salada entra en la garganta, ayuda a neutralizar los ácidos en la garganta, restaurando el equilibrio del pH natural. Simplemente mezcle una taza de agua tibia con 1/4 cucharadita de sal (aquí).

3. Dolor de muelas
La sal ayuda a extraer el agua de los agentes patógenos y los deshidrata que es eficaz para matar las bacterias y otros gérmenes. Tomar 500 ml de agua pura en un vaso y añadir una cucharadita de sal de mesa y bicarbonato de sodio. Revuelva bien la mezcla y hacer gárgaras.

4. Mal Aliento
La sal es un esterilizador natural y puede prevenir o matar a una infección. Usted puede agregar 1/4 cucharadita de sal a 2 onzas de agua y un par de gotas de aceite de menta para hacer su propio enjuague bucal. La sal mata a muchas de las causas del mal aliento.

5. Congestión nasal:
Disolver ½ cucharadita de sal en un vaso de agua. Coloque la mezcla en un gotero de nariz, e inhalar líquido a través de las fosas nasales. Repita esto para cada fosa nasal, utilizando 2-3 gotas de la solución cada vez.

Fuente: http://www.saludorganica.es/2015/06/5-razones-de-comenzar-hacer-gargaras.html

Mensaje de la doctora Maria Teresa Llari sobre el ataque del Dr. Daniel Closa

Dr. Daniel Closa, un desinformador sobre el agua de mar

Dr. Daniel Closa, un desinformador sobre el agua de mar

Apreciados amigo/as:

En mi reciente viaje a España, el periodista de la television catalana (TV-3), Jaume Barbera en su programa “Retrats”, junto con su equipo periodistico, realizo este video que adjunto subtitulado al castellano, para dar a conocer la experiencia que tenemos en Nicaragua con el poder curativo y nutricional del agua de mar.

vídeo online:

El nuevo link para descargar el vídeo con subtítulos es el siguiente. Caduca dentro de 7 días (porque es un servicio gratuito). Si lo vuelves a necesitar sólo dímelo de nuevo y lo vuelvo a subir.
https://goo.gl/5yFVYA

Es un esforzado trabajo periodistico de Jaume Barbera y su equipo, que ha sido atacado y denigrado por Daniel Closa, doctor en biologia i investigador del CSIC a l’Institut d’Investigacions Biomèdiques de Barcelona, en el siguiente link:

http://ciencia.ara.cat/…/2015/06/04/benvolgut-jaume-barbera/

El Sr. Daniel Closa no es medico y esta desinformado de los avances cientificos que demuestran desde hace mas de cien años el poder curativo y nutricional del agua de mar.

En Nicaragua todas las clases sociales, y representantes gubernamentales de diferentes poderes del estado, han experimentado los efectos beneficos del agua de mar, y su consumo esta ampliamente extendido en nuestra sociedad. En mi reciente viaje a España pude comprobar que tambien alli se estan conociendo estas bases cientificas y cada vez mas se esta popularizando su consumo en beneficio de muchas personas curadas.

Por este medio solicito a mis amistades y contactos de internet que se han beneficiado del agua de mar que por favor depositen sus comentarios y testimonios de curacion en el link de la pagina del Sr. Closa, asi como a su correo:

daniel.closa@iibb.csic.es

Gracias a todos por compartir su experiencia y testimonios con las personas que no han tenido todavia acceso a esta importante informacion cientifica.

Fraterna desde Nicaragua
Dra Maria Teresa Ilari
Medica Internista

Gracias al agua de mar apagan incendio en Panama

Agua de mar salvó lo que quedaba de los caserones

Más de 150 personas, miembros de 34 familias resultaron damnificadas luego de un incendio de grandes proporciones en Colón.
Más de 150 personas, miembros de 34 familias resultaron damnificadas luego de un incendio de grandes proporciones destruyó este miércoles la parte alta de los caserones 5005 y 5009 de la calle 5 avenida del Frente y Balboa, en la provincia de Colón.
María Castillo, residente en una de los caserones, dijo que solo pensó en salvar la vida de su familia y la suya. Ella al igual que los demás afectados lo perdieron todo, pues nopudieron sacar nada de sus pertenencias.
El problema que tuvieron los camisas rojas para controlar el incendio, fue a causa de la falta de agua.
El comandante segundo jefe de los bomberos, Oscar Santizo, señaló que acudieron de inmediato, sin embargo, usaron los camiones cisternas y se vieron en la necesidad de utilizar agua de mar, del muelle 5, cercano al lugar del fuego para sofocar las llamas, pues el suministro de los tanqueros se les acabó antes de controlarlo.
Nilka Rodríguez, residente en uno de los caserones afectados manifestó que es el segundo incendio que le toca vivir, “necesito que me den una casa para mi y mis dos hijos”.
Elías Delgado, director regional del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) en Colón, informó que personal del depsratamento de Trabajo Social realiza los censos para conocer la cantidad exacta de familia afectadas. Dijo que buscan la forma de hospedar a los afectados.
Por su parte Jenith Campos, gobernadora de Colón, informó que junto al Miviot lograron conseguir 22 habitaciones en hoteles, sin embargo se busca ubicar a las restantes.
El despacho de la primera dama trasladará para estas familias, colchones, frazadas y otros enseres, para cubrir lad necesidades más urgentes.

