Las propiedades terapéuticas del agua, en un curso de la Universidad del Mar.

Un curso de la Universidad del Mar-Campus Mare Nostrum mostrará las propiedades del agua como agente terapéutico, profundizando en el uso dado a las aguas termales en las distintas épocas de la historia, así como en los tratamientos más novedosos que se realizan en este terreno.

La Región de Murcia es una zona puntera en balneoterapia gracias a su larga tradición en este campo, debido a la existencia en ellas de importantes nacimientos de agua minero medicinal, entre los que destacan los de Archena, Fortuna y Alhama.

Médicos, historiadores y especialistas en termalismo serán los ponentes de este curso, que se desarrollará entre los días 9 y 12 de septiembre en el Salón de Congresos del hotel León del Balneario de Archena, y estará dirigido por Luis Ovejero, director médico del Balneario de Archena; Gonzalo Matilla, profesor de Historia Antigua de la Universidad de Murcia y José Baños, director del Centro Arqueológico Los Baños de Alhama de Murcia.

La conferencia inaugural versará sobre “El agua en general y técnicas de aplicación de los tratamientos termales”, y correrá a cargo de Luis Ovejero.

La actividad posee una duración de 25 horas, y sus alumnos tendrán derecho a 2’5 créditos de libre configuración.

Fuente: http://www.murcia.com/noticias/2013/09/03-las-propiedades-terapeuticas-del-agua-en-un-curso-de-la-universidad-del-mar.asp

El agua de mar favorece la salud y aporta minerales

Una empresa ibicenca comienza a comercializar agua del mar embotellada para beber y cocinar

03.09.2013 | 12:47

David Aguado con sus productos en Diario de Ibiza.

David Aguado con sus productos en Diario de Ibiza. CRISTINA LÓPEZ

Empresario. El ibicenco David Aguado (39 años), ha fundado una empresa que se dedica a filtrar, esterilizar y envasar agua de mar para el consumo humano. Varios restaurantes de la isla ya han realizado su pedido.

alba vega | ibiza David Aguado, de 39 años, es uno de los cofundadores de la empresa familiar Ibiza y Formentera Agua de Mar, junto a su cuñado Alfonso. Este pequeño negocio nació en septiembre del año pasado y hace pocos meses empezó a comercializar su producto, agua de mar filtrada y esterilizada para consumo directo o para su utilización en la cocina.

El empresario llega equipado con todos sus productos para mostrar las distintas variedades y usos del mismo. Considera importante recuperar esa «tradición marinera de Ibiza de cocinar con agua de mar, sobre todo los mariscos», que se perdió en parte por las condiciones que «impuso sanidad, los pactos medioambientales y leyes que dejaron la tradición apartada». Asegura que con los productos que ellos crean, «se puede volver a recuperar».

Aguado, que se dedica al submarinismo profesional y la pesca, siempre ha trabajado cerca del mar: «Ibiza tiene unas aguas magníficas y hay que cuidarlas y aprovecharlas. Yo por propio instinto empecé a beber agua de mar y poco a poco noté como mis problemas de alergias, de los que tanto había sufrido, iban disminuyendo», cuenta el empresario. «Quizás lo más innovador de nuestro producto es que está orientado a cuestiones de salud y bienestar físico», asegura.

Según explica, el agua se recoge con un barco dentro de la primera milla náutica, después de un estudio previo de corrientes y análisis de salinidad. «Nosotros nunca recogemos agua de la costa o la superficie, porque es donde se depositan la crema de los bañistas, los plásticos y todo tipo de residuos», justifica Aguado.

Sus clientes potenciales ahora mismo son tiendas de dietética y nutrición destinadas a «personas a las que les preocupa mucho cuidar su salud». Además, han firmado ya varios acuerdos y contratos con restaurantes de la isla para utilizar el agua de mar para cocinar sus platos. Uno de estos restaurantes ha optado incluso por utilizar el agua de mar para la elaboración de sus cócteles.

Aguado insiste en que siguen todos los controles de calidad y que son «la primera empresa española en obtener el registro sanitario como ´Agua Envasada Preparada´». «El agua de mar no es un sustitutivo del agua dulce que habitualmente tomamos, sino un complemento que ayuda a nuestra salud y nos aporta minerales, de los que muchas veces carecemos», matiza.

Los dueños de Ibiza y Formentera Agua de Mar son pioneros en este sector, solo existe otra empresa más dedicada a la venta de agua de mar, situada en Barcelona, aunque Aguado advierte: «Solo la nuestra cumple con todos los controles y además el agua de las Pitiüses es inmejorable, tenemos un enclave increíble. Nos distingue nuestra situación geográfica».

El empresario deja claro que aunque toda empresa quiere obtener un beneficio, también pretenden concienciar de «la gran calidad de las aguas de las islas. Tenemos que valorarla y cuidarla más».

Fuente: http://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2013/09/03/agua-mar-favorece-salud-aporta/642486.html

Alain Bombard: El francés que cruzó el océano como un náufrago voluntario, bebiendo agua de mar.

¿Te apuntarías al desafío de experimentar la vida de un náufrago voluntario en alta mar por días y días a la deriva en medio del océano?. Aunque pensaríamos que nadie respondería que sí, la audacia la tuvo ya hace más de medio siglo el médico y biólogo francés Alain Bombard, quien decidió convertirse en su propio conejillo de indias.

image

Alain Bombard encaja en el prototipo de personas que llevan sus convicciones a la práctica aún cuando los parámetros de sus aventuras no encajan en la sensatez de un ciudadano promedio. Su seguridad, en todo caso, no se apoyaba en absoluto en la improvisación, sino en lo que consideraba una teoría razonable, expuesta a la experimentación previa y la investigación científica ligada a su profesión. Interesado desde joven por las técnicas de supervivencia, en el año 1953 se larga al océano con un bote inflable, nada menos que para enfrentar el escepticismo que despertaban entre sus colegas científicos sus teorías sobre la capacidad de sobrevivir sin alimentos y comida.

