RELATO DE UN NÁUFRAGO DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ por “El Proyecto Matriz”

.

.

.

“Completamente agotado me incliné sobre la borda y tomé varios sorbos de agua de mar.

Ahora sé que es conveniente para el organismo. Pero entonces lo ignoraba.”

LUIS ALEJANDRO VELASCO

.

.

VERSIÓN EN ESPAÑOL (powerpoint, mp3, pdf, slidecast, traducción, html):

http://www.ivoox.com/relato-naufrago-gabriel-garcia-marquez_mn_1510197_1.mp3″

…..…..…..…..…..

ENGLISH VERSION (coming soon):

…..…..…..…..

.

.

>>> PULSA F5 SI LA PÁGINA NO TE CARGA BIEN <<<

.

.

.

EL AUTOR

.

.

http://www.ivoox.com/nade-hacia-mar-nadando-al_md_1477065_1.mp3″

RECOMENDAMOS LEER EL ARTÍCULO ESCUCHANDO LA BANDA SONORA SELECCIONADA:

“NADÉ HACIA EL MAR” + “NADANDO” + “AL OESTE A TRAVÉS DEL MAR OCÉANO”

.

Para acceder a la biografía del autor, pincha AQUÍ.

.

El presente artículo es la continuación de dos anteriores dedicados a la magna odisea de un náufrago voluntario francés, Alain Bombard. Recomendamos encarecidamente su lectura previa para una mejor comprensión. Pulsa sobre las imágenes para acceder:

.

.

.

.

“En la Ciencia, es más fácil hacer trampas que en un Casino.”

ÁNGEL GRACIA RODRIGO

.

.

.

RELATO DE UN NÁUFRAGO

INTRODUCCIÓN

.

.

.

“El agua de mar me aliviaba el dolor…

Me sentí hasta acompañado y alegre con unas gaviotas que merodeaban la balsa.

No tenía hambre. Con más frecuencia que antes tomaba sorbos de agua de mar”.

LUIS ALEJANDRO VELASCO

.

.

El uso del agua de mar como hidratante y nutriente comenzó en 1.904, época en la que el sabio francés René Quinton publicó su obra “El Agua de Mar. Medio Interno Orgánico”.

.

.

.

Para la época, René Quinton fomentó el uso del agua de mar isotónica rebajando la concentración salina original del agua de mar de 35 gramos a 9 gramos por litro, logrando así la proporción salina de nuestro líquido corporal, la misma que cuando se originó la vida en el medio marino. Pero, aparentemente, Quinton no divulgó tanto los usos del agua de mar hipertónica de mayor concentración, es decir, tal como actualmente se encuentra en los océanos (35 gramos por litro).

Aunque resulte paradójico, fueron los escritores Alain Bombard, con su “Náufrago Voluntario” (1.952), y Gabriel García Márquez (Premio Nobel de Literatura en 1.982), con su “Relato de un Náufrago” (1955), los que dieron testimonios históricos contemporáneos del uso exitoso del agua de mar hipertónica como hidratante y nutriente. Dos náufragos, uno voluntario, Bombard, y otro forzoso, Velasco, fueron los héroes que instintivamente salvaron sus vidas por beber el agua de mar “cruda”. Contra todos los prejuicios y tabúes que, todavía, casi 60 años después siguen vigentes, se demostró el poder nutritivo e hidratante del agua hipertónica de cualquier océano. Llama la atención que ni Gabo, ni Bombard, se diesen cuenta de lo que escribían, aunque aportaron testimonios irrefutables de las maravillas del agua de mar como agua potable –imposible la vida sin agua– pero sin que apreciasen la esencia de sus poderes nutritivos y, menos, preventivos y curativos. Les faltaba conocer la imprescindible aportación de René Quinton.

.

.

.

Dato sumamente curioso por tratarse de cerebros creativos. Llama más la atención en Bombard, un médico francés que hizo estudios sobre la nutrición marina en el Museo Oceanográfico de Mónaco durante un año. Investigaciones que realizó antes de lanzarse al mar sólo, sin compañía, para hacer la travesía Niza-Las Antillas (Europa-América), cruzando todo el Atlántico en solitario en un bote salvavidas al que denominó El Hereje “L’Heretique”.

.

.