DONACIONES DE SANGRE O TRANSFUSIONES DE AGUA DE MAR

https://i2.wp.com/fundacionphi.org/public/blog/contenido/thumbs/FUNDACION%20PHI_ni%C3%B1os%20quinton.jpg

Foto de un niño desnutrido, recuperado con inyecciones de agua de mar.

Por los medios de difusión se lamentan las autoridades sanitarias, que las donaciones de sangre han descendido un 7% los últimos años y también se informaba sobre el continuo descubrimiento de nuevos grupos de sangre que hacen difícil atender las necesidades con donantes de sangre de grupos muy minoritarios.

Si añadimos a este hecho que por la vía de las transfusiones de sangre cada día salen nuevos escándalos de contaminación de enfermedades graves (Hepatitis C, SIDA, etc.), quizás haya llegado el momento de plantearse las transfusiones de agua isotónica de mar en sustitución de las de sangre, tal y como experimento hasta la saciedad el sabio francés René Quintón, a principios del siglo pasado.

No es por casualidad que hasta el año 1982, en la Sanidad francesa se administraba Suero Isotónico marino para transfusiones.
Administrar Suero marino tenía la ventaja además de no provocar hipertensión (como sí provocan los sueros salinos hospitalarios actuales con solo Cloruro de sodio) a la vez que se equilibraba de forma perfecta el organismo con todas las sales (no solo sodio) que necesitaba el organismo, provocando en pocos días, un efecto de reproducción de la propia sangre, que hacían innecesarias las transfusiones.
Un enfermo cuando estaba hospitalizado y muchas veces desnutrido por falta de hambre o por la alimentación de refinados que se servían y se sirven en los hospitales, le venía como agua de mayo las sales perfectas por vía intravenosa que recibía.

Luego los intereses mafiosos de siempre, hicieron su trabajo y prohibieron su administración.

No por ello, algunos naturópatas e incluso algún médico, actualmente se atreven a inyectar agua de mar en vena, incluso hipertónica (agua de mar sin diluir), logrando recuperaciones inimaginables en personas a veces en situación terminal.

El problema es que estos profesionales, se arriesgan a su inhabilitación y a padecer cárcel si son denunciados.

En el año 1974 un grupo de profesionales sanitarios relacionados a continuación, corroboraron en una investigación realizada en la Universidad de La Laguna, las investigaciones de René Quintón.
(M. Moré Ocaña, Catedrático de Bioquímica y Biología molecular de la Facultad de Medicina de Málaga, Carlos Enrique Alvarez Gonzalez, Científico titular del Instituto de Investigaciones científicas (CSIC), Dr. G. González Hernández,especialista en Endocrinología, A.Milena Abril, Catedrático de Fisiología de la Universidad de la Laguna.)
Más información en este enlace

Por si fuera poco alguien ha ido más allá, el Dr. Jose Miguel Sempere,inmunólogo de la Universidad de Alicante, en sus estudios llegó a la conclusión de que los Glóbulos blancos con agua de mar, desarrollan sustancias antitumorales.

En este video tenemos al Dr. en Veterinaria, Angel Gracia, relatando sus experiencias con transfusiones de agua de mar en un grupo de unas 40 personas.

Esperemos que las sociedades vayan evolucionando y seamos capaces de exigir a nuestras autoridades sanitarias, que no solo se investigue con productos medicamentosos patentables nada económicos y menos inocuos, sino también con lo que la madre naturaleza nos regala.

Mas información en este enlace

Fuente: https://joseppamies.wordpress.com/2015/06/14/donaciones-de-sangre-o-transfusiones-de-agua-de-mar/

Un poco de publicidad sobre las algas, ¿será que son buenísimas porque son un 95 % agua de mar?