En el comienzo de la que sería la aventura de su vida, hay una tragedia que resulta disparadora: tras un naufragio en el año 1952 en el Canal de la Mancha, 43 marineros mueren en alta mar, una situación que intriga a Bombard desde su puesto como médico residente en el hospital de Boulogne, en donde recibe los 43 cadáveres. La idea de que decenas de vida habían terminado innecesariamente por falta de medios, pero también de conocimientos, indudablemente le quitaría el sueño durante los próximos meses.

La tragedia del naufragio, lo lleva a estudiar casos similares y observar que en la mayoría de las historias de náufragos a la deriva en pobres embarcaciones, hay una alta probabilidad de sobrevivir, y aún de aumentar tal probabilidad a través de una serie de normas de supervivencia. Su convicción sobre la posibilidad de revertir las estadísticas de mortalidad, lo llevan a trasladarse al Instituto Oceanográfico de Mónaco, en donde se aboca a la tarea de investigar las propiedades nutricionales de los peces y la que sería su teoría más controvertida: explorar la posibilidad de sobrevivir aún bebiendo dosis mínimas de agua de mar durante un tiempo no muy prolongado.

Tras meses de estudio y ante el escepticismo de sus colegas, Bombard decide convertirse en un náufrago voluntario sometido a sus propias reglas de supervivencia. El objetivo, sería navegar por días prescindiendo de reservas de alimentos y agua, valiéndose de la fauna marina para obtener las vitaminas esenciales y hasta el líquido. Incluso consideraba posible alimentarse a través del plancton, e hidratarse con el agua, ya sea extraída de los fluidos de los peces crudos (cuyos tejidos contienen menor cantidad de sal que los mamíferos) o del propio mar en dosis mínimas en tiempos de escasez de lluvia.

image En 1952, realiza una expedición de 18 días desde Mónaco a las Islas Baleares junto a un colega voluntario, una viaje accidentado que llega a buen puerto en malas condiciones. Pero el viaje por el Mediterráneo, era un anticipo de lo que estaba por venir, aún a sólo días de presenciar el nacimiento de su primer hijo. En octubre parte desde Casablanca a las Canarias, para proseguir en solitario en un viaje transatlántico con destino a las Antillas, sin alimentos ni reserva de agua.

La aventura de cruzar el océano, duraría 65 días. Lo conseguiría a bordo de la misma embarcación de su primer aventura (L’Hérétique), un bote neumático Zodiac a vela y con mínimas comodidades (apenas 4,60 metros de largo), cargado con herramientas de navegación como un sextante, cartas náuticas, mapas, una red especial y algunos libros.

La alimentación a base de plancton y peces y la hidratación a base de “jugo de peces” alternada con lo que el cielo provee en forma de lluvia, en dosis insuficientes lo llevarían durante su viaje a perder peso (unos 25 kilos), debilitarse y enfrentar el miedo a la muerte. Si es que podría considerarse una excepción en su experimento, en alta mar cruza un carguero que le suministra unas mínimas dosis de alimentos para recuperar el ánimo y proseguir. Alain Bombard desembarca en Barbados el 23 de diciembre de 1952, e inmediatamente es hospitalizado por su deplorable estado.

Su aspecto no era otro que el de un hombre demacrado y anémico. Había sobrevivido a las tormentas, roturas de vela, inundaciones de la embarcación, el acecho de tiburones, pero sobre todo, a su propia soledad y desesperación. Aún después de sobrevivir bebiendo pequeñas cantidades de agua de mar en días de escasez, lo más importante según su testimonio, sería la actitud desplegada: “no hay nada más importante para sobrevivir a un naufragio que no perder nunca la esperanza…no hay nada más importante, que ser un náufrago más testarudo que el mismo mar”.

Bombard, había ganado la batalla contra el mar, con muchos conocimientos y sabiduría aplicada, pero también, con una dosis de buena fortuna. Aún hoy, la epopeya de sobrevivir sin recurrir nunca a una reserva de agua dulce más que la lluvia y lo que provee la fauna marina aún encuentra infinidad de escépticos y desentendidos. Con algo de arrogancia, algunos periódicos estadounidenses lo incluyeron  años después en “una larga lista de aventureros franceses que afrontaron desafíos estúpidos”. Pero distinta fue la reacción posterior en su propio país.

imageDe regreso en Francia es esperado por periodistas con gran repercusión. En 1954 publica un libro sobre su experiencia, que le hace ganar popularidad y fama a nivel internacional. En su obra, Bombard resume lo que serían sus líneas para un manual de supervivencia para náufragos, para la que detalla dos claves: es posible sobrevivir en el mar incluso sin disponibilidad de agua dulce ni de lluvia durante un tiempo acotado, y la segunda, nuestro peor enemigo en alta mar no es la falta de alimento o agua, sino el terror y la desesperación.

En cuanto a los consejos, en su libro “Náufrago voluntario” detalla las claves de supervivencia. Además de poseer sólidos conocimientos de navegación y comprender las variables del clima:

– Se puede obtener alimentos de la pesca e incluso recolectar plancton (ricos en vitamina C) con una red especial.

– En momentos de escasez de lluvia, se puede beber agua de mar en pequeñas cantidades (aunque cómo veremos más adelante, ésta punto no encuentra aceptación o como mínimo, ha llevado a malas interpretaciones de su teoría), y hasta hidratarse con el agua que proveen los propios peces.