“Desde la salida de Mónaco bebí exclusivamente agua de mar durante catorce días

y después durante veintiuno. Vencí la sed del mar.

Me habían dicho que el agua de mar era laxante.

Pero durante un largo período de ayuno no evacuó por once días.

No se me manifestó ninguno de los signos de intoxicación predichos por los expertos.

Jamás mis mucosas se desecaron.”

ALAIN BOMBARD

.

.

.

.

.

Travesía que realizó en 65 días, en los que tuvo que sobrevivir, como un auténtico náufrago, solamente con los recursos que podía obtener directamente del mar, para lo que se tenía que valer del ingenio de quien no tiene comida, ni agua dulce y, apenas dispone de una frágil balsa neumática, un pedazo de vela para navegar, un cuchillo, una lámpara y unos cordeles.

El colmo del tema del desconocimiento del uso del agua de mar hipertónica, o sea, tal como se encuentra en los océanos, se da con Jack Custeau. Quien, al igual que Bombard, era un francés que se movilizó como náufrago por Mónaco, y no se enteró, tampoco, de que había existido un compatriota de ellos, el sabio René Quinton, que había descubierto los poderes nutritivos y curativos del agua de mar 60 años antes de que ellos brillaran en el firmamento marino.

.

.

“Es como si, a lo largo del proceso evolutivo,

los seres vivos hubieran ido transformando el mar,

primordial fuente de sustancias nutrientes, en savia, linfa o sangre.”

MICHEL ODENT

.

.

.

.

RELATO DE UN NÁUFRAGO

EL CASO DE LUIS ALEJANDRO VELASCO

.

.

.

“Mi heroísmo consistió en no dejarme morir.”

LUIS ALEJANDRO VELASCO

.

.

El popular Gabo (Gabriel García Márquez), el hombre que podía haber hecho tanto por la nutrición de sus paisanos colombianos y de los hambrientos del tercer mundo, a través del agua de mar, perdió la oportunidad de, además de hacerse rico y famoso con su Premio Nobel, haber pasado a la historia por haber difundido el agua de mar hipertónica para combatir el hambre y nutrir a millones de niños que mueren anualmente de hambre por su desnutrición rampante, cuando en el agua de mar, que es gratis, se encuentran todos los nutrientes que están demandando esos niños inocentes. La misma agua de mar que alimenta a una ballena de 200 toneladas de peso y 30 metros de largo. Pero Gabo se dejó pasar el ratoncito por entre las piernas y el agua entre los dedos de las manos.

.

.

Describió maravillosamente la historia de un marino colombiano de la Armada de su país que sobrevivió porque bebió agua de mar. Gabo contó la historia más larga escrita en un periódico, “El Espectador”, en el año 1.955, después de 14 sesiones de cuatro horas cada una, con el náufrago Luis Alejandro Velasco, perteneciente a la Marina de Guerra Colombiana.

.

.

.

Las entrevistas fueron hechas en un pequeño café de la Avda. Jiménez de Cartagena. Velasco pasó de ser un héroe nacional condecorado por el presidente de turno, a ser declarado persona non grata. Este feliz y trágico relato de Gabo vendió 10 millones de copias en 20 años. Luis Alejandro Velasco, el 28 de febrero de 1.955, fue uno de los 8 marineros de la tripulación del destructor Caldas, de la Marina de Guerra de Colombia, que había caído al agua por culpa de una tormenta en el mar Caribe. La nave viajaba desde Mobile, Estados Unidos, al puerto colombiano de Cartagena.

.

.

.

.

García Márquez, sin haber cumplido los 30, pertenecía al cuerpo de redacción del diario “El Espectador” de Bogotá y le tocó cubrir la historia de la tragedia cuando se supo que uno de los ocho marineros se había salvado milagrosamente, después de diez días de naufragio.

.

.

.

.

Dice Gabo que gracias a esta historia el periódico batió récords de ventas y, también que, por su culpa, fue cerrado por el dictador de turno, Rojas Pinilla, al que no menciona. La culpa era la denuncia de que el barco de guerra venía transportando contrabando y el peso de éste, situado en un lugar impropio de la cubierta del barco, había sido la causa de la tragedia.

.

.

.

.

.