Información
Talasoterapia, estética marina

Los beneficios del agua del mar tienen un doble objetivo, el preventivo y el curativo

MAGAZINE 11.06.2015 | 18:49

Beneficios del agua de mar.

Beneficios del agua de mar. GETTY IMAGES
El agua del mar, el clima marino, con su aire rico en ozono y yodo, las algas, los lodos, la arena… La talasoterapia combina sus beneficios con un doble objetivo preventivo y curativo y bajo supervisión médica. Hay muchos tratamientos que sacan partido al mar para mejorar la circulación y aliviar los reumatismos, el estrés o remediar problemas cutáneos, por ejemplo. Se realizan en hoteles y balnearios cercanos al mar, ya que deben recoger el agua a más de 1.000 metros de la orilla y depurarla y esterilizarla antes de usarla en sus instalaciones. Centros como el Gran Hotel Bahía del Duque (Canarias), Eurostar Hotel Real (Santander), La Casa del Agua (A Coruña), el hotel Talaso Louxo La Toja (Pontevedra) o Le Méridien Ra Hotel & Spa (Tarragona) ofrecen una gran variedad de opciones para disfrutarla.

El poder de las algas

Las modernas técnicas en biotecnología multiplican las posibilidades de los ingredientes cosméticos de origen marino, especialmente las algas. Procedentes del Ártico, el Pacífico, el mar del Norte o la Bretaña, entre otros enclaves de aguas puras, las algas son muy ricas en minerales y oligoelementos como el yodo o el magnesio, activan las defensas naturales del organismo y destacan por su acción hidratante, desintoxicante, regeneradora, suavizante y adelgazante. Están en productos capilares, como los texturizadores con agua de mar, sérums y cremas hidratantes o antiedad, y son habituales en los anticelulíticos y las envolturas corporales remodeladoras de los tratamientos profesionales. Sólo tienen un pero, y es que, en casos de hipertiroidismo, es mejor evitarlas.

estetica-marina

SÉRUM celular platino hidratante. Destaca por su elevada proporción de ácido hialurónico, al 60%, combinado con extractos de algas. 30 ml, 80€. Oceanyx

EXFOLIANTE con nácar de perla que limpia en profundidad el rostro y mejora el aspecto de las manchas oscuras. Con agua marina y algas del mar del Norte. 39,95€. Crisderma

HIDRATANTE de edición limitada con el nombre de la campaña Blue Heart. De alto poder regenerador, mejora la luminosidad y disimula poros e imperfecciones. La Crème de La Mer. 100 ml, 395€.

BÁLSAMO fresco para recuperar los niveles de hidratación óptimos durante la noche. Con Life Plankton. Aquasource Night Spa. 49,90€. Biotherm.

MASCARILLA a base de lodos marinos biológicamente activos que detoxifica y oxigena la piel. 50 ml, 42€. AmiIyök.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/vida-y-estilo/moda-belleza/2015/06/11/talasoterapia-estetica-marina/1643832.html

Cómo beber agua de mar con seguridad

¿Dónde se consigue agua de mar para beber?, ¿directamente en el mar? Si se recoge en el mar, ¿cómo tratarla antes de consumirla con total seguridad?

A falta de una investigación más general y exhaustiva sobre el agua de mar consumida tal y como la encontramos en el mar, resulta difícil e incluso polémico dar una pauta válida sobre cómo beberla de forma segura.

La información que sigue no pretende ser una recomendación sino sobre todo una muestra informativa de todas las posibilidades que tenemos para beber agua de mar como complemento para la salud: desde la más sencilla y barata, que consiste en recogerla directamente del mar, a la más sofisticada, que es comprarla envasada con todas las garantías de la farmacopea actual.

En realidad, tenemos tres opciones para beber agua de mar, pero elegir una u otra será una decisión meditada, responsable y dependerá de cuántos filtros de seguridad estemos dispuestos a pasar y… a pagar.

Para algunos expertos, el agua de mar, antes de ser ingerida, debe pasar análisis y filtros de seguridad que garanticen que está libre de cualquier organismo patógeno, sean bacterias o virus, o metales pesados y sustancias químicas contaminantes. De esta forma, se obtiene una bebida cien por cien segura para el consumo.

Sin embargo, algunos defensores a ultranza de beber agua recogida del mar sin más intermediarios aconsejan autoabastecerse directamente del mar, una despensa medicinal extensa, al alcance de muchísima gente y sin necesidad de desembolsar dinero alguno.