– Evitar la desesperación que provoca el aburrimiento a través de actividades diarias

Si hay alguien habilitado para opinar sobre las normas Bombard, ese es el alemán Hannes Lindemann, quien se propuso realizar dos cruces transatlánticos en canoa y kayak en solitario, bajo las normas de supervivencia de Bombard. En sus viajes accidentados, descubriría que no podría sobrevivir sin un mínimo de disponibilidad de agua dulce entre sus reservas.  Aunque también se argumenta, que algunos de las teorías de Bombard podrían estar malinterpretadas. Bombard, sostenía que se pueden superar etapas críticas de ausencia de agua potable, si se ingieren pequeñas cantidades de agua de mar acompañadas de absorción de líquidos extraídos del cuerpo de los peces, pero no que se puede eliminar por completo la disponibilidad de agua dulce.

La vida de Bombard tras el viaje, continúa como escritor y defensor de sus teorías, dedicado a la investigación, y en el plano institucional, con un breve paso en el Ministerio de Medio Ambiente, y durante 14 años, como diputado del Parlamento Europeo. Sin embargo, su mayor esfuerzo lo vuelca a las actividades en la defensa del medio ambiente y la ecología. Sus batallas, lejos de librarse contra las tempestades de alta mar, estarían enfocadas a disparar contra la proliferación de la energía nuclear, el sacrificio de focas en el Ártico, o  los métodos de cría de gansos para la producción de Paté de foie gras, que le hicieron ganar no pocos enemigos en la industria. Ya en sus últimos años, Bombard argumentaría su conversión al ecologismo: “Yo he luchado primero en nombre del hombre contra la adversidad del mar…ahora me he dado cuenta que es más urgente luchar en nombre del mar contra los hombres”.

Alain Bombard muere en el año 2005, luego de recibir algunos homenajes al cumplirse los 50 años del viaje que marcó su vida. Incluso, fue condecorado con la Legión de Honor y la Orden al Mérito Marino en Francia. En su viaje, había demostrado las altas probabilidades de sobrevivir a una situación tan extrema. Además, su aventura, contribuyó a que la legislación hiciera obligatoria la presencia de lanchas de supervivencia bajo parámetros regulados, junto a mejoras en los procedimientos de seguridad a bordo de buques. Una vez más, quedaron plasmados importantes avances que permiten salvar vidas, como consecuencia del accionar de un ser humano intrépido, invadido por un momento de pura insensatez.

Información en:

Alain Bombard, Transatlantic adventurer who survived on the fruits of the sea (The Times)

Experimento de Bombard / Alain Bombard / Wikipedia

Alain Bombard, un atrevido navegante en solitario / Obituario en El Mundo

Alain Bombard, 80, Dies; Sailed the Atlantic Alone / Obituario en The New York Times

Imagen 2 en IndiaTimes

ETiBeTaS

Fuente: http://matiascallone.blogspot.com.es/2011/05/el-frances-que-pudo-cruzar-el-oceano.html

Agua S.A.

agua

Un artículo publicado en RussiaToday sobre el incremento en las ventas de agua embotellada en Estados Unidos me sorprendió debido a que noté que lo mismo sucede en mi ciudad y, por lo que veo, en varias partes del mundo.

¿Cómo sale el agua de canilla (o de grifo) en tu ciudad? ¿Dejaste de tomarla y ahora comprás en botella? ¿Utilizás un filtro de agua en tu cocina? Esas son las preguntas que me gustaría hacerle a la gente, porque al menos en mi ciudad pasa eso (las algas en el dique son la excusa para distribuir un “agua potable” de mala calidad) y al juzgar por las noticias sucede en otras partes.

Cuando yo era chico, el agua mineral en botella se utilizaba sólo en ocasiones especiales, como cuando ibas a otra ciudad que, para evitar riesgos, no tomabas de la canilla. Luego empezaron las grandes variedades de agua: la mineral, baja en sodio, saborizada, etc., y desde hace tiempo, comenzaron las embotelladas (que muchas no son más que las de la canilla con algún que otro proceso de filtrado) o directamente los vendedores de filtros para cocina (que generan fortunas de costos adicionales mensuales).

Al margen de que algunos informes dicen que es más peligroso tomar agua en botella que la regular, lo cierto es que también en la mentalidad de la gente quedó que toda agua embotellada es mineral, cuando en realidad no es así. Incluso varias ONGs norteamericanas denunciaron el engaño.

Un informe determinó que China pasará este año a Estados Unidos en venta de botellas, que se duplicó en solo siete año. Evidentemente el negocio no es joda: pues se estima que para 2015 será el bien de consumo de mayor venta del mundo.

Ahora bien, nosotros ya sabíamos que el agua, o como dicen algunos, “oro azul”, será motivo de guerras en un futuro (siempre habrá un motivo de guerra mientras estén esta clase de psicópatas al poder, claro) y está claro que el negocio ya está prosperando, pero no deja de ser extraño el “abandono” de protección y mantenimiento sobre el agua potable que las autoridades en todo el mundo deben brindarle a los ciudadanos. A este punto cabe preguntarnos, ¿existe complicidad por parte de las autoridades? ¿La venta de agua será una cuestión de necesidad por escasez o por inutilidad y/o negligencia de las autoridades? ¿Existe una campaña global de “andá acostumbrándote a comprar agua porque la de la canilla no te va a servir más? Suena conspiranoico, pero bien sabemos que debemos preguntarnos este tipo de cosas.

Dejamos de lado las cuestiones climáticas que, si bien existen, también deberían existir mayores previsiones y cambios estratégicos porque, por ejemplo, si bien en mi ciudad hubo sequía hace unos años, ahora ya hay abundante agua (de hecho hasta hubo inundaciones en la zona) y el agua sigue teniendo problemas (que nunca atacan para solucionarlo definitivamente).