Luis, una vez en el agua, se pudo hacer con una balsa de salvamento después de esfuerzos inauditos para conseguirla. Mientras, su otros siete compañeros se fueron ahogando uno tras otro.

.

.

.

El relato comienza comentando las bondades del agua de mar, cuando Luis, el marino, relata refiriéndose a las heridas que sufrió en el momento del naufragio:

“Habían dejado de sangrar y estaban perfectamente secas, me imagino que a causa de la sal del mar”.

.

.

.

“Mi piel estaba en perfecto estado de conservación aunque reseca por la sal.

Mis mucosas no se habían desecado nunca, mis orines habían sido siempre normales,

en cantidad, en olor y en color; por consiguiente, era por completo seguro que durante

veintiun días (y se podía continuar), los náufragos podían vivir sin agua dulce”.

ALAIN BOMBARD

.

.

.

.

Está muy bien comprobado empíricamente y sabido el poder curativo del agua de mar en las enfermedades de la piel. Pero, a pesar de que había unos procedimientos rutinarios a seguir en la Marina en caso de naufragio, Luis mantenía los prejuicios de siempre sobre el agua de mar de la que Gabo señala que Luis dijo, refiriéndose al segundo día de “soledad”:

“Por primera vez sentía la tortura de la sed. Al principio fue la saliva espesa y la sequedad en la garganta.”

“Me provocó tomar agua de mar, pero sabía que me perjudicaba. Podría tomar un poco más tarde, me dolía el estómago. Y sobre todo con aquélla sed. Cada vez me resultaba más difícil respirar”.

El propio Luis mostró su asombro ante la energía que experimentaba a pesar de la debilidad del momento y las circunstancias, algo habitual asociado al consumo de agua de mar:

“Una cosa me asombraba: me sentía un poco débil, pero no agotado. Llevaba casi cuarenta horas sin agua ni alimentos y más de dos noches y dos días sin dormir, pues había estado en vigilia toda la noche anterior al accidente. Sin embargo, yo me sentía capaz de remar.”

.

.

“La brisa me ofrecía una fuerte resistencia. A pesar de que remé con desesperación, con una fuerza que no me pertenecía después de más de cuatro días sin comer ni dormir, creo que no logré desviar la balsa ni un metro de la dirección que le imprimía la brisa.”

Es increíble que ni siquiera la marina, ni los cuerpos de salvamento de casi todo el mundo no sepan que el agua de mar es potable y nutritiva. Como si lo de las ballenas fuese un cuento. Narra Gabo que Luis le dijo:

“Al cuarto día tomé un poco de agua salada. Esa agua no calma la sed, pero refresca. Había demorado tanto tiempo en tornarla porque sabía que la segunda vez debía tomar menos cantidad, y solo cuando hubieran transcurrido muchas horas”.

Demostración de la precariedad de la información recibida en su institución.

.

.

.

.

.

.

.

“Al quinto día: . . .me revolvía el hambre …estaba extenuado… cinco días sin comer… Tomé otro poco de agua en el cuenco de la mano y volví a acostarme en la borda, de cara al cielo, para que el sol no me diera en los pulmones”.

Al sexto día Luis apuntaba:

“Me molestaba el hambre. Pero era peor la garganta estragada y el dolor de las mandíbulas, endurecidas por la falta de ejercicio. Necesitaba masticar algo… me acordé de las tarjetas del almacén de Mobile… me las llevé a la boca y empecé a masticar… fue como un milagro: la garganta se alivió un poco y la boca se me llenó de saliva… Sentí bajar hasta el estómago la minúscula papilla de cartón molido y desde ese instante sentí la sensación de que me salvaría”.

.

.

Nuestro organismo está constituido por un 70% de agua (agua de mar isotónica). Saladicos son pues nuestros fluidos corporales: lágrimas, sudor, orina, plasma sanguíneo, saliva, mucosidades, líquido amniótico del embarazo, excreciones, citoplasma celular, líquido extracelular, líquido cefalorraquídeo…

.

.