Opción 1. Recogerla directamente del mar y sin filtrar

Para ello, los expertos en esta terapia recomiendan buscar un lugar de la costa lo más alejado posible de las ciudades, con preferencia en mar abierto y con costa rocosa, y llenar una garrafa que podemos guardar en casa a temperatura ambiente y alejada de la luz solar intensa y el calor.

Hay que tomar la precaución de alejarse de zonas de vertidos y desagües, buscar un día en que el mar no esté muy removido y prestar mucha atención a las banderas que las autoridades colocan en las playas para avisar de riesgos para los bañistas, porque eso informa de que, si ondea la bandera verde, al menos eso asegura que el ayuntamiento ha realizado los análisis pertinentes, el agua es segura para el baño y está libre de patógenos peligrosos para la salud.

Hallado un lugar que consideremos seguro y alejado de posibles desagües, se procede a internarse con una garrafa grande y tapada y nos adentramos hasta que el agua cubra al menos por los hombros, se sumerge el recipiente o garrafa hasta medio metro de profundidad, se destapa y, una vez lleno, se vuelve a tapar. Es importante tomar la precaución de no tomar agua de la superficie del mar, ya que es fácil que haya gasolina de las embarcaciones en la superficie. Si no se tiene oportunidad de obtenerla de otra forma, esta es al menos la mejor que se puede conseguir, como explica la Fundación Aqua Maris, una entidad que tiene el objetivo de informar sobre las virtudes del agua de mar como complemento para la salud.

Con el agua marina pura, una vez en casa, se realiza el proceso de isotonizarla, es decir, diluirla con agua de manantial de baja mineralización hasta conseguir la salinidad de organismo humano, la que tienen por ejemplo las lágrimas o el plasma sanguíneo (se explica en Agua de mar, medicina social).

Opción 2: Recoger agua directamente del mar, en un lugar limpio y alejado de desagües, y filtrarla en casa

Si existe el temor de infectarnos con microorganimos patógenos que se hallen presentes en el mar, lo mejor es filtrarla en casa. Se puede proceder como con cualquier agua potable de la pudiéramos sospechar que está contaminada: o bien se puede hervir durante al menos diez minutos y envasarla en un recipiente limpio o incluso esterilizado y después se tapa; o bien se esteriliza con algún producto químico de los que se comercializan en tiendas especializadas; el proceso dependerá del producto, pero en general se requiere entre una hora y una hora y media.

Estos son los métodos más habituales en países desarrollados, donde es fácil adquirir productos desinfectantes y donde todo el mundo dispone de fuentes de energía para calentar agua y llevarla a ebullición.

Wílmer Soler, bioquímico, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia (Colombia) y experto también en la terapia con agua marina, explica que los métodos de desinfección habituales son la radiación UV, con antibióticos, con ozono, por ebullición, con cloro y por microfiltración. El sistema más sencillo es el de la desinfección solar o sodis, un método de tratamiento del agua a escala doméstica que se ha investigado para implementar en países en desarrollo, donde se ha conseguido atajar así hasta el 84 por ciento de las enfermedades infecciosas: se utilizan botellas de plástico transparentes, elaboradas con terephtalato de polietileno (PET) porque ofrecen muy bajo riesgo de contaminación química del agua y se exponen al sol directo (el fundamento químico del método consiste en la generación de radicales libres del oxígeno con acción microbicida por efecto de la radiación ultravioleta UVA sobre el oxígeno, en las condiciones de temperatura propias de esta exposición solar).

Otro sistema es la filtración natural de la arena. La Fundación Aqua Maris, situada en Badalona (Barcelona), dispone de un pozo de agua marina que se depura de forma natural gracias al cuarzo de las arenas subterráneas. De este pozo, surten a sus socios.

Opción 3: Comprar el agua de mar envasada

Aunque poco conocidas aún, en el mercado europeo existen algunas marcas que la comercializan para su consumo como completemento nutritivo. Es el caso de las ampollas de agua de mar oceánica total de los Laboratorios Quinton, que venden en farmacias y tiendas especializadas en salud. Se comercializan en cajas de 24 ampollas de 10 mililitros y en la fórmula hipertónica e isotónica, además de vaporizadores y otros productos.

En el caso de esta empresa española, situada en Alicante, el agua oceánica se recoge en el vórtex situado en el golfo de Vizcaya (una zona rica en fitoplacton y zooplacton) y, tras un proceso de microfiltrado en frío, se inicia el envasado de las diferentes especialidades.

Todo el proceso de elaboración y envasado del agua de esta empresa se realiza –aseguran los responsables de este laboratorio– según el protocolo original del investigador francés y tiene lugar en su instalación situada en Alicante.