Concluyendo, el agua se transforma en un gran negocio. Te sugiero poner una embotelladora, un par de filtros y vender el agua potable como premium.

NOTAS/REFERENCIAS:

Fuente: http://lucasraffablog.wordpress.com/2013/08/20/agua-s-a/

 

Hacer ejercicio en el agua (y si es agua de mar mil veces mejor)

Practicar deporte en el agua es muy saludable. Todos los beneficios, sobre todo cardiovasculares, que ofrecen las múltiples actividades acuáticas pueden ajustarse dependiendo de si se hacen en piscina o en el mar

ES | 09/08/2013 – 07:15h | Última actualización: 09/08/2013 – 17:42h

Más allá de nadar, ejercicio que de hacerse correctamente supone un alto gasto calórico que ayuda a controlar las pulsaciones y a reducir los riesgos cardiovasculares, el agua ofrece un montón de ejercicios igual de cardiosaludables. Y, además, muy variados y con beneficios también específicos según cada disciplina. ¿Qué se puede hacer en el agua? Pues eso, nadar en todas sus variedades, ya sea braza, estilo libre, espalda o mariposa, que ejercitan en cada caso distintos grupos musculares, pero también andar, gimnasia (acuagim), bailar, remar, surfear, correr, tonificar, estirar e incluso yoga y spinning.

Sí. Todo eso es posible en el agua. El entrenador personal Adolfo Florensa, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, advierte que “de momento estas son algunas de las opciones que se contemplan y se practican hoy en día, pero las posibilidades son enormes teniendo en cuenta que los beneficios de cualquier actividad física pueden trasladarse y multiplicarse dentro del agua por el efecto de la gravedad, que disminuye el impacto de las circulaciones y el hecho de que el agua ofrece una resistencia constante al movimiento que se puede aumentar o reducir dependiendo de los materiales utilizados”. Pero, tal como explica Meritxell Montcunill, del Club Natació Barcelona, “no sólo se puede escoger la actividad, también el tipo de agua influye en nuestro ejercicio. Si cualquiera de las actividades que podemos hacer en el agua las trasladamos al mar, el cuerpo se aprovechará de su composición (similar a la que tiene el plasma sanguíneo), muy rica en oligoelementos, yodo, potasio, zinc, etcétera, que no están presentes en el agua dulce”. “La piel absorbe estos elementos mediante osmosis y aprovecha sus propiedades”, añade el angiólogo Norbert Galindo Planas, que asegura que, “además, tiene propiedades antibióticas y ejerce un gran efecto terapéutico debido a que su densidad facilita la relajación muscular”. Una por una, las principales, las cada vez más variadas actividades que se pueden realizar en el agua, son las que siguen:

Nadar Los movimientos de cualquiera de los cuatro estilos son un trabajo aeróbico que regula y equilibra el ritmo cardiaco al mismo tiempo que mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular. Adolfo Florensa recomienda acudir a un profesional para perfeccionar las diferentes técnicas porque nadar bien mejora el rendimiento y los beneficios pero también evita lesiones. Y añade que “si por debajo de los 40 años sólo nadas unos 300 metros, habrá que mejorar la forma y la técnica”. ¿Los beneficios de esta actividad? Los describe así:

> El gasto calórico es alto, porque se mueven absolutamente todos los músculos del cuerpo. Ayuda, pues, a bajar el porcentaje de grasa corporal.
> Es un entrenamiento en hipoxia (falta de oxígeno mientras dura la actividad). “Por muy bien que se respire nadando (cosa que aumenta nuestra eficiencia), al final se está en un medio acuático y siempre costará más. Este hecho contribuye a que cuando se realizan actividades fuera del agua, parezcan pan comido, pues se respirará más y mejor. Valen la pena las adaptaciones que encontramos en un trabajo en hipoxia”, asegura.
> La respiración torácica (y hundiendo el ombligo) a la que obliga la natación permite trabajar el core (cinturón abdominal y lumbar), lo que ayudará a paliar los dolores de espalda. Y “como consecuencia estética, se tendrá un vientre más plano”.
> Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
> Baja las pulsaciones en reposo.
> Estimula la circulación sanguínea, fortalece, tonifica y coordina los músculos.
> Mejora la eficiencia de los músculos respiratorios, la postura fuera del agua y reduce el riesgo de lesiones por impacto articular.

Aquagym Es una actividad dirigida (60’ de duración) por un monitor especializado en este tipo de ejercicio. Es un tipo de fitness acuático que tiene como objetivo la mejora de la condición física (fuerza, flexibilidad y resistencia). Se suele realizar en una piscina no muy honda (1,20 m-1,50 m) para poder realizar diferentes ejercicios sin perder el contacto con el suelo. Se utiliza música, hecho que la convierte en una actividad muy divertida. Dentro de esta actividad, centros como la cadena DiR han diversificado la oferta con acuafit, acuagac y acuabalance (más en la línea de fortalecer y tonificar la musculatura); acuacardio y acuawater (se enfoca en un trabajo más específico para aumentar la resistencia) y el acuaextrem (mucho más global e intenso a nivel muscular pero sin riesgo de lesiones por hacerse dentro del agua). Los beneficios:

> Fortalecer y tonificar la musculatura del cuerpo.
> Incrementa la resistencia cardiopulmonar.
> Desarrolla la mayor parte de los grupos musculares.
> Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
> Genera un estado de ánimo positivo.
> Mejora el desarrollo psicomotor.
> Mejora en la resistencia cardiovascular. Por la reducción de la presión arterial.
> Mejora la musculatura respiratoria y el retorno venoso.
> Refuerza la memoria motriz.
> Favorece el esparcimiento y la diversión.