Este fue un ejemplo de intuición por parte de Luis que, en medio de su desesperación, decidió masticar hasta el cinturón de cuero de su ropa. Lo que no sabía Luis, y Gabo tampoco, es que una persona es capaz de producir hasta dos litros diarios de saliva cuya totalidad líquida es agua potable, agua de mar isotonizada. Pero, aún hay más, Luis estaba quemando la grasa que tenía en su cuerpo para producir energía y por cada gramo de grasa metabolizada, o “quemada”, producía un gramo punto cero siete (1,07gr) de agua dulce, H2O. Por lo que no tenía problemas de deshidratación severa como se podría imaginar, a pesar de no tener los suficientes conocimientos sobre la posibilidad de isotonización del agua de mar con el agua de la saliva que producen las glándulas salivales sublinguales, submaxilares y parotídeas.

“Decidió masticar hasta el cinturón de cuero de su ropa”.

“Desesperadamente, mordí el cinturón hasta cuando me dolieron los dientes.”

“En mi séptima noche… dormí profundamente durante largas horas.”

.

.

.

.

“Había nacido en Chocó, lejos del mar, pero llevaba el mar en la sangre.”

LUIS ALEJANDRO VELASCO

.

.

.

.

.

Lo lamentable es que no se divulguen estos temas para beneficio del salvamento de 200.000 personas que anualmente mueren en el mundo por culpa de la desesperación, el terror, la soledad, el miedo y la ansiedad estresante que, en un 90% de los casos, llevan a la muerte de los náufragos al tercer día de la catástrofe.

.

.

.

.

“Quiero hacer constar que no hay derecho a que otros náufragos

mueran asesinados moralmente por los autores de libros escritos para ellos,

en los cuales los signos de proximidad de la tierra son todos falsos y destruyen la moral,

matando así a las personas.”

ALAIN BOMBARD

.

.

.

.

.

.

.

Cuando la realidad es que no mueren deshidratados, mueren por la ignorancia que hay sobre los recursos y adaptaciones que llevan a las ballenas, mamíferos como nosotros, a vivir felizmente (si no hay sonares militares que se atraviesen en sus rutas) con los recursos que sobradamente tienen los océanos. Y, sobre todo, mueren por el desconocimiento generalizado de los recursos del agua de mar y el potencial que los humanos tenemos para sobrevivir en el mar, indefinidamente, como las ballenas. Nuestro mini-naufragio en Fuerteventura confirmó esta tesis y el paradigma empieza a cambiar. Emigrantes bebiendo agua de mar en su odisea en patera hacia España:

.

.

.

.

.

.

Al octavo día comenta Gabo que Luis le dijo:

“Completamente agotado me incliné sobre la borda y tomé varios sorbos de agua de mar. Ahora sé que es conveniente para el organismo. Pero entonces lo ignoraba, y solo recurría a ella cuando me despertaba el dolor del cuello. Después de siete días sin tomar agua, la sed es una sensación distinta; es un dolor profundo en la garganta, en el esternón y, especialmente, debajo de las clavículas. Y es la desesperación de la asfixia. “El agua de mar me aliviaba el dolor…”.

“Me sentí hasta acompañado y alegre con unas gaviotas que merodeaban la balsa. No tenía hambre. Con más frecuencia que antes tomaba sorbos de agua de mar”.

.

.

Al décimo día Luis divisó tierra y estando a 2 kilómetros de la costa se tiró al agua antes de ser lanzado por el oleaje contra los acantilados y acabar destrozado por seguir metido en la balsa. Logró su salvación, fue famoso y explotado comercialmente y, después, hasta perseguido y olvidado.

.

.

.

Vale la pena resaltar las frases más significativas del relato de Velasco, que serán un guía para comentar y sacar consecuencias de gran valor para el manual del buen náufrago.

.

“(Las manos) Habían dejado de sangrar y estaban perfectamente secas, me imagino que a causa de la sal del mar”.

“Al cuarto día tomé un poco de agua salada. Esa agua no calma la sed, pero refresca. Había demorado tanto tiempo en tornarla porque sabía que la segunda vez debía tomar menos cantidad, y solo cuando hubieran transcurrido muchas horas”.

“Al quinto día: . . .me revolvía el hambre …estaba extenuado… cinco días sin comer… Tomé otro poco de agua en el cuenco de la mano y volví a acostarme en la borda, de cara al cielo, para que el sol no me diera en los pulmones”.

.

.