También en farmacias y tiendas de dietética, se puede encontrar botellas de 75 cl de agua de mar del Atlántico envasada por la empresa alemana Biomaris. Obviamente, toda la seguridad que aporta saber que el agua ha sido analizada según estándares farmacéuticos tiene un precio, en estos casos, muy elevado.

Una alternativa son las botellas de agua de mar para cocinar, de la que ya hay varias marcas en el mercado.

Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/como-beber-agua-de-mar-con-seguridad

Agua de mar, medicina social

Beber agua de mar es una terapia que está resurgiendo con fuerza sobre todo en países con pocos recursos y gracias a la difusión de algunos médicos, empresas y fundaciones.

El agua de mar contiene, como mínimo, 78 de los 118 elementos químicos que se han identificado en la Tierra. Y algunos investigadores apuntan a que, en el futuro, será posible hallar en el mar la totalidad de los elementos químicos existentes en el planeta.

El agua marina es una bebida recomendada especialmente para una remineralización orgánica, es nutritiva, hidratante y regeneradora celular

Es importante saber cuántos y cuáles son los elementos químicos que hay en los oceános porque el agua de mar puede aportar todos esos minerales y oligoelementos al organismo humano y ganar así en salud.

El gran hallazgo de René Quinton, investigador francés de finales del siglo XIX y principios del XX, fue que el agua de mar tiene la misma composición que el plasma sanguíneo humano, del cual depende la nutrición, la regulación celular y, por tanto, nuestra salud integral.

Las sales de la sangre son exactamente las mismas que hallamos en el agua marina y, además, las encontramos en el mismo orden de relevancia: primero, el cloro y el sodio; segundo, el potasio, el calcio, el magnesio y el azufre; y, tercero, el silicio, el carbono, el fósforo, el flúor, el hierro y el nitrógeno. La acción combinada de todos los elementos que contiene el agua de mar la convierten en un líquido valiosísimo para la salud, ya que es nutritivo, hidratante y regenerador celular. Supone muchos beneficios porque está cargada de minerales que necesita nuestro organismo, pero, además, tiene propiedades mucolíticas, antiinflamatorias y antibióticas.

Artículo relacionado:


Cómo beber agua de mar con seguridad

El mar, mediante la tasaloterapia o directemente bebida, es un recurso que puede corregir deficiencias. Convenientemente rebajada a la isotonicidad del cuerpo humano (lo que significa mezclarla con agua dulce de baja mineralización, ya que el agua de mar contiene aproximadamente entre 33-36 gramos de sal por litro, mientras que el plasma de los vertebrados contiene solo 7-9 gramos) y bebida con periodicidad, es una terapia que nunca ha dejado de usarse y que en la actualidad está resurgiendo con fuerza gracias a la difusión de algunos médicos, empresas y fundaciones. No es una cura milagrosa, sino que estamos ante un remedio muy efectivo para recuperar las características del medio líquido interior cuando, por diferentes motivos y causas, ha dejado de ser el más adecuado para las células y propicia la aparición de desequilibrios que conducen a la enfermedad.

El agua de mar, medicina social

“Nicaragua es el segundo país más pobre de de Latinoamérica, lo que implica un 65% de desnutrición infantil e insuficiente acceso de la población a los servicios de la salud y a la adquisición de medicamentos. Gracias a los trabajos de investigación y difusión de la Fundación Aqua Maris (España) y Prodimar (Colombia) sobre el uso terapéutico y nutricional del agua de mar, hemos comprobado en nuestro país los beneficios del consumo oral del agua de mar en la recuperación de la salud y la desnutrición humana y animal”, exponía la doctora Teresa Ilari, pionera en usar esta terapia, en el IV Foro Mundial del Agua en México.

En Nicaragua, el abastecimiento centralizado se realiza desde la Clínica Santo Domingo, donde trabaja. Hasta allí llegan miles de litros de agua de mar, que se consumen mensualmente en Managua. La tarea es ardua y difícil por los elevados costes de los combustibles, ya que implica un largo desplazamiento desde el mar hasta la capital.

¿Por qué algunos investigadores y médicos, tras la estela de conocimiento dejada por René Quinton, hablan de Medicina Social? “Al ser el agua de mar uno de los productos más abundantes del planeta, disponible en forma gratuita para el acopio de la población, y conocidos los resultados de su consumo por el bienestar que aporta a los usuarios, se ha dado una rápida y amplia difusión al agua de mar en los años que tenemos de experiencia. Las principales dificultades son las barreras mentales y temores ante un cambio de paradigma. También se teme la posible contaminación marítima, pero los microorganismos patógenos de procedencia accidental terrestre se inactivan en el mar por diferentes mecanismos. El examen microbiológico del agua de mar realizado en el Ministerio de Salud [de Nicaragua] ha dado resultados satisfactorios”, explica la doctora Ilari.