Acuazumba Actividad dirigida en piscina (60’ de duración) que mejora la condición física utilizando pasos y ritmos del bailes latinoamericanos. Acuazumba es eso, zumba en el agua. Los beneficios son muy similares a los de las actividades anteriores. Bajo impacto articular, previene lesiones y es indicado para todos, incluidos aquellos con sobrepeso que no podrían practicar zumba fuera del agua.

Hidrospinning Es un variante del spinning tradicional, pero hecho en una piscina. La diferencia principal es que se desarrolla en el medio acuático, con lo cual existe la resistencia del pedal y la del agua. “Recordemos que en sedestación (cuando se está sentado) la presión intradiscal en la espalda aumenta. Por eso, hacer spinning en el agua es una buena opción si se pretende reducir esa presión de los discos intervetebrales al sentarse”, cuenta Adolfo Florensa. La sesión dura aproximadamente 50 minutos con una parte de calentamiento, una parte principal más fuerte y una vuelta a la calma (bajando la intensidad del pedaleo y estirando al final de la sesión). “Además, igual que en el spinning tradicional, se practica con músicas diferentes para cada parte de la sesión en función del ritmo que se busca imprimir al pedaleo”. El beneficio principal del hidrospinning es que permite mejorar la condición física y también la potencia aeróbica y anaeróbica debido a la resistencia del pedal y del agua, si se hace a una intensidad alta. Además, reduce la presión intradiscal cuando se está sentado en la bicicleta por la casi ingravidez que ofrece el agua.

Stretching en el agua Son estiramientos en el agua. Si se pierde el equilibrio, no pasará nada. No hay riesgos de lesión dentro del agua. El sonido y el contacto con el agua ayudan a relajarse. Es un ejercicio terapéutico para el cuerpo (ganando flexibilidad) y para la mente.

Roller ball water Consiste en usar una bola gigante que permite meterse dentro y caminar o correr sobre el agua. Es muy divertido y seguro, además mejora muchísimo el equilibrio y la resistencia aeróbica y anaeróbica dependiendo de la intensidad con que se realiza. “Para hacerse una idea es como si fueras un hámster dentro de una rueda”, cuenta Florensa, uno de los pocos que han introducido ya esta actividad en sus rutinas.

Andar Si el nivel de forma es bajo, se puede empezar por caminar cerca del mar o adentrándose un poco donde el suelo sea plano y no en la orilla. Es un buen ejercicio para recargarse de energía que da el mar cuando las olas rompen en la orilla. Si se hace descalzo permite estimular los receptores sensoriales de los pies al caminar por la arena.

Acuarunning Correr en el agua. En función de donde llegue el agua, esta ofrecerá más o menos resistencia. Disminuye el impacto articular en la carrera y mejora el equilibrio, por hacerlo descalzo y porque el terreno, seguramente, no será estable. Buen ejercicio para aumentar la potencia.

Yoga acuático También llamado woga, es una variante del yoga pero en el medio acuático. Estabilizarse en el agua en según que posiciones puede ser más difícil por la casi ausencia de gravedad. Esta actividad, que tiene su origen en Agra (India), puede ayudar al futuro aprendizaje de la natación y ayudará también a fortalecer y controlar la musculatura implicada en la respiración dentro y fuera del agua.

Kayak Fortalece muchísimo el core (cinturón abdominal y lumbar), lo que protege de lesiones y molestias en la espalda. Eso sí, es imprescindible hacerlo con buena técnica, por lo que se recomienda comenzar con instructores. Remar es costoso y también exige hacer fuerza con las piernas para equilibrarse y propulsarse con el remo, con lo cual también ayuda a coordinar y adelgaza.

Surf La técnica es imprescindible. Se trata de un deporte difícil que requiere no sólo que haya olas sino también un aprendizaje (con tiempo y paciencia se puede llegar a coger la primera ola, difícilmente este deporte sale a la primera) y buena técnica (cada vez hay más escuelas y centros de alquiler de material en las playas españolas). De hacerse bien fortalece el core, mejora la propiocepción (percepción del propio cuerpo en el espacio) y el equilibrio, tonifica, mejora la elasticidad y es un ejercicio que permite descargar pura adrenalina, cuenta Meritxell Montcunill, del Club Natació Barcelona, donde recientemente se ha instalado la escuela de surf Pukas.

Pádel surf Actividad de moda íntimamente relacionada con el surf. Consiste en remar con una pala encima de una tabla de superficie amplia (más que la de una tabla de surf tradicional) para dar paseos por el mar plano o yendo a buscar las olas. En esta modalidad se va de pie, con los pies paralelos y mirando al frente, a excepción de cuando se coge una ola y se surfea: entonces hay que ponerse momentáneamente de lado. También se puede ir de rodillas si cuesta mantener el equilibrio de pie. Mejora la propiocepción, la capacidad aeróbica, el tono y la fuerza muscular. El gasto calórico es alto y ayuda a perder grasa y aumentar el tono muscular.