“Necesitaba masticar algo… me acordé de las tarjetas del almacén de Mobile… me las llevé a la boca y empecé a masticar… fue como un milagro: la garganta se alivió un poco y la boca se me llenó de saliva… Sentí bajar hasta el estómago la minúscula papilla de cartón molido y desde ese instante sentí la sensación de que me salvaría”.

“Decidió masticar hasta el cinturón de cuero de su ropa”.

“No sé si después de siete días sin comer, a la deriva en el mar, uno llega a acostumbrarse a esa vida. La desesperación del día anterior fue sustituída por una resignación pastosa y sin sentido. Yo estaba seguro que todo era distinto, de que el mar y el cielo habían dejado de ser hostiles, y que los peces que me acompañaban en el viaje eran peces amigos.”

“Después de todo había subsistido una semana contra viento y marea. ¿Por qué no podía seguir viviendo indefinidamente en una balsa?.”

Alain Bombard le hubiera respondido con su experiencia de 65 días sin agua ni alimentos en su travesía por el Atlántico.

“Tomé varios sorbos de agua de mar. Ahora sé que es conveniente para el organismo”.

“El agua de mar me aliviaba el dolor… Me sentí hasta acompañado y alegre con unas gaviotas que merodeaban la balsa. No tenía hambre. Con más frecuencia que antes tomaba sorbos de agua de mar”.

.

.

.

“Lo más grave para los heterodoxos era el hecho de que yo atacase la creencia general

según la cual no es posible vivir exclusivamente de los recursos del mar,

y que el agua salada no es potable.”

ALAIN BOMBARD

.

.

Lástima que estas experiencias, reales y aleccionadoras, no se hayan difundido más en beneficio, no sólo de los náufragos, sino también de la nutrición de los seres humanos, especialmente de los niños del tercer mundo.

.

.

.

.

.

.

“La evidencia es la más decisiva demostración.”

MARCO TULIO CICERÓN

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

“Nuestros cuerpos son botellas llenas de agua de mar. Flotamos en el mismo océano.

Cuando la botella se rompe, el agua de nuestro interior vuelve a su origen.

Mientras tanto, somos llevados por corrientes marinas,

tintineamos las unas contra las otras y podemos rompernos.

Es lo que llamamos discordia.

La luz del sol se refleja mejor en la botella que ha perdido sus etiquetas,

que comparte su brillo con las demás. Es lo que llamamos amor.

Nuestros cuerpos son rocas puliéndose por el viento y las mareas.

Pierden sus asperezas hasta quedar en nada y regresar al aire y al mar.

Como los globos y las botellas.

RICARDO GARCÍA NIETO

.

.

.

.

Artículo elaborado por Ángel Gracia el 1 de julio de 2.009, Miami (EEUU).

.

CONTACTO:

angel@aguademar.us

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001579960673

http://www.facebook.com/groups/losbeneficiosdelaguademar/

http://www.aguademar.us

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

LIBROS DE ÁNGEL GRACIA

.

...

.

.

AUDIOS DE ÁNGEL GRACIA

.

http://www.ivoox.com/beneficios-del-agua-del-mar-17-12-2010-miguel_md_471441_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 1

http://www.ivoox.com/agua-mar-bioterrorismo-la_md_754120_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 2

http://www.ivoox.com/agua-mar-como-alimento-dr_md_682506_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 3

http://www.ivoox.com/gaceta-nautica-radio-30-abril-2011_md_635837_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 4 (37:15)

http://www.ivoox.com/cumbre-del-agua-mar-vida-verde_md_361486_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 5

http://www.ivoox.com/mariano-arnal-la-sabiduria-del-agua-de_md_1120857_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 6

http://www.ivoox.com/agua-mar-bioterrorismo-la_md_754120_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 7

http://www.ivoox.com/francisco-sanchez-agua-mar-potable-beneficiosa_md_442292_1.mp3″LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 8

http://www.ivoox.com/laureano-domiguez-francisco-garcia-donas-oasis-marinos-y_md_388607_1.mp3″ LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR 9

.

.

VIDEOS DE ÁNGEL GRACIA

.