Con esta iniciativa, el equipo de la doctora Ilari pretende hacer extensivo el consumo entre la población y fomentar la organización y la solidaridad en cada territorio y localidad para resolver el acopio de agua de mar en lugares alejados de las costas.

El proyecto de Dispensarios Marinos en Nicaragua abarca una población de más de 20.000 pacientes registrados en 90 dispensarios en Managua y otros 10 municipios del país. Ademas, en México hay interés de algunos senadores en el tema para aplicarlo a zonas vulnerables y en Guatemala ya se aplica gubernamentalmente en un departamento del país.

Los pacientes toman, bajo supervisión médica, una media de 500 ml de agua de mar pura (hipertónica) o bien diluida (isotónica), según los casos. Con esta isotonicidad se asegura que la composición en iones y oligoelementos sea similar a la del plasma sanguíneo y el medio extracelular.

Los resultados de esta experiencia son realmente sorprendentes: los pacientes que siguen estas pautas consiguen reducir las dosis de medicamentos convencionales o bien incluso dejar de tomarlos “y muchos de ellos son dados de alta totalmente recuperados”. Su equipo recoge el agua de mar directamente de la orilla, la trasladan en caminones cisterna a la clínica Santo Domingo, en Managua, y la almacenan en grandes depósitos plásticos de hasta 1.100 litros de capacidad. Después, “la distribuimos gratuitamente a la población que la pide, sin filtrar. Ya sabemos por bibliografias diferentes a las del doctor Wílmer Soler que el agua de mar no es contaminable, ya que por ósmosis se inactivan los microbios de procedencia accidental terrestre se deshidratan y se mueren, pero para garantía de nuestros pacientes llevamos a analizar el agua al Ministerio de Salud nicaragüense y el estudio la reporta como libre de microbios patógenos, es decir, apta para el consumo humano.”

Enfermedades que pueden tratarse con agua de mar

Aunque aún son pocas, desde la época de Quinton las investigaciones científicas alrededor del agua de mar y sus aplicaciones no han cesado. En la última década, universidades como las de Alicante y Murcia, y médicos, científicos e investigadores han realizado diversos estudios que han aportado resultados muy satisfactorios acerca del uso terapéutico y también del consumo de agua para la prevención y tratamiento de muchas patologías.

Se ha utilizado con éxito en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis…

En principio, como complemento alimenticio, el agua marina es una bebida recomendada especialmente para una remineralización orgánica, es muy utilizada por deportistas que pierden muchos minerales sudando, para reforzar el sistema inmunitario, para una correcta nutrición celular, para eliminar toxinas y multitud de aplicaciones más”, explica Francisco Javier Coll, director general de  Laboratorios Quinton.

¿Pero no es demasiada sal para el cuerpo? ¿No puede subir la tensión arterial? Para aclarar este tema, se realizó un estudio con el objetivo de determinar el efecto de la ingesta diaria de agua de mar hipertónica –que lleva más sodio– sobre la tensión arterial diastólica (PAD) y/o sistólica (PAS). La investigación fue dirigida por el doctor José Miguel Sempere, médico especialista en Inmunología y profesor de Biotecnología en la Universidad de Alicante, y sus resultados determinan que la ingesta diaria de agua de mar hipertónica no produce alteraciones significativas de las cifras de tensión arterial, además de ser perfectamente tolerada.

En el Hospital Santo Domingo de Managua, se ha utilizado con éxito en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas, insuficiencia renal, etc. También se aplica tópicamente en las enfermedades de la piel.

Se han dado casos de enfermos que habían sido declarados con invalidez para trabajar por los sistemas médicos oficiales debido a patologías graves, como cirrosis hepáticas o insuficiencia renal crónica, que después de algunos meses de consumo permanente del agua de mar han podido volver a sus trabajos interrumpidos por largo tiempo.

Se utiliza también en comedores infantiles y preescolares de diferentes municipios donde se ha observado una recuperación nutricional de los niños desnutridos. Otras personas que se benefician de las tomas diarias de agua de mar como complemento alimenticio son los ancianos que residen en asilos, donde se ha comprobado que ganan bienestar, disminuye el consumo de medicamentos y se recuperan más rápido de las enfermedades.