Beneficios generales de hacer ejercicio en el mar

Relajación La densidad del agua salada facilita la relajación muscular

Respiración Mejora la capacidad respiratoria

Cura Ayuda en la eliminación de toxinas

Circulación sanguínea Mejora debido a la presión

Recuperación Por su alto contenido en sodio ayuda en la recuperación muscular

Ligereza Cuando estamos en el agua somos más ligeros, por lo que el esfuerzo de nuestro corazón es menor

Alivio Ayuda a diluir dolores reumáticos y musculares

Mejora la piel Especialmente indicados los baños en el mar si padecemos de psoriasis

Relaja Su alto contenido en magnesio es muy efectivo para ayudar a calmar
la ansiedad

Revitaliza los tejidos

Equilibra y retrasa el envejecimiento de la piel

Fuente: http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130809/54379164439/dulce-o-salada.html

¡ESTA NOTICIA ME HA ALEGRADO EL DÍA… Y EL AÑO… Y LA VIDA!: RECUPERAR EL DESIERTO CON AGUA DE MAR

Reverdecer el desierto con agua salada

josefina giancaterino stegmann / madrid
Día 04/08/2013 – 11.02h

Agua de mar y energía solar, dos recursos inagotables, que unidos pueden hacer un milagro. Es lo que se ha propuesto una empresa noruega: un vergel en un ambiente árido y seco

Un sol abrasador y temperaturas alcanzando los 50 grados en verano, sumados a la hostilidad de un ambiente árido y seco, hace difícil (o imposible) creer en la posibilidad de un «vergel» en medio de tanta inclemencia. La imagen mental de un desierto no suele asociarse con un ambiente fresco, dominado por árboles frondosos regalando frutos. Sin embargo, lo que parece un cuento de ciencia ficción es una realidad.

Poblar un desierto de plantas es lo que se han propuesto los creadores del llamado Sahara Forest Project, una empresa noruega que no duda en reconocer que esta idea parece un sueño o que parece «demasiado buena para ser real». Parten de una premisa sencilla consistente en utilizar aquello que se tiene en cantidad como es el desierto (aridez, sol), dióxido de carbono (CO2) y sobre todo, la estrella de esta fascinante historia: agua salada; para obtener así: agua dulce, energía limpia y una producción sostenible de alimentos.

El mar es el protagonista de este colosal proyecto que pretende hacer frente a nada menos que la escasez de alimentos; el aumento en el consumo de energía; la escasez de agua; el cambio climático y la desertificación. Para ello, cuentan con tres tecnologías claves. Energía solar, técnicamente denominada energía de concentración solar (CSP, de sus siglas en inglés) que aporta calor y electricidad a todo el sistema a través de unos espejos que concentran y reflejan la luz del sol.

Revegetación del desierto

En segundo lugar, los singulares invernaderos de agua salada, donde el agua de mar es evaporada aportando la humedad y el refrigeramiento necesarios para un cultivo de alta calidad incluso en condiciones desérticas, y que puede ofrecer tomates, pepinos, pimientos y también flores recién salidos del «horno desértico». Por último, se cuenta con una serie de tecnologías para la revegetación del desierto, como los llamados «setos evaporadores», que protegen y humeden las plantaciones al aire libre además de preparar la sal para su comercialización.

Estas y otras tecnologías, hacen de este proyecto uno de los más ambiciosos de origen a fin, en infraestructura y sobre todo, en cuanto a objetivos. De hecho, se pretende exportar a todos los desiertos del mundo. Solo basta contar con zonas de altas temperaturas, áridas, de muy baja humedad, con terrenos bajos y distancia del mar que tengan una pequeña actividad agrícola o vegetación natural.

Pero los beneficios (o las intenciones) no se quedan ahí. Como se pretenden aprovechar al máximo todos los recursos implicados, aparte de comercializar sal, se aprovecha el agua, antes de convertirse en dulce, para cultivos de plantas tolerantes a la salinidad (halófitas). Y por si esto fuera de poco, un espacio para las algas, que es una de las fuentes más prometedoras de bioenergía y nutrientes.

Crear empleo en el desierto

Aún así, es importante conocer los efectos que tendrá sobre la población. Para empezar, con una estimación anual de 720.000 pepinos durante 10 años, el coste de los mismos rondaría los 75 céntimos y actualmente en el mercado cuesta la mitad. Pero con un proyecto de esta envergadura se trata de pensar a gran escala. Se pretende no solo generar grandes cambios sino también introducir mejoras en la comunidad creando empleo. Una instalación tipo que contaría con 50 megavatios de energía solar concentrada; 50 hectáreas de invernaderos de agua salada, podría producir anualmente 34.000 toneladas de vegetales, emplear a más de 800 personas, exportar 155 GWh de electricidad y capturar más de 8250 toneladas de dióxido de carbono.

Absorber CO2 para frenar el cambio climático, es también el objetivo de un proyecto alemán. Investigadores de la Universidad Hohenheim en Stuttgart han desarrollado una técnica, denominada «Carbon farming», que consiste en plantar a gran escala, en zonas áridas y secas (desiertos, una vez más) la llamada «Jatropha curcas», una planta oleaginosa que consideran la más idónea para capturar CO2. «Hemos propuesto plantar árboles y cambiar el medio ambiente. La captura de CO2 en nuestro proyecto no vuelve a la atmósfera sino que queda almacenado en las plantas durante 20 años. Proponemos una captura real del CO2. Y cambiaremos las concentraciones del mismo en la atmósfera de manera considerable», afirma Klaus Becker, autor del estudio y profesor de la Universidad Hohenheim en Stuttgart.

Aunque uno de los lugares preferidos para esta técnica son los Emiratos Árabes países como Namibia o Angola son también buenos para el objetivo», comenta Becker. De momento, se ha probado, y lo que es importante, ha funcionado en Luxor (Egipto), Madagascar y la India. El sistema es parecido al de Qatar aunque menos complejo y con el añadido de que con las semillas de esta planta se obtiene biodiésel. Según los investigadores, una hectárea de Jatropha puede capturar hasta 25 toneladas de dióxido de carbono atmosférico por año, durante un periodo de 20 años. «Somos capaces de cambiar el clima regional si plantamos los árboles adecuados en los lugares adecuados», concluyó el profesor.

