Manual de supervivencia tras caer al agua en alta mar

Los expertos aconsejan mantener el calor corporal con ropa ceñida para frenar la hipotermia Es conveniente nadar poco y reservar fuerzas

Cayetano Ros/M. Bouiali 09.10.2017 | 00:37

 La visibilidad de un chubasquero blanco le vino muy bien a Sonia Mengod para ser rescatada el pasado sábado en aguas de Dénia tras pasar ocho horas flotando en alta mar. También llevar vestimenta ceñida, logrando un efecto de neopreno, le ayudó a evitar que el peor de los enemigos de estar tanto tiempo al albur de las aguas del mar, la hipotermia (disminución de la temperatura del cuerpo por debajo de lo normal), fuera mortal.

Pese a los 10 nudos de media, el pasado sábado en Dénia, el pequeño velero, de nombre «Oceánico», de 35 pies de eslora (tres pies y pico equivalen a un metro), fue embestido cuando iba de ceñida por una racha de unos 25 nudos que lo escoró hasta que las velas tocaron el mar. La embarcación, compuesta por seis navegantes, todas mujeres, se paró en seco. Tres de las tripulantes perdieron pie en la nave y cayeron al agua por la popa. La patrona, Conchi de Pedro, una profesional de la náutica con mucha experiencia, rescató a tres, pero Sonia Mengod no pudo ser recogida.

«Lo más importante es mantener la cabeza despejada, sin ponerse histéricos», explica Begoña Alday, directora de la Escola Municipal de Vela FDM-FVCV, «no ponerse a nadar, mover las piernas lo menos posible y flotar con el mínimo gasto de energía, a ser posible haciendo el muerto, aunque eso también depende de cómo esté el mar». El hecho de estar todavía entrando el otoño, lejos de los rigores del invierno, contribuyó a que sonia Mengod evitara el sábado una hipotermia aguda.

Sin temor a los tiburones

«Hay que mantener el calor en el cuerpo, no quitarse la ropa y, si es ajustada, mejor», añade Alday, quien despeja cualquier temor a un ataque por parte de los tiburones. «Esto no es el Caribe. Aquí los tiburones grandes son herbívoros, comen plancton; y los pequeños se asustan al ver a las personas».

Las caídas al agua son frecuentes en las regatas. Los regatistas reciben cursos para saber qué hacer en caso de accidente. Mengod, de hecho, había recibido uno recientemente en una escuela de vela de la federación valenciana, donde aprende, ya que tiene poca experiencia en navegación. No obstante, aunque «el accidente puede ocurrir siempre», la directora de la Escola apunta que la vela «no tiene accidentalidad, los niños se hacen daño cuando llegan a tierra, no en las embarcaciones», destaca, y no recuerda ningún caso similar al de la regatista.

Además, asegura que la maniobra que las tripulantes realizaban antes del suceso «era normal, no cometieron ninguna imprudencia», solo se vieron sorprendidas por una repentina fuerte racha de viento. «En el mar Mediterráneo pasa mucho, decimos que es un mar fastidioso; es impredecible, nunca sabes», asegura.

Cuando cae un tripulante, la tripulación debe enviar una señal de socorro a Salvamento Marítimo con indicaciones sobre la localización de la persona caída al agua: latitud, longitud, los grados, los minutos y los segundos. Es el Mayday, una señal de socorro, derivada del francés m’aider («ayudadme»), de la expresión completa venez m’aider («vengan a ayudarme»). Algunas fuentes apuntan a que quizás alguno de estos números no era correcto, lo que dificultó localizar a la mujer, aunque este dato no está confirmado.

Línea de vida

Para evitar el riesgo de la caída, los navegantes pueden usar el llamado línea de vida, un cinturón que va enganchado a través de un mosquetón a un cable de proa a popa. Es la única manera de amarrarse al barco. Solo es obligatorio por las noches y en condiciones meteorológicas muy adversas. Muy pocos lo usan, por incomodidad, salvo en viajes transoceánicos.

Desde Salvamento Marítimo hablan de rescate «milagroso» tras tantas horas de Sonia Mengod a la deriva. Además, afirman que «no existen palabras para describir la situación vivida por la superviviente». Begoña Alday, por su parte, afirma que la deportista ha demostrado tener «mucha sangre fría» y «agallas», además de serenidad para resistir a la situación.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/sucesos/2017/10/09/manual-supervivencia-caer-agua-alta/1944467.html

Anuncios

2 pensamientos en “Manual de supervivencia tras caer al agua en alta mar

  1.                                                             COMUNICADO OFICIAL DE SONIA MENGOD
     
    Valencia, 11 de noviembre de 2017
     
    Ante la trascendencia que ha alcanzado la noticia en relación al accidente que sufrí el pasado 7 de octubre de 2017 en Denia (Alicante) durante la regata de la Copa del Canal, y siendo que desde entonces todavía no he hecho ninguna declaración, en ningún sentido, así como por la inexactitud de algunas de las informaciones que se han publicado, he sentido la necesidad de romper mi silencio.
     
    En primer lugar, me gustaría aclarar que no me representa nadie ni me ha representado nadie en ningún momento, ni persona, ni equipo, ni entidad. Por otra parte informar de que la gran mayoría de datos sobre mi persona o sobre el hecho en sí que han circulado tanto de boca a boca como en los más de los 100 medios de comunicación en los que he aparecido no son ciertos. Solicitaré la rectificación en su momento.
     
    Antes de pronunciarme, quería, ante la gravedad de los hechos, contrastar mis impresiones con ciertos datos oficiales, para poder hablar con firmeza y propiedad en todo momento.
     
    Ello no significa que no esté muy agradecida a todas aquellas personas que se interesaron, preocuparon y se volcaron conmigo tanto en mi búsqueda como en sus pensamientos, durante o después del accidente. A aquellas de las que tengo constancia se lo he ido agradeciendo personalmente, y lo seguiré haciendo conforme vaya siendo informada al respecto. Por supuesto, también lo haré públicamente en su momento.
     
    En lo que respecta al día en cuestión, la única persona que sabe lo que pasó durante aquellas 8 horas en alta mar, sin chaleco salvavidas y bajo un temporal con lluvia, viento y olas de más de dos metros y medio soy yo; de la misma manera que soy la única persona que sabe lo que hizo para sobrevivir, por lo que ruego paciencia y comprensión, pero también me gustaría se evitase utilizar mi nombre sin mi consentimiento o al menos sin contrastar cualquier información antes conmigo, puesto que es mi intención aclarar y compartir todo lo acaecido. Claro que sí. Además, lo necesito.
     
    En cuanto esté en disposición de poder hacerlo, es mi intención convocar una rueda de prensa al que podrá asistir cualquier medio y persona que así lo desee, en la que responderé públicamente a las preguntas que sean necesarias y en la que explicaré lo que ocurrió. Es muy importante para mí en cualquier caso hacerlo conociendo los datos oficiales objetivos para poder hacerlo con la máxima rigurosidad, independientemente de mis impresiones, sensaciones o sentimientos, que también haré constar, por supuesto.
     
    Cualquier persona que esté interesada en ponerse en contacto conmigo puede hacerlo sin dudarlo a través de mi email:
    soniamengod.com@hotmail.com. Contestaré personalmente encantada.
     
    Muchas gracias. Un cordial saludo; Sonia Mengod

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s