Estudios recientes realizados en Asia y Europa han probado sus propiedades en trastornos como la dermatitis y otras enfermedades de la piel, trastornos de la presión arterial, hiperlipidemia y aterosclerosis, eliminación de metales pesados, rinitis alérgicas y cambios favorables en el sistema inmune, entre otras.

En definitiva, una amplia gama de problemas de salud de muchas especialidades pueden beneficiarse de este tratamiendo: dermatología, gastroenterología, ginecología y obstetricia, pediatría, perinatalidad, geriatría, urología, endocrinología, inmunología, neurología, sistema músculo-esquelético, infecciones, nutrición, medicina deportiva, odontología, oftalmología y fisioterapia respiratoria. En todos estos campos de la medicina, el uso del plasma ideado por René Quinton se ha mostrado como un excelente aliado para mantener nuestro organismo en un estado saludable y equilibrado, tanto con carácter preventivo como terapéutico.

Cuánta agua marina beber y cómo hacerlo

Si se quiere tomar como complemento nutritivo, para remineralizar el organismo y para limpiar el “terreno” interno, lo mejor es no tomar más 250 ml de agua de mar al día haciendo un preparado isotónico: se mezclan 250 ml de agua marina (que corresponde a unos 9 gramos de sales) con un 750 ml de agua potable dulce de baja mineralización, obteniendo así un litro de agua marina isotónica (tres partes de agua dulce por una de mar). Esta podría ser la cantidad máxima de agua marina que se puede beber al día para ser prudente. Y puesto que faltan estudios sobre la incidencia que puede tener a largo plazo el consumo de agua marina, se puede restringir también por seguridad a hacer determinadas curas al año.
Con esta cantidad de agua marina (un cuarto de litro) se obtiene una bebida nutritiva que se puede ir tomando en pequeñas cantidades durante el día. Puede considerarse un complemento alimentacio cargado de minerales y oligoelementos.
En caso de padecer afecciones de riñón, arteriales o algún otro problema grave de salud, la consulta médica es lo más adecuado.
También se puede usar menos cantidad, considerando los 250 mililitros como la cantidad máxima de seguridad preventiva.

OTRAS MANERAS DE INCLUIRLA EN LA DIETA

Enriquecer un litro de agua de baja mineralización con unos 25-30 mililitros aproximadamente de agua marina, tal y como explican en la Fundación Aquamaris. Con ello se consigue un agua mineral que aporta 1 gramo de minerales por cada litro de agua bebida y el sabor salado apenas es perceptible.
En vez de disolver el agua marina en agua dulce, puede hacerse en zumo de naranja o limón y con té u otras infusiones, obteniendo así un refresco realmente natural.
Se puede usar para cocinar, con lo que los alimentos absorben los minerales del agua marina y es mucho más agradable para incluirlos en la dieta.
Para hacer pan, consiguiendo así un aporte extra de minerales con un alimento básico y fácil de comer para los niños.
Sirve también como sustituto del dentífrico y como colutorio. Se realiza el cepillado de los dientes con el cepillo mojado en agua marina y, al finalizar, un trago se deja en la boca durante un buen rato y se mueve como cualquier otro colutorio. Desinfecta y refuerza las encías.
Cuando se tiene acidez, un vasito de agua de mar sin rebajar es el sustituto perfecto para el agua con bicarbonato.
Para calmar la ansiedad, se puede tomar un vasito de agua isotónica antes de cada comida. Se evitará comer de forma compulsiva.

Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/articulo/agua-de-mar-medicina-social

Las bondades que no conocías del agua de mar

Es verdad que todas las aguas aportan nutrientes, pero la diferencia está en las proporciones que contienen. El agua que proviene de un manantial natural y ofrece cierto tipo de sales minerales es la que debemos elegir para nuestra vida diaria.

Seguro que ya sabes lo bueno que es beber agua para tu salud. Lo habrás leído en diversas publicaciones o lo has visto en publicidades. En el caso del agua de mar, es la que tiene más cantidad de energía y minerales,lo que la convierte en la más benéfica de todas. La puedes disfrutar de manera externa… ¡Y también interna!

¿Cómo aprovechar el agua de mar?

Los elementos químicos que tienen las aguas minerales tienen una influencia más que positiva en nuestro organismo. Una de las aguas más beneficiosas por sus acciones terapéuticas es el agua de mar que, si bien no se bebe en la mayoría de los casos, hace muy bien al cuerpo. Se la conoce como agua mineral azul, por el color del océano.