.

http://vimeo.com/22147379

http://vimeo.com/44931653

http://vimeo.com/23793956

http://youtu.be/9_DVqxht2N8

http://youtu.be/ESwFJIgwCjM

http://youtu.be/YYfHj_BsxGU

http://youtu.be/opfhq7_6RHg

http://youtu.be/_gmfE56Q3fo

http://youtu.be/qmvdnl2_Qtw

http://youtu.be/nkCHLrXcajQ

http://youtu.be/Pc6COwtpSD4

http://youtu.be/oyc8-mxZnkM

http://youtu.be/epz63TFM2gY

http://youtu.be/F45Cu5oq3RM

http://vimeo.com/27380636

http://youtu.be/gvfyNofTKbw

http://youtu.be/4DNkWNmx6yA

http://youtu.be/WbQh0ma4WD8

http://youtu.be/1YQ1H5vHqM8

http://youtu.be/XepQbqnhWuU

http://youtu.be/BVRbxPj7nT0

http://youtu.be/Gskjw0mqLmo

http://youtu.be/8PYN45ZwZpE

.

.

ENLACES DE INTERÉS

.

.

.

.

.

.

RECOMENDAMOS

.

.

.

.

.

.

¿NOS AYUDAS A DIFUNDIRLO?

.

LA BRECHA

http://www.facebook.com/PROYECTOMATRIZ

http://twitter.com/proyectomatriz

.

.

EL EFECTO RIPPLE

¿TE ANIMAS A RIPPLEAR?

ERES LIBRE DE PUBLICAR ESTE ARTÍCULO EN TU BLOG O WEB

ENLAZAREMOS A TODOS AQUELLOS QUE EMPÁTICAMENTE LO “RIPPLEEN”

.

.

.

.

ENLACES RELACIONADOS

.

.

.

.

4 pensamientos en “RELATO DE UN NÁUFRAGO DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ por “El Proyecto Matriz”

  1. GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN COLABORADO EN ESTE TRABAJO DE DIFUSION DEL AGUA DE MAR, ESPECIALMENTE AL PROYECTO MATRIZ Y SUS ANONIMOS INVESTIGDORES QUE HAN RELIZADO UN TRABAJO INVALORABLE. TEMA DE DISCUSION PARA NUESTROS PROXIMOS CURSOS DE “HIDROLOGAI MARINA Y TALASOTERAPIA” (TFNO: 93 362 3700) QUE TIENEN COMO OBJETIVO FORMAR FORMADORES PARA DAR A CONOCER LOS BENEFICIOS DEL AGUA DE MAR EN: LA SALUD-NUTRICION, LA AGRICULTURA, LA GANADERIA Y EL AHORRO DEL AGUA DULCE CON LA DEL MAR SIN DE-SALINIZAR (CRUDA). GRACIAS POR VISITAR ESTE AUDIOVISUAL…

    Me gusta

  2. Pingback: RELATO DE UN NÁUFRAGO DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ « EL PROYECTO MATRIZ

  3. Yo fui de los primeros en dudar en cuanto me empezaron a llegar correos sobre el agua de la mar, tras investigar el tema y ver lo que se hablaba segui milema de experimentar in person, hoy solo puedo decir que benditos los que me abrieron los ojos a la desprogramacion a la que nos someten con el agua de mar, que si te mata, te deshidrata, etc.
    hace tres semanas largas que la tomo de forma isotonica, desde hace una semana y pico es la unica agua que bebe mi perrita, y le hecho un poquito de agua entera en las comidas, mi mujer, eternamente enferma, tambien a comenzado hace poco mas de una semana.
    Yo hasta hace poco estaba siempre agobiado, deprimido, por temas economicos, de salud, y laborales, antes subir los 17 peldaños de la escalera de casa me costaba un sacrificio pues debido a una bronquitis ttabaquica cronica tenia mala oxigenacuion de la sangre y no podia hacer nada sin asfixiarme y cansarme, hoy tras tres semanas y pico de tomar agua isotonica subo las escaleras del tiron y a veces hasta corriendo, no me canso ni me asfixio ni un 25% de lo que me pasaba antes, me ha cambiado el humor, y veo la vida desde otra perspectiva, aparte de otros beneficios, solo puedo estar agradecido a los que hacen de la difusion del agua de mar su vida, por que con ello hacen nuestras vidas mejores y mas sanas, digan lo que digan, seguid adelante y no os amedrenteis, os estais ganando el cielo a gran velocidad, no cambieis nunca.

    Jose Manuel Ballarin (contrra el miedo global)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s