Almería, el desierto español

La tecnología que permite reverdecer zonas desérticas con agua marina no nacen de una idea original. De hecho, los invernaderos de agua salada llevan funcionando en condiciones óptimas desde su nacimiento, hace ya dos décadas. Su inventor, el británico Charlie Paton, tiene el mismo pensamiento optimista y largoplacista que los miembros del Proyecto Sahara Forest.

Charlie Paton, de hecho, ha puesto la mirada en un paisaje desértico por excelencia en nuestro país: Almería. Pero posiblemente no se trate de desplegar una instalación a imagen y semejanza de la de Qatar, sino de contar con una parte: los invernaderos de agua salada.

Según ha declarado a New Scientist, Charlie Paton cree que su tecnología podría salvar las 20.000 hectáreas de invernaderos que actualmente suministran frutas y vegetales al resto de Europa. Estos invernaderos son alimentados por agua fresca subterránea que se está agotando.

Fuente: http://www.abc.es/sociedad/20130804/abci-vergel-agua-salada-201308031758.html

Cuida tu boca enjuagando con Agua de Mar

Es sabido que la sal ayuda a curar el cuerpo: aplicar sal a una herida hace que cicatrice más rápido y sumergir manos o pies en agua con sal desinflama.
En la boca se ha demostrado que es muy beneficiosa usada cómo enjuague ya que interviene en varios procesos:
Desinflama las encías

La inflamación es un proceso en el cual hay acumulación de líquido.
La sal que se absorbe a nivel tópico no entra dentro de las células, se queda en el líquido intercelular, haciéndolo hipertónico. Para compensarlo la célula se deshidrata, expulsa el líquido, y por eso la zona se desinflama más rápidamente.

Ayuda a prevenir las caries

Con la comida el pH de la boca cambia, se acidifica, y facilita la desmineralización del esmalte dental, que favorece a las bacterias de la caries colonizar el diente.
La sal a nivel tópico ayuda a regular el equilibrio ácido-básico gracias al intercambio iónico, a través de la membrana celular, entre el sodio y el potasio.
Acelerando el equilibrado ácido-básico el diente no se desmineraliza tanto, empieza a remineralizarse, y a las bacterias les cuesta más formar la caries.

Previene el mal aliento

En el 90% de los casos, el mal aliento tiene origen en la boca. La principal causa de la halitosis es bacteriana. En la boca son comunes bacterias que se alimentan de los desechos de comida no removida durante el cepillado. Las bacterias originan compuestos sulfúricos volátiles (gases malolientes) que se evaporan de forma rápida y son exhalados en el aliento.
Mediante el cambio brusco de pH que se provoca en la boca con el equilibrio ácido-básico del agua con sal, algunas de estas bacterias son eliminadas disminuyendo la aparición del mal aliento.

Además enjuagar agua tibia con sal ayuda a arrastrar restos de comida no removida con el cepillo ni el hilo dental, desinfecta, ayuda a calmar el dolor y a la curación de pequeñas heridas en la boca.

Sin embargo debo recordar que el exceso de sal puede provocar patología en otras partes del cuerpo, y no todos necesitamos enjuagarla, por eso es importante consultar al odontólogo cada caso en particular.

Fuente: http://cuidarlaboca.wordpress.com/2011/10/17/enjuaga-agua-con-sal/

POR QUÉ EL AGUA DE MAR ES SALADA

ORIGEN DE LOS MARES Y OCÉANOS,
Y SU SALINIZACIÓN

 

Hace unos 4 650 millones de años atrás La Tierra era una masa caliente donde no existían continentes, ni océanos, ni mucho menos seres vivos. A medida que se fue enfriando, de entre las rocas y desde el interior del manto subterráneo, comenzaron a surgir por mediación de los géiseres que se formaban en la superficie, gases volátiles y otros ligeros como el vapor de agua, que al salir a la atmósfera y enfriarse se condensaba y convertía en agua de lluvia. Esa agua cayendo constantemente sobre la superficie terrestre dio origen a la formación de mares y océanos, aunque en un principio no eran precisamente de “agua salada” tal como lo conocemos hoy en día, sino de “agua dulce”.
Foto NASA

 

Cómo se convirtió en salada el agua de los mares y océanos

 

Junto con la lava de las erupciones volcánicas y el vapor de agua que brotaba a presión desde el interior de la Tierra surgían también determinadas cantidades de cloruro de sodio (NaCl) o sal común, acompañada de otros elementos químicos como el potasio, magnesio, sulfato, calcio, bicarbonato y bromuro. Al ser esos elementos mucho más pesados que el vapor de agua que los explusaba hacia la superficie terrestre, quedaban depositados entre las rocas por donde salían las columnas de vapor. Ese proceso de acumulación de elementos sólidos durante miles de años dieron lugar a la formación de los continentes.

Archipiélago hawaiano de origen volcánico en medio del Océano Pacífico. Foto NASA
De la misma forma que cuando agregamos sal a un vaso de agua ésta se disuelve si revolvemos con una cuchara, la lluvia que caía sobre los continentes en formación disolvía y arrastraba a su paso la sal y el resto de los elementos químicos solubles en agua que se encontraban depositados entre las rocas y sobre la superficie terrestre, dirigiéndola hacia los mares y océanos.