Desde hace mucho tiempo se cree que tiene propiedades interesantes y es la mejor de todas, ya que cura enfermedades de la piel pero también nos devuelve la vitalidad. Nadar en el mar nos ayuda a tonificar los músculos, por ejemplo. Remojarse los pies en esta agua alivia todo tipo de dolencias, trastornos o desequilibrios del sistema nervioso, además de ser un excelente tratamiento de belleza para los talones agrietados y las callosidades.

Sumergirse en esta agua y permitir que las olas nos mojen la espalda ayuda a las personas con problemas en la columna como, por ejemplo, escoliosis o hernia de disco. Y ni que hablar de sus beneficios en los pacientes con artritis y artrosis. A su vez, la piel se nutre con las riquezas químicas del líquido salado y nos sentimos con más vigor y energía al instante.

Como si todo esto fuera poco, el agua de mar es ideal para desinfectar heridas e infecciones y también para cicatrizarlas más rápido. Se usa para tratar cortes, quemaduras, picaduras de insectos, etc. Puede que arda un poco pero, como se suele decir, “lo que pica, cura”.

Cuando te sumerges en el mar estás aprovechando la bondades del mejor spa que existe. Las ventajas continúan. Si frotas con agua salada el cuero cabelludo, usando las yemas de los dedos, eliminarás la caspa y la dermatitis seborreica. Los baños de mar están indicados en las personas que tienen diversas afecciones en la piel, como la psoriasis. También sirve para curar hongos en las uñas (onicomicosis) o en la piel (como, por ejemplo, el pie de atleta).

Algunos “valientes” se animan a sumergir la cabeza bajo el agua y abrir los ojos durante unos instantes. Arde un poco, pero es un excelente lavado ocular que desinfecta y purifica la zona, por lo que es ideal si te lo pasas todo el día frente al ordenador, por ejemplo. No abuses igualmente de esta técnica, porque la sal que contiene el mar podría ocasionar resequedad en las mucosas.

No obstante, no hace falta entrar en el mar para disfrutar de sus innumerables beneficios. Puedes simplemente caminar por la orilla y disfrutar del paisaje, de la brisa marina y de una gimnasia increíble para tus muslos, piernas, caderas, etc. Además, te relajarás sobremanera, podrás aprovechar para hablar con tu pareja, reflexionar sobre la vida, etc.

El aire “salado” del mar te ayudará también a limpiar los pulmones (es perfecto para los fumadores, por ejemplo), eliminar las mucosidades, tratar la alergia o las enfermedades respiratorias y para quitar todo lo malo de respirar el smog y la contaminación de las grandes ciudades.

El agua de mar es un perfecto tónico para vigorizar nuestro espíritu y sentirnos de buen humor. Equilibra nuestra energía interna, nos aporta toda la vitalidad, magnetismo y “electricidad”. Es realmente un remedio natural que no debemos dejar de lado, tanto si vivimos cerca o lejos de la playa.

Hay quienes indican que prefieren ir al mar durante el día, y otros que prefieren disfrutar del agua salada por las noches. En el primer caso, no olvides usar un factor de protección elevado y a prueba de agua, ya que cuando la sal se deposita en la piel provoca quemaduras graves.

Si decides bañarte en el mar cuando anochece o en los meses de invierno, eso será muy bueno para la circulación de la sangre al contraer los vasos. También sirve para las personas que tienen edemas (acumulación de líquidos) y ciertos tipos de enfermedades o dolencias.

¿Se puede beber el agua de mar?

Ya que es tan beneficiosa y se puede usar para todo tipo de problemas, ¿por qué no beberla? Existen muchos mitos y también ideas erróneas en relación a la ingesta de agua de mar, porque siempre pensamos en el típico náufrago que muere de sed por no consumir siquiera un poco de tanto líquido que lo rodea.

Pero, como por suerte no estamos en una balsa a la deriva, podemos aprovechar las ventajas del agua salada en casa. Sí, beberla. Pero, ¿cómo? A través de un proceso que se llama isotónico. Es decir, que rebajarás el agua marina con la del grifo o la que viene embotellada.

La cuenta que debes hacer para saber cuanto beber es la siguiente: Nuestro organismo “acepta” hasta 9 gramos de sal por día. Si un litro de agua salada contiene 36 gramos de sodio, entonces, puedes consumir ¼ litro. Eso en el caso de que no comas nada salado en todo el día. Para evitarlo, mejor bebe la mitad de esa cantidad (⅛ litro) y completa con agua mineral hasta el litro. Consume a lo largo de la jornada.

Fuente: Mejor con salud