A pesar de los millones de años transcurridos desde el surgimiento del planeta Tierra, el proceso de salinización del agua de mar no se ha  visto  interrumpido en ningún  momento,  pues  además de la sal

que los torrentes de lluvia que caen sobre los continentes  continúan
arrastrando  hacia  los  mares y  océanos, el proceso de salinización también se produce cuando el agua de mar se filtra por las grietas de las aberturas hidrotermales existentes en el propio lecho marino, donde también hay acumulaciones sal.
El agua del mar al penetrar en el interior de la Tierra por filtración a través de esas aberturas, se calienta y mezcla con la sal ahí depositada. Ese proceso provoca que cuando sea devuelta de nuevo al mar, incremente su salinidad. Además, las propias erupciones volcánicas submarinas y la lava que vierten al mar los volcanes que se encuentran sobre la superficie terrestre junto a las costas, contribuyen a mantener, igualmente, el proceso de salinización al disolverse en el mar la sal contenida en la lava.

 

La salinización del mar constituye un ciclo que se mantiene de forma ininterrumpida desde hace millones de años debido a los siguientes procesos naturales: 1. Erupciones volcánicas. 2. Evaporación de la propia agua del mar. 3. La lluvia. 4. Los deshielos. 5. Desembocadura de los ríos. Tanto la lluvia, como el deshielo y el cauce de los ríos arrastran hacia el mar la sal depositada en la superficie terrestre.

 

Por otra parte, la salinidad del mar no es la misma en todos los lugares. A ello contribuyen diferentes factores como el derretimiento de las masas de hielo de los polos, la desembocadura de los ríos, la propia evaporación, la lluvia, las nevadas, el viento, el movimiento de las olas y las corrientes marinas. Por ejemplo, el agua que rodea los polos es menos salada que la del Mar Báltico y ésta última, a su vez, es menos salada que la del Mar Mediterráneo. Por otra parte, el “Mar Muerto” contiene un grado de salinidad tan alto (350 gramos por litro), que no existe vida en sus aguas. Incluso una persona que intente sumergirse ahí con el grado de salinidad tan alto que contiene, le resultará prácticamente imposible hacerlo. Incluso puede flotar perfectamente acostado boca arriba sobre su superficie y leer hasta un periódico si lo desea manteniéndose en esa posición sin realizar mucho esfuerzo.

La Tierra es el único planeta del sistema solar que contiene agua en estado líquido en su superficie, y los mares y océanos cubren aproximadamente el 70 % de su superficie. Se considera que la mayoría del agua contenida en los mares y océanos contiene, como media, sólo un 3,5 % de sal (35 gramos por litro), así como otros minerales disueltos, aunque esa pequeña cantidad es suficiente para que no se pueda beber.

    TABLA DE ELEMENTOS CONTENIDOS EN EL AGUA DE MAR QUE LA HACEN SALOBRE

 

Elementos contenidos en el agua de mar Símbolo químico Porciento (%) contenido por cada mil partes de agua
  Cloro Cl 19,3
  Sodio Na 10,7
  Sulfato SO4 2,7
  Magnesio Mg 1,3
  Calcio Ca 0,4
  Potasio K 0,4
  Bicarbonato HCO3 0,15
  Bromuro Br -1 0,07
  Otros elementos - – - 0,06
  Salinidad total 35,08

Note que la mayor concentración de elementos químicos que aparecen en la tabla corresponden al cloro (Cl) y al sodio (Na). Ambos elementos al combinarse se convierten en cloruro de sodio (ClNa) o sal común.

Fuente: http://www.asifunciona.com/por_que/por_que/pk_11_salinidad.htm

Vegetarianismo marino: la posible fuente alimenticia del futuro

Una granja que se extiende en el fondo del mar está tratando de implementar el vegetarianismo marino para disminuir el daño irreversible de la pesca comercial.


Ago 01

Vegetarianismo marino, la posible fuente alimenticia del futuro

Una granja que se extiende en el fondo del mar está tratando de implementar el vegetarianismo marino para disminuir el daño irreversible de la pesca comercial.

Ecoosfera  || Ago 1, 2013 || Visitas : 3107

 

La pesca comercial ha probado ser una de las formas de producción alimenticia más destructiva y dañina del planeta. Recoge algunos peces como el atún mientras que arrasa con el resto de los seres vivos con las redes y cadenas de recolección. Así, la era de cazadores y recolectores, nos guste o no, está llegando a su fin. La generosidad del océano no sólo ha demostrado ser finita, sino que simplemente no existe más. Décadas de investigación acerca de la pesca mundial muestran que la mayoría de las poblaciones marinas han sido pescadas hasta el límite, o en están a punto de colapsar.

Ante esto, el pescador comercial Bren Smith convirtió un pedazo de suelo marino del Estrecho de Long Island en una granja oceánica que asegura que no sólo ayudará a salvar los océanos sino que servirá de alimento para el mundo.

En su granja, Smith crece alga marina y mejillones, de manera que recubran el suelo del mar y no lo disminuyan. La Granja Oceánica en 3D (como le llamó él) germina algas sobre cincuenta metros de cuerda ancladas sobre jaulas de almejas y ostiones. Mediante su campaña en Kickstarter, Smith logró recaudar suficiente dinero para hundir diez líneas más de cuerda, y espera que reditúen veintiséis toneladas de alga marina y 60 mil mejillones en cinco meses.

Smith estará publicando los avances en línea, mientras promueve el vegetarianismo marino invitando a chefs del mundo a inventar platillos con alga marina (linguinis, helados, martinis).

“Los pescadores creen que estoy loco. Crecer vegetales marinos y promover el vegetarianismo oceánico suena ridículo para ellos”, dijo Smith. Esperemos que su granja resuene cada vez más en el mundo, y dejemos de arrasar con la valiosa vida que habita en el agua del mar. Las granjas de alga, nutritivas verduras del mar, podrían ser la fuente alimenticia del futuro.

[Co. Exist]

Fuente: http://www.ecoosfera.com/2013/08/vegetarianismo-marino-la-posible-fuente-alimenticia-del-futuro/